Galicia equipara fiscalmente el IRPF de las familias de dos hijos con las familias numerosas

Se convierte en la primera comunidad autónoma española en aplicar esta medida

Alfonso Rueda, en la comparecencia tras la celebración del Consello da Xunta.

El presidente de la Xunta en funciones, Alfonso Rueda, destacó el pasado 4 de abril que en Galicia ya se puede equiparar fiscalmente en el IRPF a las familias de dos hijos con las familias numerosas y recordó que esta deducción se puede aplicar en la campaña de la renta correspondiente al año 2023, que comenzó un día antes. De este modo, la Comunidad gallega se convierte en la primera en aplicar esta medida. “Galicia sigue siendo referente en la bajada de impuestos y en la apliación de nuevas deducciones fiscales para mitigar los efectos de la inflación en los hogares gallegos”, puso en valor Rueda en referencia a esta medida junto con otras ya en marcha o que se aplicarán en la nueva Legislatura.

Rueda explicó que en esta declaración de la renta las familias con dos hijos ya podrán deducir 250 euros, un incentivo que hasta ahora tenían las familias numerosas (250 euros las de categoría general y 400 euros las de especial) que ahora se dobla para las familias de tres hijos (500 euros). Esta cantidad se incrementa en otros 250 euros por cada hijo a mayores (a partir de tres). En total, y según destacó el mandatario gallego, serán “casi 190.000 familias”, entre numerosas y con dos hijos, las que resulten beneficiadas en su declaración.

Además, puso en valor que los contribuyentes gallegos se beneficiarán, al igual que en la campaña de la renta de 2022, de la deflactación de los tres primeros tramos autonómicos del IRPF; de la rebaja del primer tramo y del incremento de los mínimos personal y familiar. El objetivo de estas medidas es mitigar los efectos de la inflación de la renta disponible de las familias y reforzar el impulso de la reactivación económica.

De esta forma, se benefician todos los contribuyentes y, de manera especial, las rentas medias y bajas. Así, gracias a todas estas medidas, sumadas a las que ya estaban en vigor con anterioridad, Rueda destacó que permitirán que un contribuyente gallego ahorre, de media, en su declaración de la renta correspondiente al año 2023 “476 euros en relación con lo que pagaba en el año 2009”.

Múltiples deducciones

Rueda recordó que existen multitud de deducciones vigentes que los contribuyentes gallegos pueden aplicar en su declaración de la renta, entre las que citó las referidas al nacimiento o adopción de hijos, al cuidado de hijos menores, a los contribuyentes con discapacidad de 65 o más años que precisen ayuda de terceros, a los gastos dirigidos al uso de nuevas tecnologías en los hogares gallegos o a los de alquiler de la vivienda habitual para los de edad igual o inferior a los 35 años.

Otras posibles deducciones tendrán ventajas fiscales por acogimiento familiar de menores, por inversión en la adquisición de acciones y participaciones sociales de nuevas entidades o de reciente creación, por inversiones realizadas en entidades cotizadas en el mercado alternativo bursátil, por donativos a centros de investigación de universidades gallegas y los promovidos o participados por la Xunta, por inversión en instalaciones de climatización y/o agua caliente sanitaria que empleen energías renovables en vivienda habitual o por rehabilitar bienes inmuebles en conjuntos históricos.

También podrán aplicarse deducciones por cantidades invertidas en empresas agrarias y sociedades cooperativas agrarias o de explotación comunitaria de la tierra, por obras de mejora de eficiencia energética en edificios de viviendas o viviendas unifamiliares, por ayudas y subvenciones recibidas por deportistas de alto nivel o por adquisición y rehabilitación de viviendas en proyectos de aldeas modelo.

Por otra parte, una campaña más la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga) colaborará de nuevo con la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) y prestará asistencia con 36 personas a los contribuyentes en la confección de declaraciones del IRPF en esta campaña, con tres servicios: asistencia telefónica a través del Plan Chamámolo, videoasistencia para mayores de 65 años y asistencia presencial tradicional, desde las plataformas mixtas, situadas en dependencias de la AEAT en las siete grandes ciudades gallegas -A Coruña, Santiago de Compostela, Ferrol, Lugo, Ourense, Pontevedra y Vigo-. La atención telefónica a través del Plan Chamámolo y la videoasistencia para mayores de 65 años comenzarán el 7 de mayo, mientras que la asistencia presencial en oficina comenzará el 3 de junio. Todas las modalidades de asistencia finalizarán el 1 de julio.

Atención a mayores

Por otro lado, en ese mismo Consello del 4 abril se conoció que la Xunta financiará la construcción, mejora o ampliación de una veintena de centros sociales municipales destinados a la atención a los mayores. El presidente del Ejecutivo autonómico en funciones, Alfonso Rueda, destacó que a través del Plan de inversiones, el Gobierno gallego sufragará con 18,5 millones de euros la construcción “de doce nuevas residencias, la reforma o ampliación de otras seis, cuatro nuevos centros de día, un centro social y un centro integral con servicios de centro de día y residencia”. Resaltó, asimismo, que esto permitirá crear “500 nuevas plazas públicas de residencia y otras 150 de atención diurna”.

Finalmente, Rueda anunció que las residencias impulsadas por la Fundación Amancio Ortega en Santiago y Lugo comenzarán a recibir los primeros usuarios en mayo. Asistió el día 5 con la presidenta de la Fundación, Flora Pérez Marcote, en Lugo a la entrega del segundo centro construido y financiado íntegramente por la entidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.