Fallece Saturnino Cuquejo, emigrante emprendedor en Venezuela

Fundó varias empresas en el país y también en Galicia, además de impulsar y formar parte de varias iniciativas sociales

Saturnino Cuquejo.

El pasado 15 de junio falleció en Ourense el empresario y emigrante en Venezuela Saturnino Cuquejo a los 93 años de edad.

Nacido en la localidad de Baltar, emigró a Venezuela tras finalizar sus estudios de perito industrial en Madrid. Allí comenzó a trabajar de barrendero, pero en poco tiempo, por su carácter emprendedor, funda su primera empresa a la que seguirían otras en sectores tan diversos como el petrolífero, la construcción o los electrodomésticos. En el país americano llegó a ser conocido como el ‘rey del plástico’ y su progreso fue reconocido con las más altas condecoraciones.

Con otros emigrantes, fundó en Venezuela el club de fútbol Deportivo Galicia, que ganó dos ligas y jugó la Copa Libertadores. Financió el viaje de la banda de música de A Estrada a Caracas y recibió el reconocimiento de la Asociación Fillos e Amigos de A Estrada.

Durante su estancia en Venezuela también pasó por momentos de dificultad ya que vivió dos intentos de secuestro y también tuvo que ayudar en varias ocasiones a liberar amigos que sufrieron esta realidad. También sufrió el régimen chavista ya que varias de sus empresas fueron expropiadas. Estas fueron, entre otras, las razones que llevaron a Saturnino a volver a su querida Galicia, en concreto a Ourense.

En la ciudad de las Burgas también dejó huella con su afán emprendedor, siendo fundador, entre otras empresas, de la Vidriera del Atlántico y consejero del Banco Gallego, experiencia que supuso un duro golpe para él tras la quiebra del banco.

Fue patrono y vicepresidente de la Fundación Amigos de Galicia, que en un comunicado lamentaba el fallecimiento de su querido socio. Este año padeció el covid y le quedaron secuelas mentales y físicas de esta enfermedad.

Viudo desde 2012, tenía tres hijas y nietos que vivían al otro lado del Atlántico. En su última etapa vivió en soledad en su mansión de Santa Mariña, en Ourense.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *