España no respalda ningún golpe militar en Venezuela y reitera la necesidad de elecciones democráticas

No contempla la entrega de Leopoldo López a las autoridades locales ni su desalojo de la residencia del embajador

El pasado 30 de abril, el líder opositor venezolano, Leopoldo López, junto a su esposa Lilian Tintori y a su hija menor solicitaron ser acogidos en la residencia del embajador de España en Venezuela. El Gobierno de España accedió a dicha petición, encontrándose desde entonces en el recinto diplomático en calidad de huéspedes, según informó en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores de España que añadió que Leopoldo López no había solicitado asilo al Gobierno español. 

Las sedes de las Embajadas, incluidas la residencia oficial del embajador, gozan de inmunidad e inviolabilidad conforme a las normas vigentes de Derecho internacional universalmente aceptadas y respetadas. Como tal no pueden acceder a ellas ninguna persona o autoridad que no cuente con la previa autorización del Gobierno al que pertenece la sede diplomática. 

Posteriormente, el 2 de mayo se dictó una orden de detención contra Leopoldo López por parte de las autoridades judiciales venezolanas. En línea con la política española en Venezuela de mantener cauces de diálogo y comunicación con todos los sectores del país, el embajador de España, Jesús Silva, se reunió ese mismo día con el ministro venezolano de Asuntos Exteriores, Jorge Arreaza, con quien analizó la situación.

El Gobierno de España confía en que las relaciones bilaterales entre ambos países no se vean afectadas y su deseo es que se pueda encontrar una solución a la mayor brevedad posible, dejando constancia de que en ningún caso contempla la entrega de Leopoldo López a las autoridades venezolanas ni su desalojo de la residencia del embajador.

El Ejecutivo español mantiene los cauces de comunicación abiertos con todas las partes y reitera su voluntad de contribuir de forma constructiva a una solución democrática y pacífica de la crisis venezolana, apoyando también los esfuerzos del Grupo Internacional de Contacto.

Por su parte, el ministro de Exteriores en funciones, Josep Borrell, lanzó una advertencia a López para que restrinja su actividad política mientras esté alojado en dependencias españolas: “España no va a permitir que su Embajada se convierta en un centro de activismo político”.

Proteger a la colectividad

En otro comunicado del 30 de abril, Exteriores informó de que el Gobierno de España sigue muy de cerca la situación en Venezuela y vela, con todos los medios a su disposición, por garantizar la protección de la colectividad española así como de las empresas españolas. El Ministerio y la Embajada mantendrán los canales de comunicación permanentemente abiertos para garantizar la información y la comunicación con los residentes españoles en Venezuela. La Embajada en Caracas y el Consulado General tienen activados los cauces de atención y protección a la colectividad española, que puede recibir asistencia a través del teléfono de emergencia +584 242090264 y las cuentas de twitter @MAECgob, @EmbEspVenezuela y @ConsEspCaracas.

Por otro lado, la ministra de Educación y FP y portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, explicó tras el Consejo de Ministros del 30 de abril que el Gobierno y el presidente Pedro Sánchez están siguiendo “minuto a minuto” la evolución de los acontecimientos en Venezuela tras la liberación del líder opositor Leopoldo López, que permanecía bajo arresto domiciliario, por militares afines al presidente encargado Juan Guaidó.

Tras desear “que no se produzca un derramamiento de sangre”,  Celaá afirmó que “España no respalda ningún golpe militar”, sino que apoya un proceso democrático pacífico y apuesta por la celebración inmediata de elecciones para la elección de un nuevo presidente.

En este sentido, Celaá reiteró que Juan Guaidó “representa la alternativa” y que para el Ejecutivo español “era y es el representante legitimado para llevar a cabo la transformación en Venezuela”.

Respecto a la colonia española en el país, que asciende a 167.255 inscritos en el Consulado, Celaá señaló que se han activado “todos los cauces consulares de protección” pero que por el momento “todavía no hay razones para tomar ninguna decisión radical que cambie sus formas de vida”.

Archivado en

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *