Entidades españolas en Uruguay se vuelcan en ayudar a los más afectados por la pandemia

El Espacio Cultural Islas Canarias Uruguay y el Villa Española ponen en marcha iniciativas ejemplares

Donación de Espacio Cultural Islas Canarias ‘Identidad Guanche’ para Confru.

Ollas populares para dar de comer un plato caliente a la familia de los desocupados del barrio o alimentos no perecederos para repartir en albergues de emigrantes que se quedaron sin trabajo en Uruguay son algunas de las formas solidarias con que se expresan los clubes de la colectividad española. Y el pasado 29 de mayo el Villa Española sorprendió a los jugadores visitantes al dejarles libros y plantas en el vestuario para que ellos escogieran los que quisieran llevarse.

La pandemia del coronavirus está destrozando el estado de la sociedad uruguaya, no solamente con la muerte de más de medio centenar de enfermos diariamente, sino también con uno de los más altos niveles de contagios a nivel mundial y con una crisis económica que está provocando un avance sostenido de los niveles de pobreza en todo el país.

Si bien muchos clubes están a punto de cerrar sus puertas definitivamente, inclusive uno de ellos ha despedido al 90% de sus funcionarios, otros están aportando junto a sus directivos y asociados, la ayuda necesaria a los que más precisan por no tener trabajo.

Tal es el caso del Espacio Cultural Islas Canarias Uruguay Identidad Guanche que el 30 de mayo celebró el Día de Canarias y también su cuarto aniversario. Su presidente, Juan Arráiz Padrón, envió un mensaje por las redes sociales en el que explicó cómo desarrollan la divulgación de la cultura e identidad canaria.

Si bien esta institución, la más reciente del colectivo español ya reconocida oficialmente, cuenta con un cuerpo de baile, una rondalla de más de veinte integrantes que une varias generaciones en la música y danza tradicional canaria, ya lleva desde marzo del año pasado sin poder hacer ningún tipo de presentación pública.

Sin embargo, han desarrollado un programa de ayuda a los emigrantes de otros países latinoamericanos que habían arribado a Uruguay y como consecuencia de la pandemia no han podido insertarse en el mercado laboral y son escasas o nulas las ayudas que reciben del Gobierno.

Para ello están apoyando con ropa, juguetes, libros de cuentos y alimentos no perecederos que entregan a las religiosas de Confru, donde viven familias de migrantes con sus hijos.

Cabina de prensa del Villa Española.

La cultura y solidaridad como expresión de un club deportivo

La otra institución que durante toda la pandemia ha contribuido, en este caso en su barrio, ha sido el Club Villa Española que está presidido por Miguel Romero, un chico del barrio que dejó de ser periodista y ocupa gran parte de su vida transformando a una institución que ha formado deportistas de alto nivel. En la actualidad han puesto su premisa en instalar una “cultura de barrio” que comienza desde la ayuda a familias carenciadas, pasando por las ollas populares con viandas calentitas en este frío otoño de pandemia, o libros para los niños del barrio que no tienen otra oportunidad de obtenerlos.

Olla popular en Villa Española.

Así mismo, la austeridad en materia deportiva se volcó también en el fútbol profesional del club, que el año pasado logró el ascenso a la primera división uruguaya y ninguno de los jugadores recibieron ningún premio por ello. “No hay premio porque no podíamos gastar lo que no tenemos. Lo que se les dijo a los jugadores fue que vamos a hacer algo que no se hace: jugamos veinte en la segunda división, pues vamos los 20 a jugar en primera”, recordó el presidente Romero.

Pero la sorpresa se la llevaron este sábado los futbolistas del club Plaza Colonia, que jugó de visitante en el estadio Obdulio Varela de Villa Española, cuando en el vestuario improvisado por medidas sanitarias del Gobierno uruguayo, encontraron una treintena de libros que pensaron estaban allí para entretenerse antes del partido.

Sin embargo, les dijeron que era el regalo del club para sus rivales que, además, se llevaron una victoria por 3 a 1. “Nos recibió espectacular el Villa. Yo me traje Rebelde sin causa que es un libro sobre la vida de Maradona. También nos regalaron unas plantitas de zapallo y tomate. Están haciendo un muy buen trabajo y bien le dicen que es el equipo del pueblo” comentó el lateral del equipo de Colonia Haibrany, Ruiz Díaz.

El exvolante de la selección uruguaya, Álvaro Fernández, que hizo un golazo espectacular que le dio la victoria a los ‘pata blanca’, confesó que le pareció una “muy buena iniciativa, fue una linda sorpresa llegar al improvisado vestuario y encontrar los libros que nos dijeron que nos podíamos llevar, es una iniciativa muy buena para todo el fútbol por la forma de esperar al equipo visitante”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *