El Rey Juan Carlos abandona España ante la polémica suscitada por sus supuestos fondos en paraísos fiscales

Felipe VI agradece la decisión de su padre y remarca la contribución histórica de su reinado a la democracia

El Rey Juan Carlos y Doña Sofía en un concierto en 2018.

La Casa Real hizo público el 3 de agosto un comunicado del Rey Felipe VI que incluye una carta en la que el Rey Juan Carlos comunica a su hijo la decisión de trasladar su residencia fuera de España. Posteriormente, trascendió que el monarca de 84 años abandonó el Palacio de la Zarzuela, su residencia durante casi seis décadas, el pasado 1 de agosto sin que se conozca todavía dónde se ha instalado. Se trata de una decisión de carácter personal del Rey emérito que no incumbe a la Reina Sofía, que sigue instalada en la Zarzuela y mantendrá su actividad institucional.

“Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España”, reza el párrafo central de la carta, que deja traslucir el deseo de una salida temporal del país tras recordar su retirada de los actos públicos hace algo más de un año, el 27 de mayo y tras haber abdicado la Corona en su hijo, Felipe VI, el 2 de junio de 2014.

Previamente, Don Juan Carlos justifica esta decisión. “Con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad. Mi legado, y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen”, asegura el Rey Juan Carlos en su escrito.

“Una decisión que tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad. He sido Rey de España durante casi cuarenta años y, durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona”, añade antes de cerrar la carta: “Con mi lealtad de siempre. Con el cariño y afecto de siempre, tu padre”.

Respeto y agradecimiento

El comunicado de la Casa Real explica que el Rey de España le transmitió a Don Juan Carlos “su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión”. Además, Felipe VI aprovechó el escrito para “remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia; y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico”.

La salida del Rey emérito de España se produce en plena investigación de la Fiscalía del Tribunal Supremo por presunto cobro de comisiones ilegales y otros posibles delitos derivados como fraude a la Hacienda Pública o blanqueo de capitales. Y llega después de varias semanas de goteo constante de informaciones sobre sus presuntos negocios opacos y sucesivos mensajes del Gobierno, con su presidente, Pedro Sánchez, a la cabeza entre los que dejaban entrever la inminencia de un anuncio de este tipo. De hecho, Sánchez se había referido en una comparecencia pública a las “informaciones inquietantes y perturbadoras” que rodeaban al exjefe del Estado y había pedido a su sucesor que dé “pasos de ejemplaridad”.

Empezaron a surgir las sospechas de negocios turbios cuando afloró una grabación entre Corinna Larsen y el excomisario José Villarejo en la que la que fue amiga íntima del Rey emérito le acusaba de tener cuentas en Suiza y de utilizarla como testaferro tras el supuesto cobro de 65 millones de euros de origen saudí como comisión por la obra conocida como el ‘AVE del desierto. Fue la espita de un cúmulo de informaciones que llevó a Felipe VI a distanciarse de su padre al renunciar a su herencia y retirarle la retribución del Estado el pasado mes de marzo, aunque manteniéndole como miembro de la Familia Real con la consideración de Rey.

No está investigado formalmente

El Rey de España durante casi cuarenta años abandona Zarzuela tras más de 57 años viviendo en ese palacio. De momento, el Ministerio Público está estudiando la documentación remitida por las autoridades suizas sobre la investigación que mantienen allí abierta por el supuesto cobro de comisiones y que afectaría a Juan Carlos I, y está a la espera de recibir más información.

Fuentes de la Fiscalía explican que el hecho de que haya decidido fijar su residencia fuera de España no tiene por qué perjudicar en principio a la investigación, que continúa centrada en el examen de la documentación suiza. En todo caso, lo que se investigan son posibles conductas cometidas después de la abdicación de Don Juan Carlos, en junio de 2014, relacionadas con el movimiento del dinero y que podrían constituir delitos de blanqueo de capitales y contra la Hacienda Pública.

Se trata de una fase de investigación previa en la que se dirime si la cuestión debe archivarse o si hay materia como para dar traslado a la Sala de lo Penal del Supremo, tribunal ante el que el Rey emérito está aforado desde su abdicación. El fiscal encargado del caso no ha dado ningún paso concreto de momento, por lo que Don Juan Carlos no está investigado formalmente.

Don Juan Carlos, según comunicó su abogado, permanece “a disposición del Ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que considere oportuna”.

Enfrentamiento entre los socios de Gobierno

Tras la salida de Juan Carlos I de España, el PSOE y Unidas Podemos (UP) reaccionaron de forma diametralmente opuesta. Los socios en el Gobierno llegaron incluso al enfrentamiento por sus diferentes posiciones. De un lado, Pedro Sánchez y la vicepresidenta primera Carmen Calvo así como voces autorizadas del PSOE defendieron la actuación del Rey Felipe VI en esta crisis por su ejemplaridad y transparencia y el papel de la Corona en la democracia española. Incluso Sánchez se vio obligado a dirigir una carta a la militancia socialista defendiendo la monarquía como parte de la Constitución.

Todo lo contrario que Podemos, a quienes fuentes socialistas acusan de querer ocultar sus irregularidades financieras destapadas por el Tribunal de Cuentas y problemas internos que investigan la Justicia. UP, como los socios nacionalistas e independentistas de la investidura, cuestionó el papel de Felipe VI y le pidió explicaciones, además de aprovechar para pedir el fin de la monarquía.

2 comentarios en “El Rey Juan Carlos abandona España ante la polémica suscitada por sus supuestos fondos en paraísos fiscales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *