El sistema de participación provoca confusión entre los electores residentes en Uruguay

Solo el 40% de quienes rogaron el voto en Montevideo pudieron ejercer su derecho en los comicios gallegos / En París rogaron el sufragio 950 personas y votaron 720

Juan Varela fue el primero en votar en Montevideo.

Poco más del 40% de los votos rogados para las elecciones gallegas y vascas fueron recogidos por el Consulado español en Montevideo, según información oficial que aún no detalló el conteo de los sufragios del sábado y domingo que el lunes día 13 se enviaron a España.

Además, como viene siendo habitual, el sistema de voto exterior sigue provocando la confusión entre los electores y los hay que, después de acudir al Consulado no pueden votar por incumplir alguno de los múltiples requisitos que se exigen para hacerlo.

Si bien apenas 779 electores rogaron el voto de los más de 45.000 habilitados para las elecciones autonómicas de Galicia y el País Vasco en Uruguay, quienes consiguieron sufragar no alcanzaban a la mitad según los datos proporcionados por las autoridades.

La información oficial proporcionada por el cónsul José Rodríguez Moyano, no tiene en cuenta aún el conteo que se realizará con los votos recibidos el sábado y domingo, de los que, además de presenciales, también se incorporan una remesa más del correo uruguayo.

Los vascos que habían solicitado ejercer su derecho al voto, en total eran seis, de los que hasta el viernes solamente tres habían enviado su voto por correo y ninguno deposito en urna su sufragio.

Suerte similar tuvieron los gallegos que hasta el viernes apenas superaban el 40% de los rogados, 338 votos de los que 311 llegaron por correo y tan solo 27 fueron presenciales.

El lunes 13 de julio el personal del Consulado realizó el conteo definitivo y remitió a España todos los votos que definitivamente serán escrutados el 17 en el País Vasco y el 20 de julio en Galicia.

Un hijo de emigrantes coruñeses, Juan Varela, fue el primero en depositar su voto en la urna instalada en el Consulado de Montevideo. A las 10.40 horas del miércoles 8 de julio entregó su pasaporte y tras verificar su identidad fue autorizado a depositar el voto que contiene la hoja de inscripción en el censo electoral, fotocopia del documento y el sobre que el 20 de julio será escrutado junto a todos los votos gallegos de la diáspora.

Luego llegaría María del Carmen García y su hijo, también descendientes de coruñeses que fueron completando así los tres primeros votos. Tras ellos apareció Celsa, una pontevedresa de Redondela que “me trajeron en 1952”, la que confesó que no le fue difícil rogar el voto: “En las últimas no me vino, pero de esta vez me llegaron a tiempo”. “Para mi es importante votar porque tengo mucha familia allá, tengo primas, sobrinos”, afirmó.

Un caso similar fue el de Rómulo Varela, hermano del primer votante en Montevideo, quien dijo que no fue difícil pedir el voto, aunque no quiso dar detalles de cómo lo hizo.

Después Gerardo Roade, pontevedrés, que pretendía depositar también el voto de su esposa, a lo que los funcionarios del Consulado le explicaron que no podía hacerlo ya que allí era un trámite personal, aunque si podía dejarlo en el correo uruguayo.

Fueron a votar sin rogar

Una emigrante septuagenaria quería votar mostrando la carta de la Oficina del Censo Electoral que había recibido, por lo que tras recibir la explicación de los funcionarios de que debería haber rogado el voto, se marchó aprovechando la ocasión “para renovar el pasaporte”, confesando que “no hay mal que por bien no venga”.

Estos inconvenientes dejan al descubierto la denunciada traba para ejercer el derecho al voto que tiene la colectividad española en el exterior.

Mientras transcurría la primera jornada de recepción de votos, llegó el presidente del Club Español de Maldonado, Javier Carballal, quien también es vicepresidente de la Federación de Instituciones Españolas del Uruguay y miembro del Consejo de Residentes Españoles (CRE), quien también se topó con un paredón que no pudo superar para ejercer su derecho al voto.

Luego de ser atendido por el personal del Consulado que le explicaron cordialmente la situación, confesó que “a mí no me había llegado el voto para sufragar, por eso decidí venir a la Embajada a votar” pero se encontró con que no había rogado el voto en tiempo y forma, por tanto, no recibiría la documentación para votar en las elecciones al Parlamento gallego.

Carballal está armando la campaña para a fines de septiembre competir por la alcaldía de Punta del Este, por lo que en el apuro interpretó el aviso de la oficina electoral como si estuviera habilitado a votar en el Consulado.

“Es una lucha de la emigración tener el derecho al voto” expresó tras no conseguir ejercerlo, espetando que “en una democracia rogar el voto me parece que no es lo más correcto. Por eso la emigración está trabajando con muchas ganas reclamando este derecho, a veces con oídos sordos de las autoridades, pero siempre la gestión la seguiremos haciendo, y esperemos que esta situación se revea y recapaciten para que lleguen las listas de votación a todos los habilitados para votar como llegaban antiguamente y luego pudiéramos, con todos los controles necesarios, ejercer nuestro derecho”.

Otros datos

En el Consulado de España en París se recibieron 492 votos de ciudadanos gallegos de los cuales 36 se depositaron en urna y 456 se recibieron por correo. De votantes vascos se recibieron 228 sobres con el voto de los cuales 3 se introdujeron en la urna y 225 fueron por correo. En total rogaron el voto en esta demarcación consular 915 personas y ejercieron su derecho 720.

UN comentario en “El sistema de participación provoca confusión entre los electores residentes en Uruguay

  1. Hace años que venimos reclamando la reforma de la Ley electoral (LOREG) y la derogación del voto rogado. Ya vale de tanto maltrato a la ciudadanía exterior española.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *