El PNV gana las elecciones vascas en número de votos pero empata a 27 escaños con EH Bildu

El PNV consigue una exigua victoria tras presentar a un nuevo candidato, Imanol Pradales / Bildu obtiene su mejor resultado y se impone en dos provincias / PSOE y PP crecen, Vox se mantiene y aparece Sumar ante la desaparición de Podemos

Celebración del PNV de los resultados con Imanol Pradales en el centro, detrás del atril.

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) logró una mínima victoria en las elecciones al Parlamento Vasco del pasado 21 de abril que le supo a gloria, puesto que se prevé que gobierne de nuevo con el apoyo de los socialistas vascos del PSE y porque muchos sondeos pronosticaban un posible sorpasso de EH Bildu. Finalmente, ambas formaciones empataron en número de escaños, 27, pero el PNV obtuvo cerca de 29.000 sufragios más y casi tres puntos porcentuales más de apoyo ciudadano, a falta del recuento del voto de los residentes en el extranjero, que se llevará a cabo el próximo 26 de abril.

Los nacionalistas vascos recibieron un toque de atención del electorado, mientras que Bildu se benefició del ‘blanqueamiento’ proporcionado estos últimos años por el propio PNV y, sobre todo, por el PSOE que lo ha normalizado como socio en Madrid y Navarra, a pesar de su simpatía con la banda terrorista ETA.

La participación se quedó en el 62,52%, a falta de los sufragios del exterior, mientras que en los anteriores comicios del 12 de julio de 2020 fue del 50,78%, en plena pandemia de covid-19.

Resultados de las elecciones al Parlamento vasco del 21 de abril.

El PNV obtuvo 370.554 votos, el 35,22%, y 27 escaños frente a los 349.960, el 39,07%, y 31 diputados de las anteriores elecciones. Así, su candidato Imanol Pradales, que sustituyó a Íñigo Urkullu, será previsiblemente el ‘lehendakari’ (presidente del Gobierno vasco en euskara) tras las tres veces consecutivas de su antecesor.

Podría volver a conformar coalición con el Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) o incluso decantarse por la izquierda abetzale de EH Bildu, que estuvo muy cerca de convertirse en la primera fuerza en la Cámara vasca. Los herederos de Batasuna, con integrantes de la banda terrorista ETA en sus listas y que no han renegado de sus actos, alcanzaron su mejor resultado con 341.735 votos, el 32,48%, y 27 escaños frente a los 249.580, el 28,86%, y 21 actas de diputado de 2020. Así, el nacionalismo vasco se refuerza levemente al sumar el 67,70% de los sufragios el PNV y Bildu, cuando cuatro años antes fue el 66,96%.

El PSE obtiene réditos a sus acuerdos con el PNV en la Comunidad y con los nacionalistas e independentistas en Madrid hasta llegar a los 149.660 votos, el 14,22%, y 12 escaños cuando en los anteriores comicios lograron 10 diputados con 122.248 sufragios, el 13,65%.  También creció el Partido Popular que logra 97.149 votos, el 9,23%, y 7 diputados cuando en 2020, a pesar de concurrir en coalición con Ciudadanos -que ahora no se presentó-, se quedó en 60.650 votos, el 6,77%, y 6 escaños.

En quinto lugar aparece Sumar, que se estrena en el Parlamento, con 35.092 papeletas, el 3,34%, y un escaño. Cabe señalar que la división penalizó de nuevo a la izquierda de la izquierda estatal del PSOE, pues Podemos no logró representación a pesar de que hace cuatro años tuvo cerca de 72.000 votos y 6 escaños y en 2016, 157.334 y 11 diputados. Por último, Vox revalidó el acta que había conseguido en 2020 al obtener 21.396 votos, el 2,03%, frente a los 17.569, el 1,96%, de la anterior cita con las urnas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.