Los comicios de las mascarillas

Galicia afronta las elecciones más atípicas que se recuerdan por la crisis del coronavirus

Núñez Feijóo pretende su cuarto mandato reforzado por las encuestas que le dan una mayoría absoluta más holgada y por la buena valoración general de su gestión durante la pandemia / PSdeG y BNG se disputan el liderazgo de la izquierda

Alberto Núñez Feijóo (PPdeG) recibió el apoyo de Mariano Rajoy y Pablo Casado.
Pedro Sánchez y Gonzalo Caballero (PSdeG-PSOE) en el mitin de Ourense.
La candidata del BNG, Ana Pontón, comenzó la campaña electoral con sus padres en su Sarria natal.
Antón Gómez-Reino, el cabeza de lista de Galicia en Común, en un mitin.
Los principales candidatos gallegos, de arriba a abajo y de izquierda a derecha: Alberto Núñez Feijóo (PPdeG), Antón Gómez-Reino (Galicia en Común), Gonzalo Caballero (PSdeG-PSOE) y Ana Pontón (BNG) con sus correspondientes mascarillas en distintos actos.

Las elecciones al Parlamento de Galicia de 2020 ya han pasado a la historia por haber tenido que suspenderse en primera instancia, tras la convocatoria prevista para el 5 de abril, por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. Pero la Comunidad vuelve a afrontar una situación muy peculiar al presentarse una cita con las urnas marcada por un protocolo estricto derivado de la situación actual que incluye el uso de las mascarillas y la observancia de una distancia social miníma de 1,5 metros.

La ‘nueva normalidad’ que rige en España y las medidas complementarias de la Xunta de Galicia ante la Covid-19 obligan a la celebración de las elecciones más atípica que se recuerda en los últimos tiempos. Pese a todo, los partidos políticos comenzaron el pasado 26 de junio la campaña electoral adaptándose a las circunstancias: con actos más pequeños en aforo y mayor presencia en redes sociales, con retransmisiones de los mítines y conexiones telemáticas incluidas. Y renunciando a actos masivos para evitar contagios.

Los líderes nacionales de las principales formaciones acudieron el primer fin de semana de campaña a arropar a sus candidatos tras permitirse la movilidad entre comunidades autónomas. Así el presidente del PP, Pablo Casado, acompañó al aspirante a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, en un acto en Pontevedra al que también asistió el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Mientras que el actual jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, viajó a Ourense para apoyar su cabeza de lista, Gonzalo Caballero.

Por el Partido Popular de Galicia (PPdeG), Núñez Feijóo se presenta para lograr su cuarto mandato, con el que igualaría a Manuel Fraga, con más fuerza, experiencia y ganas que en 2009 -cuando accedió al poder-, según sus propias palabras. Y ofrece su gestión y experiencia, presumiendo de la evolución de Galicia en la última década, frente a una alternativa de muchas siglas. Además, el PPdeG ha adaptado su programa electoral para afrontar la pandemia y la crisis económica.

Núñez Feijóo busca el voto de una mayoría que prefiere la moderación a las posturas extremas y se presenta como garante de la estabilidad. A pesar de los elogios generalizados recibidos por la gestión de la crisis sanitaria en Galicia y de que las encuestas le dan mejores resultados incluso que en los anteriores comicios, reforzando su mayoría absoluta, el actual presidente de la Xunta no quiere confianzas entre los suyos y asegura que nada está hecho todavía.

En un mitin celebrado en la plaza de toros de Pontevedra, el pasado día 27, Mariano Rajoy elogió a Feijóo porque “dio una lección de hacer las cosas bien” durante la crisis del Covid-19 y Pablo Casado le señaló como el mejor presidente de Galicia.

El Partido dos Socialistas de Galicia (PSdeG-PSOE), que se quedó como segunda fuerza en el Parlamento tras las divisiones en En Marea, ofrece como candidato a Gonzalo Caballero, un debutante que se presenta como muro de contención a la ultraderecha, por la influencia que pudiera tener Vox ante el PP, y como el único cambio posible en Galicia. Asegura que tiene opciones de gobernar si todos los progresistas van a votar, por lo que apela a la movilización de la izquierda con el espejo de los resultados del PSOE en las últimas generales y municipales.

Defiende la respuesta social ante la crisis que representan las medidas socialistas de Pedro Sánchez, quien pidió el voto para Caballero en un mitin en Ourense, para tener un aliado en la Xunta.

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) aparece en los sondeos como la formación que más puede crecer e incluso le pisa talones a PSdeG, disputándole la segunda posición y el liderazgo de las fuerzas de la izquierda. Su cabeza de lista es de nuevo Ana Pontón, que se lo toma como el reto de hacer historia y convertirse en la primera presidenta de Galicia. Para ello, quiere encabezar un gobierno que se haga valer, sin ataduras en Madrid, y no renuncia a reclamar otro estatus político para Galicia.

Lo que era En Marea en la anterior legislatura se separa en dos papeletas. Por un lado, la coalición Galicia en Común, que integra a Podemos, Esquerda Unida, Anova y las Mareas municipales, con Antón Gómez-Reino como cabeza de lista, quien invitó a PSdeG y BNG a presentar un decálogo conjunto de gobierno. Y, por otro, la coalición Marea Galeguista -de En Marea, Partido Galeguista y Compromiso por Galicia- que tiene como candidato a Pancho Casal, exdiputado de En Marea.

Finalmente, se presentan también Ciudadanos -con Beatriz Pino de líder- que se muestra crítico con el PP pero es socio de coalición en las vascas y Vox, que también mezcla críticas a Feijóo con promesas de apoyo. Las encuestas no dan opciones a ninguna de las tres últimas formaciones aunque recogen entre un 25 y un 30% de indecisos, a los que se dirigirán los candidatos de las siete fuerzas citadas en el único debate que se celebra, el 29 de junio al cierre de esta edición, en la Televisión de Galicia.

Otra incógnita que se presenta en estas elecciones atípicas es cómo influirá la crisis sanitaria en los electores, si aumentará la abstención por el miedo al contagio pese a las medidas preventivas adoptadas y al fomento del voto por correo. El 12 de julio, la respuesta.

Las elecciones de las mascarillas

Galicia y el País Vasco ya se encuentran inmersas en las campañas electorales más atípicas que se recuerdan en los últimos tiempos, marcadas por las mascarillas y la distancia social en los diferentes actos de los partidos políticos y en las votaciones que tendrán lugar el próximo 12 de julio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *