La Casa de Castilla y León acogió una conferencia de Manuel Uña Fernández sobre la presencia dominica en La Habana

Uno de los actos organizados por la Agrupación de Sociedades Castellanas y Leonesas (Ascyl) con motivo de los 500 años de la capital cubana

Un centenar de personas acudieron a la charla.
Manuel Uña durante la conferencia que impartió en la sede de la Ascyl.
María Antonia Rabanillo Dámera, primera por la derecha, y Manuel Uña, segundo por la derecha, con otros asistentes.

El pasado 14 de noviembre, fray Manuel Uña Fernández impartió la conferencia ‘Sentir La Habana con espíritu dominico’ en la Casa de Castilla y León. La actividad se realizó en la capital cubana en saludo al 500º aniversario de su fundación y contó con la asistencia de un centenar de personas.

Se encontraban presentes María Antonia Rabanillo Dámera, presidenta de la Agrupación de Sociedades Castellanas y Leonesas (Ascyl) e integrantes de su directiva; presidentes, vicepresidentes y directivos de las siete casas de Castilla y León en La Habana; una representación de Hermanos de la Orden de Predicadores; el vicerrector y vicerrectora del Centro Fray Bartolomé de las Casas, trabajadores del mismo y otros invitados.

La secretaria de la Ascyl y presidenta de su Comisión de Historia, Mª Aurora Pérez Guardamino, presentó al conferenciante, fray Manuel Uña Fernández, ilustre fraile dominico nacido en Zamora y una de las personalidades más destacadas de esta comunidad y de la colonia española en Cuba.

Palabras del padre Uña

“Me siento muy honrado, en primer lugar, de que la Agrupación de las Sociedades Castellanas y Leonesa en Cuba haya ofrecido mi nombre para conmemorar la relevante efeméride de este 16 de noviembre, en que, como hemos recordado a lo largo de presente año 2019, nuestra querida Habana cumple su 500 aniversario de fundada (…) En estos siglos de historia habanera, la presencia de los hijos de Santo Domingo de Guzmán, desde la radicalidad de nuestro compromiso cristiano, nos hemos relacionado entrañablemente con el destino de la ciudad al tiempo que hemos deseado contribuir a su bien, que no es otro que el bien común de las personas que la habitan. Con la intuición martiana de que «ha de saberse lo que fue, porque lo que fue está en lo que es», acojo esta invitación que gentilmente se me ha hecho como un reconocimiento a la Orden de Santo Domingo, que en palabras de monseñor José Siro González Bacallao, obispo emérito de Pinar del Río: «Ha escrito páginas de gloria que van más allá de la obra meramente humana»”.

La exposición se estructuró en tres etapas y unas conclusiones, destacando aspectos importantes de la magna obra realizada en Cuba (y en especial La Habana) por la Orden de los Predicadores entre los años 1492 y 2019, ellas fueron.

Una vez finalizada la conferencia, la titular María Antonia Rabanillo, destacó la excelencia de la disertación y la trayectoria y personalidad de Manuel Uña, quien recibió el pasado año 2018 la Orden Isabel la Católica en la categoría de Encomienda y representará a la Comunidad de Castilla y León en el acto central que celebrará el próximo mes de diciembre el Consejo de Residentes Españoles (CRE) por el Día Internacional del Migrante, haciéndole entrega de un ramo de flores en nombre de la Ascyl.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *