El Tribunal Económico-Administrativo Central dictamina que las aportaciones al seguro médico y a la dependencia en Alemania son gastos deducibles

La resolución fija el criterio que debe aplicar la Agencia Tributaria española en el cálculo del impuesto sobre la renta de los retornados que perciban una pensión de aquel país / Tiene efectos retroactivos por lo que se podrán reclamar las cantidades indebidamente cobradas en los últimos cuatro años

Imagen de archivo de una manifestación de emigrantes retornados contra el trato fiscal que reciben por parte de la Agencia Tributaria.

El Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) ha dictaminado que los gastos que la Seguridad Social alemana detrae de la pensión que perciben los emigrantes retornados en España en concepto de seguro de enfermedad obligatorio y seguro de asistencia social o dependencia deben ser considerados como gastos deducibles a la hora de calcular el impuesto sobre la renta.

Con esta resolución, que lleva fecha de 23 de marzo de 2021, el TEAC fija y unifica el criterio que a partir de ahora deberá seguir la Agencia Tributaria en el cálculo del IRPF de los emigrantes retornados a España que perciben una pensión de Alemania.

Cabe destacar que el dictamen tiene efectos retroactivos por lo que todas las personas a las que Hacienda no les haya dejado deducir estos gastos pueden presentar una reclamación sobre los últimos cuatros años. La resolución tiene efecto inmediato y los afectados deberán presentar la documentación correspondiente que justifique la cantidad detraída por Alemania en concepto de seguro de enfermedad obligatorio y seguro de asistencia social.

La decisión del TEAC afecta no solo a los ciudadanos españoles sino también a todos aquellos que tengan su residencia fiscal en España y perciban una pensión de Alemania, independientemente de su nacionalidad.

En su dictamen, el TEAC explica que la Seguridad Social alemana está basada en cinco ramas: el seguro de enfermedad, el seguro de dependencia, el seguro de pensiones, el seguro de desempleo y el seguro de accidentes y que, por lo tanto, las aportaciones realizadas a cualquiera de ellas deben ser consideradas sin dudas como aportaciones a la Seguridad Social y, por lo tanto, ser consideradas como gastos deducibles.

Desde la Agencia Tributaria alegaron que la mención que se hace en el artículo 19.2 a) de la Ley del IRPF a las cotizaciones a la Seguridad Social como gastos deducibles se refiere únicamente a las aportaciones realizadas a la Seguridad Social española, criterio rechazado por el TEAC que indica que la propia Agencia Tributaria varía en la interpretación que hace de esa mención según le convenga y dicho artículo abarca a las seguridades sociales u organismos equivalentes de cualquier país.

También considera el TEAC que la parte de la pensión que obligatoriamente detrae el Estado alemán para el pago del seguro de enfermedad y del seguro de dependencia no debe considerarse como una renta del contribuyente y, por lo tanto, no debe ser objeto del impuesto.

Asimismo, el TEAC asume que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (según la sentencia 23/04/2009) habría rechazado el criterio de la Agencia Tributaria en este caso al considerarlo contrario al Tratado de la Unión Europea. En la resolución citada el TJUE dejó claro que se oponía a cualquier normativa de un estado de la UE que vincule la concesión del derecho a deducir del impuesto sobre la renta las cotizaciones al seguro de enfermedad abonadas al requisito de que las cotizaciones se abonen en dicho Estado miembro con arreglo a disposiciones de Derecho nacional.

Una mejora para los retornados

La Secretaría Provincial de Emigración del PSdeG-PSOE de Ourense informó de esta noticia en una rueda de prensa el miércoles 31 de marzo. Su responsable, Luís Gulín, destacó que estiman que entre el 30% y el 40% de los 10.000 emigrantes retornados que residen en Ourense cobran una pensión de Alemania, por lo que valoró que la resolución tendrá un impacto muy positivo en la provincia.

“Una persona que gane en torno a 1.000 euros mensuales contribuye con una media de 100 euros para esas cotizaciones, unos 1.200 euros anuales. Además, Hacienda retrae otros 600 o 700 euros porque computa esas cotizaciones cómo parte de la pensión”, explicó Díaz, que denunció que cada año los pensionistas pierden “alrededor del 20% de sus ingresos”, lo que suponen una carga fiscal “muy elevada”, por lo que hizo un llamamiento a todos los emigrantes retornados que se encuentren en esta situación a que reclamen.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *