El Museo de la Emigración de Colombres inaugura una sala dedicada al Ateneo Español de México, una de las instituciones más señeras del exilio republicano

Al acto acudió el secretario de Estado de Migraciones, Jesús Perea

Francisco Rodríguez, Antonio Suárez, Delia Losa, Jesús Perea, Jesús Bordás, Paz Fernández Felgueroso y Rafael Segura, este miércoles frente a la Quinta Guadalupe, sede del Archivo de Indianos.

El Museo de la Emigración de Colombres, en la localidad asturiana de Ribadedeva, inauguró el pasado 20 de octubre una sala dedicada al Ateneo Español de México, entidad que fue creara en 1949 por exiliados republicanos que tuvieron que abandonar España tras la guerra civil.

En el acto estuvo presente el secretario de Estado de Migraciones, Jesús Perea, que destacó en su intervención que este nuevo espacio “es un testimonio de la hermandad entre dos países unidos por la historia y por el porvenir de lo que tenemos que hacer juntos”. Perea, que calificó la jornada como “inolvidable”, destacó también que la memoria del exilio “nos reconcilia con los que somos y con la tierra que fuimos”.

Perea, que acudió acompañado por el subdirector general de Emigración, José Julio Rodríguez, asistió a este acto que, de algún modo, quería ser un paso de página: el adiós a los tiempos de pandemia y el ingreso en una nueva etapa de la Fundación Archivo de Indianos marcada por una apertura al mundo a través de las redes sociales y la aspiración a alcanzar los 20.000 visitantes anuales.

Intervención del secretario de Estado de Migraciones, Jesús Perea.

El Ateneo Español en México fue creado en 1949 por republicanos que tuvieron que abandonar España tras la Guerra Civil. Hasta 20.000 exiliados llegaron a México y “la comunidad asturiana fue importante”, apuntó el presidente del Ateneo, Ernesto Casanova.

En la nueva sala dedicada se recogen paneles y vídeos explicativos, fotos, libros, revistas, un retrato de Lázaro Cárdenas, el presidente de México (1934-40) que abrió las puertas de su país a los intelectuales, artistas y políticos que tuvieron que dejar España tras la guerra civil. Esta es una parte del contenido del espacio habilitado en la Quinta Guadalupe, palacete construido en 1906 por el emigrante Íñigo Noriega Laso donde tiene su sede el Museo de la Emigración y la Fundación Archivo de Indianos, entidad que lo gestiona.

En al acto de presentación de la nueva sala, el empresario Francisco Rodríguez, presidente del patronato de la Fundación, hiló un discurso que gira en torno a una cifra: “Hay 500 millones de personas en el mundo que hablan español. Nos gustaría que Colombres fuera el símbolo de todo eso, porque aquí está la raíz de toda la hispanidad. Y creemos que eso es posible”.

Jesús Perea, Ernesto Casanova y Delia Losa observan los paneles de la nueva sala.

El empresario asturmexicano Antonio Suárez, presidente de la Asociación de Amigos del Archivo de Indianos, destacó que el Ateneo Español de México fue impulsado por un grupo de españoles “que fueron una inyección de cultura” para su país de acogida. “Este acercamiento es muy conveniente porque estamos en momentos de sumar. Esta es la casa de todos los emigrantes españoles”, enfatizó Antonio Suárez. Y añadió: “Hemos logrado consolidar económicamente el museo y ahora queremos hacer un proyecto fuerte de expansión a través de las redes sociales”. Ernesto Casanova Caloto, presidente del Ateneo Español de México, subrayó que “estrechar los vínculos entre España, México y otros países propicia un enriquecimiento cultural”.

Un momento del acto.

Al acto asistieron, además de las autoridades citadas, la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa; la presidenta del PP en Asturias, Teresa Mallada, y su antecesor Isidro Fernández Rozada; y la presidenta del Consejo de Comunidades Asturianas, María Antonia Fernández Felgueroso.

Reunión del patronato

Por otro lado, el presidente del patronato de la Fundación Archivo de Indianos, Francisco Rodríguez, se refirió también a la última reunión de este órgano. Hizo hincapié en que “quedó constatado que las cuentas están en orden, que los proyectos valen la pena y que las esperanzas están absolutamente abiertas”. Santiago González Romero, director gerente de la Fundación, explicó que los números aprobados recogen un prepuesto para el año 2022 que asciende a 498.000 euros, lo que implica un incremento de unos 100.000 euros con relación al ejercicio en curso.

El patronato acordó organizar una presentación de la Fundación en la República Dominicana, institucionalizar Colombres como eje de la colaboración entre Asturias y Cantabria, y una medida de apariencia más doméstica, pero muy significativa: construir en Quinta Guadalupe un ascensor que pase por todas las plantas de la casa y facilite la accesibilidad de las personas con movilidad reducida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *