La colectividad española en Argentina despidió con afecto y emoción al embajador de España, Javier Sandomingo, quien deja el cargo tras cuatro años y medio

Lamentó el golpe que la pandemia de Covid-19 causó a las instituciones, pero expresó con optimismo su seguridad de que quien lo reemplace en el cargo trabaje también en ese impulso de cara al futuro de la colonia

Sandomingo agradeció el cariño que siempre le brindó la colectividad.

En un almuerzo de camaradería celebrado el pasado domingo 5 de diciembre en el campo deportivo del Centro Galicia de Buenos Aires, la colectividad española de Argentina despidió con afecto y emoción a Javier Sandomingo Núñez, quien se desempeñó durante los últimos cuatro años y medio como embajador de España en el país austral.

El almuerzo de despedida, convocado por la Federación de Sociedades Españolas de la República Argentina y el Centro Galicia de Buenos Aires, contó con la presencia de numerosos directivos y representantes de las instituciones de la colectividad, que brindaron un muy fuerte aplauso y vítores de apoyo a Sandomingo cuando, luego de unas sentidas palabras del presidente de la institución anfitriona, José María Vila Alén, se dirigió a toda la concurrencia.

En primer lugar, el embajador, quien estuvo acompañado por su esposa, Megan, agradeció a Vila Alén y al presidente de la Federación, Benito Blanco, “porque los dos nos han abrumado desde que llegamos hasta hoy mismo con su cariño, atenciones y generosidad, al igual que lo habéis hecho todos vosotros”.

A pesar de señalar que “no es hora de hacer balances”, Sandomingo afirmó que hablar de la colectividad española no tiene que ver solamente con el pasado, “sino también con el presente, y espero también que tenga que ver con el futuro, porque vosotros habéis aportado mucho a la Argentina y creo que aún tienen mucho para aportar a este país y a quienes lo integran”.

En la misma tónica, subrayó que desde la Embajada de España se apostó siempre en brindar el impulso necesario para que las entidades de la colectividad se modernicen y hagan que ese futuro sea posible: “Hemos intentado con muchos de vosotros introducir un poco de actualización, renovación y profesionalización en las estructuras de las instituciones, de modo que se les pueda dar un mejor uso y puedan obtener mejores resultados”.

Numerosos directivos de las instituciones de la colectividad asistieron al almuerzo de despedida.

Sandomingo lamentó el golpe que la pandemia de Covid-19 causó a las instituciones, pero expresó con optimismo su seguridad de que quien lo reemplace en el cargo trabaje también en ese impulso de cara al futuro de la colectividad, más allá de las dificultades: “No siempre tenemos toda la ayuda que quisiéramos del Gobierno central y de los gobiernos autonómicos de España, pero creo que hemos sentado las bases y estoy seguro que quien me suceda, junto al equipo de la Embajada que se renueva constantemente, pueda seguir avanzando en las líneas que hemos marcado para que la colectividad española sea una fuerza del futuro y no solamente un recuerdo del pasado”.

“Un pasado realmente brillante –continuó–, en el que vosotros, vuestros padres y abuelos habéis colaborado sin descanso por el bienestar de vuestra tierra de origen, pero también por la prosperidad del país que los ha acogido, aunque Argentina a veces no reconoce lo mucho que os debe”.

El embajador destacó haber aprendido muchas cosas de la colectividad española en Argentina, principalmente que “en ningún momento dejasteis de querer a vuestra tierra de origen, ni de tener vuestros ojos puestos en ella o en quienes dejasteis atrás, pero eso no les ha impedido ser unos argentinos tan o más entusiastas que otros argentinos de cualquier origen”.

Ya cerrando su mensaje, Sandomingo Núñez afirmo sentirse un miembro más de la colectividad española de Argentina: “Nunca llegué a pensar que íbamos a ser tan felices aquí y que íbamos a tener el afecto y el cariño de todos vosotros. Me alegro mucho de haberos conocido y acompañado durante un tiempo, de haber compartido vuestros sueños. Sepáis que donde sea que vaya me tenéis a vuestra disposición, porque seguiremos siendo miembros de esta colectividad y seguiremos pensando en lo mucho que os debemos por el tiempo que nos habéis permitido estar entre vosotros. Me despido no con un hasta siempre ni un hasta luego, sino que, como un argentino más, les diré chau”.

UN comentario en “La colectividad española en Argentina despidió con afecto y emoción al embajador de España, Javier Sandomingo, quien deja el cargo tras cuatro años y medio

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *