Feijóo y Ábalos fijan el principio del verano como fecha para empezar a aplicar las bonificaciones en los peajes de la AP-9

El presidente de la Xunta reclama al ministro de Transportes mayor concreción sobre el AVE

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en la comparecencia posterior a su reunión en Santiago.

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, y el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, fijaron el pasado 9 abril el principio del verano como fecha para empezar a aplicar las bonificaciones en los peajes de la autopista AP-9.

Tras una reunión conjunta, en la que se dio continuidad a la celebrada el pasado mes de marzo en Madrid, Feijóo valoró los importantes descuentos que se harán efectivos, entre los que destacó la eliminación del peaje entre Vigo y Redondela, la bonificación del 100% del viaje de vuelta para los usuarios que la hagan en el mismo día, un descuento del 20% en la ida para los usuarios que realicen más de 10 viajes ida y vuelta al mes, además de la bonificación del 100% en el trayecto de vuelta; así como un descuento para los vehículos pesados y la rebaja del peaje entre Vigo y la frontera portuguesa.

A mayores, el titular de la Xunta trasladó al ministro la posibilidad de aplicar un descuento -al igual que se hace en las autopistas de titularidad autonómica- para aquellos vehículos que circulen entre las 12 de la noche y las 6 de la madrugada, además de una rebaja adicional para las familias numerosas.

Asimismo, incidió en la necesidad de avanzar en la transferencia de la Autopista del Atlántico, a través de la celebración de una reunión de la Comisión bilateral, como ya se le solicitó al ministro de Política Territorial; así como en otras actuaciones sin completar, entre las que destacó la licitación de las obras del nudo de bomberos de Pontevedra; el impulso a la ampliación de capacidad de Alfonso Molina, en A Coruña; la necesidad de un estudio de viabilidad para la conversión de la autopista en tramo urbano en la entrada de Vigo; y la conexión de la Vía Ártabra con la AP-9.

Durante el encuentro, el titular de la Xunta y el ministro abordaron también la situación del puerto de A Coruña, tras los avances conseguidos en la reunión mantenida en el pasado mes de marzo. Así, una vez desbloqueada la conexión ferroviaria a Punta Langosteira, Feijóo reiteró el compromiso de la Xunta para integrar en la ciudad los muelles de Calvo Soleto y Baterías. Con este fin, garantizó la aportación del 50% de la inversión necesaria; además de la colaboración en el diseño del muelle de San Diego.

En relación a la situación financiera del puerto, el responsable del Ejecutivo autonómico aprovechó el encuentro para insistir en la necesidad de la renegociación de la deuda de la autoridad portuaria.

Por otra parte, y tras la confirmación de la puesta en servicio del tren de alta velocidad a Galicia a finales de este año, Feijóo reclamó también concreción tanto en lo que se refiere al material rodante como a los tiempos de conexión.

Sobre este aspecto, valoró la confirmación de la inversión de 546 millones para la licitación de la conexión hacia Lugo. Y, en relación con el AVE Vigo-Oporto, además de los compromisos conseguidos sobre la Salida sur y el ramal ferroviario hacia Bouzas, agradeció la decisión del Ministerio de acompasar las obras a las del tramo portugués. “Y adquirimos también el compromiso de hacer una planificación ferroviaria para que Ferrol no quede fuera de un tren competitivo, tanto desde el punto de vista de cercanías como de media y larga distancia”, añadió.

En lo tocante a las intermodales, valoró los avances en las estaciones de Santiago, Pontevedra y Vigo y abogó por “acelerar las de Coruña, Ourense y Lugo”.

Con el objetivo de seguir construyendo una Galicia cada vez más vertebrada, Feijóo y Ábalos abordaron el desbloqueo este mes del túnel de A Cañiza en la autovía de las Rías Baixas; el proyecto de la autovía Vigo-Porriño y el impulso de las obras de la autovía Santiago-Lugo (A-54). Y, en el caso de la autovía Lugo-Ourense (A-56), paralizada desde 2011, demandó avances en las obras en los tramos de San Martiño-Cambeo y en la variante norte de Ourense.

Después de valorar la próxima celebración de una conferencia sectorial en materia de vivienda, el presidente de la Xunta y el ministro de Transporte se comprometieron a seguir trabajando para concretar las inversiones relacionadas con los fondos europeos Next Generation.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *