La asamblea extraordinaria del Hogar Español decidirá el próximo 5 de octubre si da el visto bueno al convenio con ‘La Española’

Con esta medida se pretender salvar del cierre al buque insignia de la colectividad española

Vista de la terraza del Hogar Español de Montevideo.

El próximo 5 de octubre la asamblea general del Hogar Español de ancianos de Montevideo, buque insignia de la colectividad en Uruguay, analizará el futuro de la institución y abordará el convenio con la Asociación Española de Socorros Mutuos ‘La Española’ para que se haga cargo de la gerencia de la entidad como forma para salvar al Hogar de su cierre definitivo.

La Asociación Civil Hogar Español, tal como se llama oficialmente, ha realizado la convocatoria para el 5 de octubre a las 17 horas de su Asamblea General Extraordinaria en la sede de Instrucciones 981.

De acuerdo al orden día se designará al presidente de la Asamblea, donde se considerará la ratificación del “contrato de gerenciamiento, articulación-complementación de servicios y oferta irrevocable”, que se celebrara entre el Hogar y la Asociación Española Primera de Socorros Mutuos, que España Exterior diera cuenta el 22 de julio pasado cuando fuera anunciado por ambas directivas en una reunión que convocara el embajador Javier Gómez Llera con la presencia del secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda.

En la asamblea se considerará además la participación de la asociación civil en la Fundación Hogar Español Siglo 21, de la que se dará a conocer su función imprescindible para llevar adelante la tarea filantrópica del buque insignia de la colectividad en Uruguay.

Asimismo, se considerará la memoria y los estados contables correspondientes al 31 de enero, al tiempo que será analizada la renuncia de los miembros del actual consejo directivo y de la comisión fiscal, por lo que se considerará la nueva integración de los mismos, lo que parece acertado ante el cambio del paradigma de la nueva gestión.

De esta forma se legalizará la solución que se ha encontrado para no cerrar el geriátrico que es desde hace más de seis décadas la última aldea de millares de emigrantes españoles, que hoy cuenta con 195 empleados para atender a menos de 90 residentes, lo que le hace insostenible.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.