IU Exterior apoya al personal del Servicio Exterior en su movilización para mejorar su situación laboral

“Alrededor de 7.000 profesionales llevan más de una década con el salario congelado”, afirma la portavoz de IU Exterior, Nerea Fernández Cordero

Izquierda Unida y la federación de Izquierda Unida en el Exterior (IU Exterior) apoyan al personal que trabaja para el Servicio Exterior de nuestro país y su movilización dirigida a mejorar su situación laboral y el servicio que prestan a la ciudadanía española en todo el mundo, que lleva años degradándose de forma ostensible.

Del mismo modo, IU Exterior denuncia que los sucesivos gobiernos han incumplido de forma persistente y sigue ocurriendo el Estatuto de la Ciudadanía Española en el Exterior (Ley 40/2006) en materia de protección de la comunidad residente fuera de España.

IU Exterior respalda y comprende las distintas formas decididas por el personal del Servicio Exterior para llevar a cabo sus reivindicaciones y mostrar su malestar, entre ellas la huelga indefinida realizada en el Reino Unido, así como los distintos paros parciales anunciados en otros puntos, entre ellos en sus dependencias en Berlín.

IU Exterior muestra también su solidaridad con los agentes sociales –CCOO, UGT, CSIF– en su denuncia del incumplimiento de la entrada en vigor del Acuerdo de Condiciones de Trabajo de Personal en el Exterior (PLEX).

“La situación se ha traducido –explican– en una grave pérdida de poder adquisitivo tras no ver compensada una media de un 20% de inflación acumulada debido a la congelación salarial que arrastran desde 2008 y que en casos como el Reino Unido supera el 30%, en recortes de hasta un 20% del personal, eso a pesar de que la comunidad a la que deben atender ha crecido un 80% también desde 2008 y, en general, un sistema de retribuciones y de condiciones laborales injusto y caótico”.

Nerea Fernández Cordero, portavoz de IU Exterior, destaca que “somos conscientes de que buena parte del personal laboral del Servicio Exterior, entre otros en Australia, Noruega o Estados Unidos, tienen un salario inferior al salario mínimo del país de residencia. Ante esta situación no se puede mirar para otro lado, por lo que exigimos una solución rápida y efectiva”.

Fernández Cordero señala que “alrededor de 7.000 profesionales, sin contar las continuas rotaciones y bajas que se han producido en todo este tiempo, llevan más de una década con el salario congelado. En 2008 se llegó a un acuerdo entre los sindicatos y la Administración para garantizar unos derechos laborales mínimos, incumplido con la continua excusa de la crisis económica”.

IU Exterior reclama que se atiendan y cumplan sus justas reivindicaciones para tener unas condiciones laborales y salarios dignos, por lo que esta federación reclama al Gobierno que “tome medidas urgentes, empezando por recibir a las personas que les representan. Es necesario que se impliquen todos los ministerios que tienen algún tipo de competencia en la gestión y administración del Servicio Exterior, entre ellos, Asuntos Exteriores, Trabajo, Hacienda o Educación.

Ciudadanía en el exterior, ciudadanía de segunda

De la misma forma, la federación de Izquierda Unida que engloba a las personas que residen fuera del Estado español exige “un cambio de paradigma de todas las administraciones hacia la ciudadanía en el exterior, a la que hasta ahora se trata como una ciudadanía de segunda. La infradotación del Servicio Exterior tiene consecuencias directas sobre la vida de estas personas, por ejemplo, a la hora de realizar cualquier trámite con la Administración como la renovación del pasaporte, realización de compulsas, expedición de libros de familia o el simple asesoramiento en materia laboral y sanitaria”.

Recuerdan también que a esta falta de un Servicio Exterior “acorde a las necesidades de la comunidad que demanda sus servicios”, se le suman “reivindicaciones históricas como la derogación urgente del voto rogado o la creación de una circunscripción electoral en el exterior”.

Por todo ello, IU Exterior anima a “participar en las concentraciones y paros convocados por los agentes sociales” y pide la “movilización conjunta de toda la comunidad en el exterior para exigir que se tomen medidas que dignifiquen la vida de las personas que residen fuera de España”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *