Igea valora la inmigración en Castilla y León como “casi nuestra única esperanza” ante la crisis demográfica de la Comunidad

El vicepresidente de la Junta rechaza cualquier manifestación xenófoba hacia este colectivo

Imagen de la reunión del vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, con representantes de asociaciones de personas inmigrantes y del sindicato Comisiones Obreras.
El vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, estuvo acompañado en la reunión por el director general de Acción Exterior, Carlos Aguilar.

El vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, se reunió con representantes de asociaciones de personas inmigrantes y del sindicato Comisiones Obreras para recibir sus propuestas para este colectivo, recogidas en la denominada Carta de Demandas de la Población Castellana y Leonesa de origen extranjero.

Las aportaciones de 82 asociaciones asentadas en la Comunidad, que son la voz de personas de 57 nacionalidades distintas, y de los Centros de Información al Trabajador Extranjero dependientes de CCOO se compilan en ese documento con más de 50 demandas relacionadas con empleo y contratación, formación y enseñanza, políticas de igualdad y juventud, ayudas sociales o convivencia intercultural, entre otras.

“Lejos de ser un problema, la inmigración en Castilla y León es una esperanza, es casi nuestra única esperanza”, manifestó el vicepresidente Igea al término de la reunión celebrada el pasado 20 de diciembre con una representación de asociaciones de personas inmigrantes y del sindicato Comisiones Obreras. En ese sentido, Igea también apuntó que la política de inmigración es una política esencial para abordar la crisis demográfica en Castilla y León. Y así continuó destacando que la Comunidad ha de ser capaz de conseguir “no sólo integrar a los que están, sino traer a más gente que consigue esa pirámide poblacional invertida deje de estarlo y le dé futuro a esta comunidad autónoma”.

El vicepresidente autonómico, también máximo responsable de las políticas migratorias de la Junta de Castilla y León, señaló que se está trabajando por conseguir la máxima integración, por conseguir que las personas inmigrantes sean ciudadanos de pleno derecho y por conseguir que esta tierra no sólo sea una tierra de acogida, sino una tierra de esperanza, a la que la gente quiera venir.

Integración, empleo y lucha contra la xenofobia

Los asistentes a la reunión valoraron la oportunidad de trasladar sus inquietudes y realidades diarias a la Junta de Castilla y León y en concreto, tal y como recordó Sonia Medina (de la Asociación de Paraguayos en Aguilar de Campoo) al concluir la reunión, “las personas inmigrantes somos residentes que nos quedamos aquí para vivir y convivir y no pedimos ayudas, sino facilidades para ser un vecino más en cualquier pueblo, provincia o cualquier punto del país y pedimos campañas contra la xenofobia que está haciendo que la convivencia con nuestros vecinos sea muy complicada”. Precisamente a este respecto, el vicepresidente Francisco Igea -que estuvo acompañado en la reunión por el director general de Acción Exterior, Carlos Aguilar- manifestó el total respaldo de la Junta de Castilla y León a las personas inmigrantes de la Comunidad y el rechazo más rotundo hacia las actitudes y manifestaciones xenófobas contra ellas.

Vicente Andrés, secretario general de Comisiones Obreras en Castilla y León, participó en el encuentro puesto que esta Carta de Demandas es un proyecto canalizado a través de los Centros de Información a Trabajadores Inmigrantes de este sindicato, que también participa de la Red de Centros de la Junta de Castilla y León y está reforzado por el Diálogo Social. Andrés hizo énfasis igualmente en la gran preocupación existente por la xenofobia hacia este colectivo e incidió en que “la integración de las personas se da a través del empleo y es ahí donde se produce el mayor de los problemas”. Sobre ello recordó que la brecha laboral entre hombres y mujeres en Castilla y León está en el 24% pero entre la población inmigrante este dato se dobla; y en cuanto a la temporalidad, que en la Comunidad es del 33%, de igual manera se publica en el caso de las personas inmigrantes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *