España duplica el riesgo extremo con una incidencia desatada entre los jóvenes en la quinta ola de covid

La tasa de contagios por 100.000 habitantes a 14 días casi se cuadruplica en solo dos semanas

El patio de Armas del Palacio Real de Madrid acogió el pasado 15 de julio el segundo acto de homenaje a las víctimas del covid en España, centrado en esta ocasión en el personal sanitario fallecido durante la pandemia, con la presencia de los Reyes y el resto de autoridades del Estado.

El Ministerio de Sanidad elevó, el pasado 16 de julio, la cifra total de contagios por Covid-19 en España desde el inicio de la pandemia a 4.100.222. Son 266.354 más respecto al 2 de julio, cuando se registraron 3.833.868. Con esta última actualización, la incidencia acumulada a 14 días pasa a 537,34 casos por cada 100.000 habitantes -superando el máximo de la segunda ola-, frente a los 152,82 del 2 de julio, tras un incremento de más de 220 puntos en solo siete días.

Los jóvenes están siendo, con diferencia, los más afectados durante esta quinta ola. El grupo entre los 20 y los 29 años tiene una incidencia de casi 1.000 puntos y el de 12 a 19 años de cerca de 840. A pesar de estas alarmantes cifras, el dato está bajando tras haber alcanzado topes mayores.

Así el país tiene más del doble de casos necesarios para colocarse en una situación de riesgo extremo, por encima de la incidencia de 250. Por comunidades, 15 se encuentran en riesgo extremo con Cataluña, con más de 1.000 casos por 100.000 habitantes de incidencia acumulada a 14 días, a la cabeza; mientras que Castilla-La Mancha (170,6), Murcia (236,6) y Melilla (158,4) registran incidencias de riesgo alto -entre 150 y 250 casos-. Solo Ceuta se encuentra en riesgo medio -entre 50 y 150 casos- con una incidencia acumulada de 100,9. En Europa, sólo Reino Unido (679,8) supera a España en incidencia, seguidas de Países Bajos (405,8) y Portugal (371,7). En el lado contrario están Rumanía y Polonia (3,0) y Alemania (14,6).

La tasa de positividad en España se sitúa en el 14,26% del total de las pruebas diagnósticas realizadas, cuando la Organización Mundial de la Salud considera que a partir del 5% está descontrolada la transmisión del virus.

Según los datos del Ministerio, 81.096 personas con prueba diagnóstica positiva han fallecido desde que el virus llegó a España, frente a las 80.689 del 21 de junio. Son 407 más, lo que da una media diaria de 29 muertes frente a las 20 de los 14 días anteriores. Hay que recordar que las cifras del Gobierno no incluyen las defunciones con síntomas compatibles pero sin prueba diagnóstica ni los decesos de las residencias, que podrían llevar la cantidad total a cerca de 120.000 víctimas, como reconocen otras fuentes oficiales tras analizar el exceso de mortalidad o las estadísticas de las comunidades.

Actualmente, hay 5.056 pacientes ingresados por Covid-19 en toda España (frente a los 2.412 de hace casi dos semanas) y 586 en UCI (586 el 2 de julio). La presión hospitalaria por el virus se sitúa en el 9,59% (era del 1,99%) y en un 8,23% de las camas UCI (frente al 8,23% de hace 14 días). Preocupa mucho la atención primaria, que está muy saturada por la preponderancia de casos leves e incluso al borde del colapso en Cataluña.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.