El presidente de la Junta impulsa la tramitación para suprimir el Impuesto de Sucesiones

Y garantizó en los próximos cuatro años otras bonificaciones para el rural y la empresa familiar

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, se reunió con organizaciones agrarias y diversas asociaciones ganaderas de vacuno.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, anunció el pasado 5 de septiembre que la Junta iniciaría la semana siguiente la modificación de la normativa tributaria para bonificar el 99% del Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre familiares directos, lo que supone su práctica eliminación. Esta modificación se publicará en el portal de Gobierno Abierto para consulta pública previa.

Asimismo, Fernández Mañueco garantizó, a lo largo de la legislatura, la ampliación de los supuestos de bonificación de este tributo en el caso de empresa familiar y agraria, algo que es “de gran importancia para la continuidad de las explotaciones y los negocios en el mundo rural, para el relevo generacional”.

El Gobierno de la Comunidad aumentará, además, las bonificaciones y las deducciones en el IRPF, especialmente en municipios de menos de 5.000 habitantes; y aplicará deducciones para acceder a una vivienda en el medio rural y tendrá un tratamiento fiscal favorable el Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales en el caso de tierras y elementos productivos generadores de empleo en el mundo rural.

El objetivo es favorecer la actividad económica, facilitar la vida a las empresas y a las familias y seguir apostando con fuerza por las personas que viven en el medio rural y que se dedican al sector primario.

Motor económico esencial

Durante su intervención en la inauguración de la Feria Salamaq, Fernández Mañueco también subrayó el apoyo de la Junta de Castilla y León a todo el mundo agrícola y ganadero puesto que se trata de una de las más importantes señas de identidad de la Comunidad y es garantía de algo tan vital como el suministro alimentario. Es, en palabras del presidente, un esencial motor de actividad económica de los núcleos rurales y constituyen, por tanto, un factor clave para fijar población. “Un objetivo fundamental de Castilla y León”.

En este sentido, el presidente de la Junta destacó que el mundo rural tiene protagonismo propio en la Comunidad. En él, según añadió, residen 900.000 personas en 2.248 municipios, cada uno de ellos “con historia propia, con innumerables y profundos sentimientos, con tradiciones y vivencias, con escudos y sentimientos de pertenencia que no se pueden olvidar si no se cuidan”.

Por ello, Fernández Mañueco esgrimió que “su futuro no debe ser fruto de ninguna decisión en lejanos despachos. Debe estar construido desde el pleno acuerdo con sus habitantes”.

El mundo rural es uno de los más evidentes hechos diferenciales de Castilla y León y reiteró su apuesta por las personas que se dedican al sector primario. Un compromiso que quiso resaltar uniendo el binomio de “Agricultura y Ganadería” y “Desarrollo Rural” en la Consejería competente del tema, expresando con ello su firme voluntad de luchar para mejorar la calidad de vida de las personas del campo con un amplio catálogo de actuaciones.

Jóvenes y mujer al rural

En primer lugar, los recursos para el medio rural. En este sentido, recordó que en Castilla y León se consiguió la única posición común lograda en España y en Europa sobre el futuro de la PAC, con el apoyo de todo el sector, las fuerzas políticas y el tejido social. Con esta sólida posición, el presidente aseguró que la Junta estará al lado del Gobierno de la Nación en una negociación que deberá ser “rigurosa y dura” para que la PAC esté bien dotada económicamente y sea eficiente y simplificada. “Ni un euro menos para los agricultores y ganaderos”, apostilló Fernández Mañueco.

En segundo lugar, aseguró que trabajarán por un sector primario cada vez más moderno, competitivo, con mejores rendimientos del trabajo y para hacerlo más atractivo para los jóvenes y las mujeres. Para ello, avanzó que el Gobierno de la Comunidad incrementará también las ayudas para subvencionar como mínimo el 60% de las inversiones en explotaciones agrarias y facilitará que los jóvenes puedan acceder a préstamos con garantías públicas para completar sus necesidades en inversiones.

La Junta apostará también por la inversión en regadío porque genera riqueza e impulsa el crecimiento de población. En este sentido, Fernández Mañueco se comprometió a agilizar en lo posible las obras del regadío de La Armuña, “fundamental para el impulso de esta tierra”.

En Castilla y León, el índice de mecanización se ha duplicado en los últimos 20 años, lo que ha contribuido al incremento de las producciones agrarias, a más competitividad, a la disminución de los costes de producción y a la mejora de las condiciones de trabajo de los agricultores y ganaderos.

La industria agroalimentaria

Un hito importante de esta apuesta por el futuro en la presente Legislatura será también el impulso de la industria agroalimentaria, según manifestó el presidente de la Junta, quien reconoció el gran potencial que tiene este sector, a partir del máximo aprovechamiento de los productos de la tierra.

Por ello, el Gobierno de la Comunidad apuesta por agilizar la creación de empresas agroalimentarias, por los beneficios fiscales, por desarrollar un modelo productivo que aproveche las posibilidades de cada zona y las demandas del consumidor, impulsando también medidas de promoción y comercialización interior y exterior.  

Contempla, además, la concesión de ayudas a las industrias alimentarias que adquieran sus materias primeras a los agricultores y ganaderos de la Comunidad mediante contratos que den sostenibilidad a las explotaciones.

Mayor estabilidad para el sector

Por otra parte, Fernández Mañueco señaló que avanzar en el equilibrio de la cadena alimentaria será uno de los pilares de esta Legislatura para continuar añadiendo que “más competitividad implica también aportar estabilidad al sector, especialmente en momentos de crisis”

Así pues, apuntó que, en la crisis de precios de los productos lácteos, el Gobierno de la Comunidad alentó una mayor duración de los contratos con los proveedores que ha permitido más garantía y certeza.

Y ante problemas de sequía, como en la actualidad, ha aprobado ayudas de hasta 4.000 euros para garantizar el suministro de agua a la ganadería extensiva.

Además, la Junta de Castilla y León adelantará la PAC en octubre, incrementando al 70% los pagos, e incorporará líneas de préstamos para dar más liquidez al sector.

Mayor presupuesto en investigación

Fernández Mañueco hizo hincapié también en el esfuerzo en investigación e incidió en que la Junta ha duplicado los presupuestos destinados a investigación agraria desde 2015. La investigación, continuó, es esencial para alcanzar objetivos medioambientales como la reducción de emisiones o el avance de la economía circular y la bioeconomía, así como para mejorar la salud de la cabaña ganadera, una actuación estratégica para la Comunidad sanitaria, social y económicamente.

En esta línea, recordó que, cumpliendo con su compromiso, se reunió la pasada semana con las OPAs y asociaciones ganaderas, con las que acordó la creación de un grupo de trabajo sobre los protocolos de actuación que garanticen la sanidad animal y flexibilicen la aplicación de la norma europea.

Finalmente, el presidente consideró la Feria Salamaq como un magnífico exponente del gran potencial agropecuario de Castilla y León, como ratifica que el sector primario y agroindustrial supone alrededor del 10% del PIB de la Comunidad, cifra que duplica la media nacional y es 2,5 veces superior a la europea.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *