En Alemania hay 6,2 millones de usuarios potenciales de español

De ellos, 400.000 son hablantes nativos y 800.000 estudiantes

Actualmente hay 6,2 millones de hispanohablantes que son usuarios potenciales de español en Alemania. De ellos, unos 400.000 son hablantes nativos, el 6% del total. El resto, más de 5,5 millones, son hispanohablantes que tienen competencia limitada o lo estudian (están en proceso de aprendizaje), sea en la enseñanza reglada o no.

Estos datos se recogen en el libro Demolingüística del español en Alemania,un exhaustivo examen de la situación de nuestra lengua en ese país publicado por el Instituto Cervantes dentro de la nueva colección El español en Europa que a través de una docena de volúmenes estudiará su evolución en diferentes áreas y países. Se trata de un proyecto sin precedentes para conocer la realidad y perspectivas de la lengua de Cervantes y, con ello, contribuir a su conocimiento y refuerzo en el viejo continente.

El director del Cervantes, Luis García Montero; la directora académica, Carmen Pastor Villalba, y los directores científicos de Demolingüística del español en Alemania, Francisco Moreno Fernández y Óscar Loureda (ambos, desde la Universidad alemana de Heidelberg), presentaron la colección y el primero de sus volúmenes, que ya puede leerse completo, de manera libre y gratuita, en la página del Centro Virtual Cervantes.

El libro cuenta con de numerosos mapas, cuadros y gráficos ilustrativos que ayudan a comprender la presencia del español en Alemania, donde hay 6,2 millones de usuarios potenciales.

Luis García Montero dijo que el libro que hoy se “bautiza” es solo “un primer paso” de un proyecto muy ambicioso en el que colaborarán 44 universidades europeas y un centenar de investigadores, para trazar un detallado mapa de la presencia y retos del español en nuestro continente.

El director del Instituto destacó “el rigor y la amenidad” de este volumen que se presenta precisamente en el año en el que el organismo cumple 30 años.

Después de este primer libro sobre Alemania, la colección continuará con volúmenes dedicados a Suiza (este será el segundo, y se espera terminarlo en unos meses), Francia, Italia, Reino Unido, Portugal, Bélgica-Países Bajos, Europa central, Europa del Este o los países nórdicos, entre otros. Todo ello, formará “un gran mosaico” sobre el español en el continente, dijo Francisco Moreno Fernández. “Es la primera vez que se aborda una investigación de esta envergadura”, afirmó.

Después de América, Europa es el continente en el que más se habla y se estudia el español. El español es una de las 24 lenguas oficiales de la Unión Europea y es la cuarta más usada, con un 8% de hablantes nativos, situándose después del alemán (20%), el francés (15%) y el italiano (13%), ya sin el Reino Unido con el que el inglés representaba el 13%.

En los países europeos estudian español más de cinco millones de personas, con Francia, Alemania e Italia a la cabeza. Hay más de 32 millones de hispanohablantes repartidos por los países de la Unión Europea y en el Reino Unido.

Datos sobre Alemania

En cuanto a la presencia en Alemania, actualmente hay 6,2 millones de hispanohablantes que son usuarios potenciales de español, según explicó Óscar Loureda. De ellos, unos 400.000 son hablantes nativos (el 6% del total); el resto, más de 5,5 millones, son hispanohablantes que tienen competencia limitada o lo estudian (están en proceso de aprendizaje), sea en la enseñanza reglada o no.

Según desvela el libro, elaborado por el Cervantes en coedición con la Universidad de Heidelberg (Alemania) y la Universidad de Zúrich (Suiza), la comunidad inmigrante nativa la forman unas 300.000 personas, principalmente procedentes de España, México y Colombia, que representan solo el 2,5% del total de inmigrantes en Alemania.

Casi todos ellos (9 de cada 10) se concentran en siete de los 16 estados, en las ciudades más pobladas y desarrolladas, como Berlín, Hamburgo, Múnich… Destaca que la mayoría son jóvenes (tienen de media cuatro años menos que otros inmigrantes) y hay más mujeres que hombres, una excepción a la pauta habitual en el mundo.

Tienen un alto grado de integración social, no se sienten como grupo exógeno y mantienen estrecho contacto con otras lenguas. Es una migración reciente: casi la mitad de los hispanohablantes migrantes llevan menos de cinco años en Alemania.

Los hijos y nietos de la inmigración hispanohablante intentan mantener el vínculo cultural y lingüístico con sus raíces, lo que se facilita por la labor de las numerosas aulas de lengua y cultura extranjeras, si bien el nivel de español que consiguen es limitado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *