Gallegos en Montevideo bailan frente al mar la muiñeira de la diáspora

Más de medio centenar de personas se dieron cita en la plaza de Galicia de la capital uruguaya bajo la dirección de Lorena Becco en un evento organizado por el grupo Galicia en Montevideo

Los participantes en la plaza de Galicia de Montevideo.

Luego de que la pandemia frustrara en abril del año pasado la celebración del evento Galicia en Montevideo, los gallegos y descendientes pudieron el pasado 19 de diciembre volver a bailar por fin la muiñeira en la plaza de Galicia de Montevideo, frente a la ría de la Plata y bajo la atenta mirada de Rosalía de Castro.

A fines del 2019, la colectividad gallega se preparaba para festejar por primera el 25 de abril del 2020, en la plaza Matriz de Montevideo, el evento Galicia celebra Montevideo, pero la pandemia desatada acabó con todos los sueños de llevar a cabo este festival de gastronomía, cultura, música y baile gallego en el centro de la ciudad vieja de la capital más austral de América.

Pero dicen que los sueños hay que perseguirlos, y así se lo propusieron el grupo Galicia en Montevideo, quienes con el motor de Lorena Becco a todo vapor, comenzaron a desplegar en la costanera del Río de la Plata la muiñeira global.

Bailando ante el monumento a Rosalía de Castro.

Bajo el lema ‘Porque todo galego debe saber bailar a muiñeira’, Lorena, junto al grupo de Galicia en Montevideo, con el apoyo de la Xunta de Galicia, organizaron el domingo 19 de diciembre un taller de baile en el que, en poco más de cuarenta minutos, más de medio centenar de principiantes aprendieron los pasos principales de la tradicional danza gallega junto a la profesora, quien con su pandereta iba marcando el ritmo que luego presentarían frente al busto de Rosalía de Castro.

Los danzarines fueron arropados con una remera celeste y un gorro con el logo de Galicia promocionando el Xacobeo 21-22, además de almanaques y lapiceras.

El calor era agobiante y tras la enseñanza para algunos y el ensayo general, Lorena invitó a los bailarines a beber agua para reponer fuerzas, en tanto se agrupaban algunos directivos de instituciones españolas para acompañar esta fiesta de expresión del orgullo gallego tanto de hijos, nietos y hasta algún joven emigrante de Galicia.

Luego ya llegarían los gaiteros, pandereteiras y demás integrantes de la percusión, para comenzar a llenar de muiñeira la plaza de Galicia, bajo la atenta mirada de Rosalía de Castro, danzando frente al mar que tantos emigrantes de siglos pasados miraban con morriña pensando que era la misma agua que meses atrás bañaba la costa gallega.

Junto al mojón del Camino de Santiago.

La alegría de esta expresión artística quedó plasmada en una foto grupal, en la que también posaron directivos que no bailaron, junto al mojón del Camino de Santiago, que aún no fue inaugurado, pero que sigue siendo referencia para los peregrinos de Montevideo.

Al final, el radiante sol de los últimos días de la primavera uruguaya y la plaza de Galicia fue el apropiado marco para confirmar lo que Lorena decía para animar a todos los bailarines: “No hay virus que nos pare”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *