El Rey renuncia a la herencia de su padre y le retira su asignación por sus supuestas cuentas en Suiza

Felipe VI quiere evidenciar que Don Juan Carlos actuó de espaldas a él y reivindicar la apuesta por una “conducta íntegra y transparente”

El Rey renuncia a la herencia de su padre, Juan Carlos I y le retira la asignación salarial con la que contaba hasta ahora proveniente del dinero público (194.232 euros durante 2018). Así lo comunicó ayer La Zarzuela en un comunicado después de que el diario británico ‘The Telegraph’ informase de que Felipe VI aparecía como segundo beneficiario de la fundación offshore ­–Fundación Lucum, creada en mayo de 2008 en Panamá– vinculada a su padre y que aparece como titular de la millones de dólares) de Arabia Saudí al rey emérito. En el caso de muerte de Felipe VI, los beneficiarios serían sus hijas Leonor y Sofía y sus hermanas Cristina y Elena.

Con esta decisión sin precedentes, Felipe VI se desvincula de cualquier negocio que pudiera tener su padre en el extranjero. La retirada al Rey emérito de la asignación salarial del Presupuesto del Estado tiene solo un único precedente, en la retirada del ducado de Palma de Mallorca a su hermana Cristina, en junio de 2015.

El Rey ha querido evidenciar que su padre actuó de espaldas a él y se ha visto obligado a reivindicar la apuesta por una “conducta íntegra, honesta y transparente” que hizo en su coronación, en un ejercicio donde pretende salvar a la Corona intentando contraponer su “ejemplaridad” frente a las actuaciones del que fuera Rey de España durante cuatro décadas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *