Feijóo pide claridad al Gobierno de España y que el mando único garantice información contrastada y homologable en el conjunto de las comunidades

Destaca el avance que supondría que el Ejecutivo adquiriera test rápidos concluyentes para los positivos, ya que los test adquiridos hasta el momento no son definitivos en los diagnósticos

El titular del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, a su llegada a la sala donde mantuvo la videoconferencia con el presidente del Gobierno central y con los otros presidentes autonómicos.

El titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, pidió el pasado 12 de abril claridad al Gobierno de España y que el mando único garantice información contrastada y homologable en el conjunto de las comunidades que conforman el Estado.

De este modo, Feijóo se refirió a la necesidad de clarificar los datos de afectados por el coronavirus. “Y para eso es imprescindible saber cuántos test se están realizando en cada comunidad”, dijo, exponiendo además la necesidad de disminuir las incertidumbres en lo tocante al número de fallecidos.

En segundo lugar, solicitó conocer las previsiones del comité clínico nacional e insistió en la utilidad de informar del estudio epidemiológico que el Gobierno vaya elaborando. “Contar con los datos de previsión que maneja el Gobierno central es un instrumento para poder trabajar en cada comunidad y prepararnos sobre la evolución del virus y valorar si puede haber rebrotes”, explicó.

Durante la videoconferencia con Pedro Sánchez y con los otros presidentes autonómicos, Feijóo reconoció que también supondría un gran avance que el Ejecutivo de España adquiriera test rápidos concluyentes para los positivos, ya que los test adquiridos hasta el momento, precisó, son buenos para hacer estudios epidemiológicos, pero no son definitivos en los diagnósticos.

Asimismo, reiteró la necesidad de establecer un protocolo de utilización de las mascarillas, si bien hizo hincapié en que este material debe entenderse como una medida complementaria pero nunca como reemplazo de las medidas de distanciamiento social. “Con mascarilla o sin ella sigue siendo imprescindible la distancia de seguridad”, recalcó.

A lo largo de la reunión, Feijóo informó también de las medidas que la Administración autonómica está desarrollando en las residencias de mayores y de discapacitados internos, que siguen siendo prioritarias para la Xunta. Y trasladó la preocupación por los efectos del confinamiento en los niños, planteando la necesidad de buscar una fórmula pactada con los expertos para que puedan salir “de forma controlada, limitada, ocasional y segura, de la mano de su padre o de su madre”.

Aplazar impuestos y agilizar los créditos del ICO

En el ámbito económico, el titular del Gobierno gallego solicitó aplazar los impuestos estatales hasta -como mínimo- un mes después de que finalice el estado de alarma, como la Xunta hizo con los impuestos autonómicos y los cedidos. Del mismo modo, consideró necesario tanto clarificar la venta directa de productos agrícolas y ganaderos en mercados municipales como el impacto de la crisis en el sector marisquero.

En esta misma línea, trasladó la preocupación por el ritmo en el que se están ejecutando los créditos del ICO. De hecho, señaló que algunas entidades financieras no tienen ninguna operación autorizada cuando estos créditos son fundamentales porque, recordó, “hay que pagar impuestos y nóminas”. En consecuencia, pidió que la disponibilidad del ICO se amplíe de una forma más generosa en lugar de distribuirse de 20.000 en 20.000 millones, para darle seguridad a las empresas.

Decisión unilateral del Gobierno de confiscar también los fondos en materia de vivienda

Por último, el presidente de la Xunta reprochó la decisión unilateral del Gobierno central de confiscar los 100 millones de las políticas activas de empleo, y ahora también los presupuestos que las comunidades ya tenían comprometidos en materia de vivienda.

“Si tenemos que dedicar el dinero del plan de vivienda a financiar los programas del Gobierno central, es evidente que estamos yendo en sentido contrario, ya que en vez de acrecentar la confianza entre las comunidades y el Gobierno, estamos acrecentando la desconfianza”, lamentó, remarcando que “no tiene sentido que las decisiones del Gobierno central se financien con fondos de las comunidades autónomas; y esto es decepcionante”.

En esta línea, precisó que estos recursos se le están quitando a muchas familias que contaban con una ayuda para vivienda, y también a los cerca de 3.000 puestos de trabajo que se estima que generan cada año esas subvenciones que ahora están comprometidas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *