El especial ‘Historias de ida e volta’ documenta las acciones filantrópicas de los indianos mariñanos

Este especial es un proyecto web realizado por la Secretaría Xeral da Emigración y el Consello da Cultura Galega, que ofrece fotografías y documentos que ayudan a entender las nuevas realidades migratorias a América de los siglos XIX y XX

Historias de ida e volta
Carmen Iravedra, maestra de la escuela de Burela con sus alumnas en 1950.

El especial Historias de ida e volta, un proyecto web realizado por el Consello da Cultura Galega (CCG) en colaboración con la Secretaría Xeral da Emigración, llega a junio documentando las acciones filantrópicas de los indianos mariñanos.

A principios del siglo XX, la emigración gallega en América unió sus esfuerzos para financiar obras filantrópicas que contribuyeran a la mejora y al progreso cultural en sus lugares de origen. Agrupados en sociedades étnicas territoriales o bien de manera individual y desinteresada, muchos indianos mariñanos destinaron su fortuna a la construcción de escuelas y a la financiación de diversas obras públicas. El especial Historias de ida e volta, proyecto del Arquivo da Emigración Galega (AEG) del Consello da Cultura Galega (CCG) que cuenta con el apoyo de la Secretaría Xeral da Emigración, muestra en veinte imágenes algunos de estos proyectos, entre los que sobresalen los numerosos centros educativos construidos en diferentes parroquias de la Mariña lucense.

“De muchos es sabido que la hermosura natural de la comarca de A Mariña lucense se ve reforzada por las edificaciones de estilo indiano repartidas por sus dieciséis ayuntamientos”, comienza el especial “A pegada indiana na Mariña lucense”, en el que se destacan algunas construcciones como los “suntuosos palacetes de arquitectura indiana” o las “pintorescas escuelas”. Con Cuba y Argentina como destinos principales, la colectividad mariñana emigrada al otro lado mar comenzó a recaudar el capital necesario para poner en marcha diferentes proyectos con los que acercar un mayor bienestar a sus parroquias o ayuntamientos de origen.

“La construcción y el mantenimiento de escuelas en que los más pequeños y pequeñas recibirían la formación educativa elemental” fue uno de los objetivos principales, continúa el especial.

La entrega número 30 de Historias de ida e volta muestra algunos de los centros educativos financiados por las sociedades étnicas de los emigrantes mariñanos residentes en La Habana. Es el caso de la escuela de Adelán en Alfoz o de la de Magazos, promovidas por las asociaciones Hijos del Valle de Oro e Ilustrísima Sociedad de Vivero y su Comarca, respectivamente.

Ambas entidades prestaron una especial atención al fomento de la cultura y la educación en sus villas natales, por lo que dieron soporte económico para la creación, el arreglo y el mantenimiento de otras muchas escuelas a lo largo de toda la Mariña. Es preciso destacar también el papel del Centro de Benquerencia, Sociedad de Instrucción y Recreo, que fundó en 1906 la escuela del Canteiro en Barreiros, y el de la asociación Círculo Habanero de La Devesa, que construyó en Santa Eulalia de A Devesa un edificio concebido para funcionar como escuela de enseñanza primaria y centro cívico. Además, desde Argentina, la sociedad microterritorial Centro Hijos del Partido de Vivero en Buenos Aires intervino económicamente en la puesta en marcha de un centro educativo para los niños y niñas de Xove.

El especial presta también atención a la figura de algunos indianos, como José María Fernández Montenegro, Manuel Candia o Jesús Rodríguez Murias, que destinaron parte de su riqueza a la creación de escuelas en sus parroquias natales. Se documenta la labor del devesán Pedro Murias, quien “no sólo destacó por formar parte de la élite empresarial de la isla de Cuba”, sino también por ser quien de crear un “centro de enseñanza pionera, con el claro objetivo de acercar el adelanto agrícola a toda la comunidad de origen”, explica la entrega.

En ella, se muestran también los palacetes y casonas construidos por José Álvarez Fernández, José García Rodríguez o Carlos Couto Pulido, por reflejar el perfil de casas indianas típicas de la Mariña lucense. Además, también se incluye una fotografía de la Torre dos Moreno, palacete modernista de Ribadeo promovido hacia 1915 por los hermanos Pedro María y Juan Moreno Ulloa, emigrantes de éxito en Argentina que dejaron una importante huella filantrópica en su villa natal. De hecho, según explica el especial, a través de sus donaciones se financió la urbanización de la plaza del Campo, la reparación y construcción de varias calles, la reconstrucción de la capilla del Colegio Sagrado Corazón y la instalación del instituto de segunda enseñanza.

Complementan el especial una fotografía del cementerio de Xerdiz (Ourol), construido en 1908 con las donaciones de los vecinos de la parroquia residentes en Cuba; una imagen del mercado municipal de Ribadeo, financiado por Ramón González Fernández, y otras en que aparecen el empresario José Louro junto con sus empleados, el indiano Francisco Maseda con su familia y la maestra de la escuela de Burela Carmen Iravedra con sus alumnas.

El proyecto Historias de ida e volta

El Consello da Cultura Galega, en colaboración con la Secretaría Xeral da Emigración, mantiene el especial Historias de ida e volta para dar a conocer aquellos materiales que documentan el fenómeno migratorio. En más de veinte entregas se documentaron los procesos de salida y llegada, la vida social y cultural, etc., para, de este modo, explicar todo el ciclo migratorio a partir de los materiales que custodia el Arquivo da Emigración Galega.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.