La Asociación Española de Laprida conmemora sus 120 años de vida

La entidad entregó diplomas a españoles residentes en la ciudad y recordó con una placa a Antonio Escalas

Asociación Española de Laprida
Socios y directivos de la Asociación Española de Laprida que asistieron a la celebración.

La Asociación Española de Socorros Mutuos de Laprida realizó el pasado 1 de mayo un acto conmemorativo en el hall de su teatro para conmemorar sus 120 años de vida.

Durante el mismo, se realizó la entrega de diplomas a españoles residentes en la ciudad de Laprida que correspondieron a Ona Loos Galdo, Daniel Muñiz Santamaria, Miguel Pons Llompart, Alex Pons Adorno, Herminia Rio Genicio y Carlos José Santamaría Martín.

También se descubrieron dos placas recuperadas y restauradas, una de la institución y otra recordando a Antonio Escalas.

Escalas fue un protagonista de la historia de la Asociación Española de Laprida, comenzando a trabajar desde el origen porque ya en el año 1904 estaba en la Comisión Directiva, y fue ocupando distintos cargos hasta que en el año 1916 resultó elegido presidente.

Impulsó las obras más importantes de la entidad, como el teatro, la construcción de la casa de ‘La ochava’, actual esquina de las calles Mariano J. Pereyra y Pellegrini. Incansable, entusiasta, pero al mismo tiempo, prudente y solidario. Dispuso junto a sus colaboradores que siempre se debía conservar un fondo de resguardo por los gastos que surgieran de asistencia médica y farmacia, atendiendo las necesidades de los socios enfermos.

Asociación Española de Laprida
Entrega de diplomas.

Un visionario, tal vez audaz e idealista, acompañado por gente tan esforzada como él que, no solo pusieron sus ideas, sus esfuerzos, sino que también pusieron lo que tenían en sus bolsillos, su propio dinero, en pro de este ambicioso proyecto.

Desarrolló entre los socios, y a través de los años, un espíritu colaborativo, un trabajo compartido, que vio sus frutos en mayo de 1920. “Ese hijo dilecto de los españoles”, como lo describió Hugo Díez en uno de sus libros, ya era una realidad. Sólo le faltaba su nombre. Y como no podía ser de otra manera, viniendo de Antonio Escalas, lo puso a consideración de la opinión pública y así, el vecindario dio su veredicto proclamándose finalmente, el Teatro Hispano Argentino.

El 4 de mayo de 1925 fallece Antonio Escalas, siendo hasta ese momento el presidente en ejercicio. El mejor homenaje para este emblemático hombre fue, sin dudas, enlutar la entidad y velar sus restos en la sala española.

En el evento, la Comisión Directiva de la Asociación Española de Laprida le entregó un presente a Meli en su despedida como ayudante de la Secretaría Administrativa.

Luego, los asistentes celebraron la jornada compartiendo un almuerzo con unas ricas lentejas a la española y un tradicional arroz con leche.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.