La Asociación Española de Comodoro Rivadavia elige a Luis Viegas como nuevo presidente

La entidad celebró su Asamblea General Ordinaria después de dos años sin convocarla a causa de la pandemia

Luis Viegas, nuevo presidente de la Asociación Española de Comodoro Rivadavia.

La Asociación Española de Socorros Mutuos de Comodoro Rivadavia realizó su Asamblea General Ordinaria el pasado 26 de noviembre. Durante la reunión se eligió a la nueva directiva de esta institución que gestiona el Sanatorio La Española de dicha ciudad argentina. Luis Viegas fue elegido nuevo presidente para el periodo 2021-2022. Estará acompañado por Paulino González, como vicepresidentes, Fernando Lebrun, como secretario, Raúl Martín, como prosecretario, Leocadia Pérez, tesorera y Miguel Ángel Estrada como protesorero.

En la asamblea general, el secretario saliente, Raúl Martin, explicó las causas del retraso para llevar a cabo en tiempo y forma las asambleas, debido al aislamiento por el contexto sanitario vigente. También comentó las elecciones que se llevarían a cabo para la ocupación y rotación de nuevos puestos dentro de la Comisión Directiva. Antes de continuar con las palabras de la contadora, Silvia Altuna, se realizó un minuto de silencio por los socios fallecidos.

Altuna expuso la situación económica respecto a los dos ejercicios. Respecto al N° 108, destacó la estabilidad en la compra, producción y construcción en relación a la actividad sanatorial, como a la infraestructura e inversiones, a pesar de la variación de cambio. Ya con las restricciones dispuestas por la pandemia, el impacto fue grande: se resignificó la asistencia y circulación en los establecimientos médicos, generando un aumento del gasto, todo ante la incertidumbre del congelamiento en precios, prestaciones, impuesto al cheque y cambio en la moneda extranjera. También comentó la obligación de seguir brindando atención con nuevos materiales ante los protocolos. Esta coyuntura que comenzó hacia finales del balance del ejercicio 2019, se vio fuertemente en el ejercicio 2020.

Un momento de la asamblea.

La existencia de los ATP, la ayuda económica para los sueldos, facilitó financiar el costo laboral ante las medidas que impedían reducir personal, despedir ni achicar gastos, por la importancia de tener los equipos completos, siendo una institución de salud. De igual manera, los préstamos de bancos obtenidos –y ya pagados– ayudaron para comprar elementos básicos como equipamientos de EPP, oxígeno, entre otros.

A pesar del panorama crítico, la contadora explicó que el índice de endeudamiento es sólo del 24%, o sea, la actividad sigue siendo solvente. Más allá de este dato, las restricciones financieras no permitieron continuar con las inversiones habituales (aunque haya una reserva en moneda extranjera), aunque sí se hicieron obtención de bienes de uso, necesarios ante la contingencia sanitaria.

Indicó que más allá de seguir estando por debajo, se sigue trabajando para levantarse y que la situación actual de la institución no es ajena a otras clínicas o sanatorios.

Altuna enfatizó la necesidad de “absorber los resultados acumulados negativos con las reservas para futuros quebrantos, integrados en la evolución del patrimonio”, como actuación estratégica.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *