Galicia afronta el fin del estado de alarma con cifras estables de casos de Covid y de hospitalizados y pacientes en UCI

Tras un leve repunte por encima de los 3.000 contagiados la preocupación se traslada a la llegada de la variante india / En las últimas 2 semanas se vacunó a una media de 31.700 personas al día

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, recibió el 4 de mayo en Santiago la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca contra la Covid-19 cuando le tocó su turno.

La Consellería de Sanidade informó, el 10 de mayo, que el número de casos activos de coronavirus en Galicia asciende a 2.984 (31 menos que 14 días antes, cuando el 26 de abril se registraban 3.015), tras bajar el día 9 por primera vez en una quincena de los 3.000 casos activos. El tope de toda la pandemia se alcanzó el 31 de enero con 22.608, teniendo en cuenta que en los primeros meses no se realizaban tantos tests como ahora. De los casos actualizados, 709 son del área de A Coruña (tenía 733), 222 de la de Lugo (204 hace 2 semanas), 253 de la de Ourense (257), 482 de la de Pontevedra (485), 825 del área de Vigo (878), 406 de la de Santiago (341), y 87 de la de Ferrol (117). 

Preocupa especialmente la aparición de tres focos, en principio sin relación alguna, de la variante india detectados en Vigo, con dos barcos extranjeros en cuarentena y dos ciudadanos locales.

La incidencia acumulada en Galicia en los últimos 14 días ronda los 90 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 99 de hace 2 semanas aunque llegó a estar en 58 a principios de abril, lejos de la media nacional, de alrededor de 200 casos (tenía 235 hace 2 semanas). Y muy por encima de los 13 casos por cada 100.000 habitantes de la Comunidad del 10 de agosto.

El número de pruebas PCR realizadas es de 2.126.018; 109.786 más en 2 semanas. La tasa de positividad se mantiene alrededor del 2%, muy lejos del 5% que marca la OMS para dar por controlada la expansión del virus en un territorio, y es la menor de todo el país.

Del total de pacientes positivos, 46 permanecen en UCI frente a los 45 de hace 2 semanas, 163 están en unidades de hospitalización (169 hace 14 días) y 2.775 en el domicilio (26 menos). La tasa de hospitalización es del 6,9% (7% hace 2 semanas), con 208 pacientes y 46 en Cuidados Intensivos, frente a los 214 hospitalizados y 45 en UCI del 26 de abril.

Caída del dato de fallecidos

Por ahora, en Galicia hay un total de 118.528 personas curadas (2.517 más en estas dos últimas semanas), registrándose 2.394 fallecimientos, frente a los 2.382 que se notificaban el 26 de abril. Por tanto, hay que lamentar 12 muertes en 14 días. Durante el pasado mes de abril perdieron la vida 48 personas en Galicia a causa del Covid-19, la menor cifra desde el mes de agosto, mientras que en marzo fueron 90 y en febrero 423.

En cuanto a los centros residenciales de servicios sociales, el pasado 30 de abril se conocieron los primeros contagios en 2 semanas, que alcanzaron a 11 residentes y 2 trabajadores. Durante la pandemia se contabilizaron 355 personas fallecidas en residencias y 435 en hospitales y residencias integradas pero no se registra ninguna víctima desde el 23 de marzo. Respecto a los centros educativos, en el último balance del 8 de mayo se registran 608 casos activos (590 hace 14 días), 37 clases cerradas (28 el 24 de abril) y un centro clausurado al completo, la Escola Infantil de Cerdedo (Pontevedra).

El número de dosis de vacuna contra la Covid-19 administradas en la Comunidad es de 1.429.586, a 10 de mayo, 443.591 más en las últimas dos semanas, a una media de cerca de 31.700 al día. La última semana se inocularon las dosis a 240.000 personas, dando así un salto importante en el Plan Gallego de Vacunación. La Xunta prevé que esta semana todas las personas mayores de 60 años hayan recibido al menos la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus y también empezar a inmunizar a las de 59 hacia abajo, según desveló el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijoo, al término de la reunión del Comité Clínico del día 6.

Vacunación de la flota pesquera

Por otro lado, la Xunta ultima la logística necesaria para iniciar lo antes posible la vacunación de las tripulaciones de la flota gallega, después de que el Ministerio de Sanidad autorizase el inicio del protocolo necesario. Cabe señalar que un marinero gallego falleció de coronavirus en Montevideo y la mayoría de la tripulación de su barco resultó infectada del virus. El Ejecutivo gallego lamentó que el Ministerio tardara en comprender las peculiaridades del trabajo del mar y recordó que el sector fue declarado esencial durante la pandemia y, a pesar de no tener mascarillas de protección ni poder mantener las distancias de seguridad a bordo, salió todos los días a faenar para que no faltara alimento de calidad en los mercados.

Por otro lado, el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, avanzó que el Sergas comenzará a remitir a los casi 100.000 gallegos que superaron el virus hace más de tres meses un cuestionario sobre sus secuelas para detectar casos de covid persistente. Además, la Xunta amplió hasta los 96 millones de euros su segundo plan de rescate para dar liquidez a los negocios afectados por la pandemia, lo que supone un incremento del 28%. La Xunta ha movilizado 182 millones en ayudas directas al tejido empresarial mediante dos planes de rescate.

Al conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez, también le tocó el turno de vacunación.

Libre movilidad, salvo en las zonas más afectadas de la Comunidad, y sin toque de queda

El presidente del Gobierno gallego informó el 6 de mayo de las nuevas medidas acordadas por el comité clínico para seguir avanzando en el proceso de apertura gradual y medida, y adaptarse a la nueva situación que se abría con el fin del estado de alarma. En esta línea, Alberto Núñez Feijóo afirmó que el Ejecutivo autonómico seguirá escuchando a los expertos sanitarios del comité clínico para tomar decisiones, con el objetivo prioritario de gestionar la pandemia y proteger a los ciudadanos de los riesgos sanitarios, económicos y sociales.

Como consecuencia del final del estado de alarma, anunció que desde el 9 de mayo Galicia en su conjunto dejaría de tener cierre perimetral, permitiéndose la movilidad para entrar y salir de la Comunidad. Con este fin, precisó que se reforzará el Registro de viajeros. “Le daremos una mayor visibilidad y las personas que cumplan con el deber de apuntarse serán llamadas para realizar una prueba diagnóstica. En caso de que viajen personas con un certificado de vacunación, solo tendrán que acreditar que lo tienen; y los ciudadanos que lleguen a Galicia en avión tienen a disposición un puesto de cribado en los tres aeropuertos”, precisó, al tiempo que anunció la propuesta de mantener el cierre perimetral en aquellos ayuntamientos que se encuentran en el nivel máximo -los que superan los 500 casos de incidencia acumulada a 14 días-. Una medida, aseveró, que tendrá que ser autorizada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

Por otra parte, Feijóo confirmó la eliminación del toque de queda con el fin del estado de alarma. Aunque resaltó el objetivo de mantenerlo a las 23 horas en aquellos ayuntamientos con una situación epidemiológica de riesgo extremo, para lo cual también se tendrá que contar con el preceptivo respaldo judicial.

En lo tocante a la hostelería, aseguró que se seguirán ampliando los horarios. De este modo, los bares pueden abrir hasta las 23 horas; y los restaurantes tienen ahora hasta la una de la madrugada. De acuerdo con estas medidas,  afirmó que también se pedirá aval judicial para limitar las reuniones de no convivientes desde la una hasta las seis de la mañana.

En cuanto a los niveles de riesgo establecidos y las restricciones, en el nivel máximo -con una incidencia a 14 días superior a 500 casos-, las medidas que rigen son: no se puede entrar y salir de ellos salvo por causa justificada; hay toque de queda entre 23 y 6 horas; la hostelería permanece cerrada; y están prohibidas las reuniones de no convivientes, una cuestión para la que habrá que pedir el refrendo de las autoridades judiciales.

En los casos de los niveles alto (para tasas de entre 250 y 500), medio (para incidencias entre 150 y 250) y medio-bajo (con tasas de menos de 150), hay libre movilidad, no hay toque de queda y están permitidas las reuniones de cuatro personas en lugares cerrados y seis en exteriores, cuestión que tendrá que ser ratificada por los tribunales. Respecto a la hostelería, en el nivel alto, puede abrir solo terrazas al 50%; en el medio 30% en el interior y del 50% en el exterior; y en el nivel medio-bajo, 50% en interior y 75% en exterior.

Respecto a las residencias de mayores y de los centros de día, los que superen el 90% de usuarios vacunados se les permite pasear por el entorno, siempre con la compañía de sus cuidadores. En las residencias, los mayores pueden salir para pasar unos días con sus familias -como mínimo cinco días y realizando una PCR o prueba de antígeno al volver al centro-, excepto cuando el domicilio de la familia esté en un ayuntamiento de nivel de riesgo máximo. En las residencias ubicadas en los ayuntamientos con un nivel medio y medio bajo de riesgo, se puede pasar de 3 salidas por semana a un máximo de 5, de hasta 4 horas cada una. Por último, y durante las visitas de sus seres queridos a los usuarios, puede volver a mantenerse el contacto físico.

Feijóo concluyó lamentando que ante el fin del estado de alarma la única solución que ofrezca el Gobierno central sea la de judicializar la pandemia, de forma que los tribunales tengan que avalar muchas de las medidas que se deban tomar a partir de ahora. “Finaliza el estado de alarma pero no finaliza la pandemia”, ahondó, incidiendo en que Galicia trabajará para afrontar la nueva situación en la que tiene que gestionar la pandemia con seguridad jurídica, con argumentos y con el máximo rigor; “motivando todas nuestras decisiones para obtener la autorización del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia”.

Por otro lado, el comité clínico acordó el establecimiento del nivel máximo de restricciones en Cambados, Vilanova de Arousa, Cualedro y Laza; el nivel alto en A Merca, A Pastoriza, Marín, Gondomar, Salceda de Caselas, Padrón, Mesía, Ribeira, Coristanco y A Laracha; y el nivel medio en Carballeda de Valdeorras, Verea, Muíños, Verín, Xinzo de Limia, Allariz, Toén, Chantada, Meira, Cerdedo-Cotobade, Vilagarcía de Arousa, Soutomaior, Fornelos de Montes, Cangas, O Porriño, Tui, Vigo, Nigrán, Lalín, Silleda, Noia, Melide, Ordes, Carballo, Betanzos y Cambre, En el resto de los ayuntamientos gallegos están vigentes las restricciones fijadas en el nivel medio bajo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *