El ministro del Interior cesa al jefe de la Guardia Civil en Madrid por “pérdida de confianza”

Por no informar de la investigación judicial sobre el 8-M al Gobierno

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha destituido al jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, el coronel Diego Pérez de los Cobos, por “pérdida de confianza” aunque sectores del Instituto Armado relacionan el cese con los informes judicializados y declarados secretos sobre la manifestación feminista del 8 de marzo y la gestión del alto cargo del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ante la pandemia de Covid-19 y la negativa de Pérez de los Cobos de informar al ministro.

De hecho, la juez que investiga la posible incidencia de la manifestación del 8-M en Madrid en la pandemia por Covid-19, Carmen Rodríguez-Medel, ha remitido un oficio a la Secretaría de Estado de Seguridad, publicado por el diario digital El Español, recordando que desde que inició esta investigación, el pasado 25 de marzo, “dio orden expresa a la Policía Judicial actuante de guardar rigurosa reserva sobre la evolución y resultado de las concretas investigaciones que les hubiera sido encomendadas, así como de todas las informaciones que, a través de ellas, obtengan”.

El oficio coincidió con la jornada en la que se conoció la decisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de cesar “por pérdida de confianza” al jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Madrid, coronel Diego Pérez de los Cobos.

La juez, que mantiene abiertas unas diligencias en las que ha encargado a la Guardia Civil que investigue cómo actuaron las autoridades sanitarias y la Delegación del Gobierno durante el origen de la pandemia, ha citado a declarar como imputado el próximo 5 de junio al delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, José Manuel Franco, por permitir concentraciones multitudinarias los días previos a la declaración del estado de alarma, entre ellas la marcha del 8 de marzo por el Día Internacional de la Mujer, desoyendo las advertencias de riesgo de contagio por coronavirus.

Además, Rodríguez-Medel también recuerda que ya “enfatizó” que cualquier nota de prensa que desde Guardia Civil quisiera hacerse pública “debería contar previamente” con su autorización y que sería ella quien decidiría “no sólo el hecho en sí de facilitar dicha nota sino también su concreto contenido”. En esta misma línea, la magistrada advierte al secretario de Estado que la infracción de este deber “debe ser corregida disciplinariamente, sin perjuicio de otras responsabilidades a que la misma pudiere dar lugar”, entre las que se contemplan las responsabilidades penales. En caso de producirse estas últimas, “podría dar lugar a la correspondiente investigación por parte de este juzgado”, según establece el real decreto que regula el funcionamiento de la Policía Judicial.

Dimite el número dos de la Guardia Civil

Por otro lado, el director adjunto operativo (DAO) de la Guardia Civil, general Laurentino Ceña, ha presentado su dimisión hoy, un día después que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, cesara de su puesto en la jefatura de la Comandancia de Madrid al coronel Diego Pérez de los Cobos. La renuncia se interpreta como que el general Ceña entiende el cese de Pérez de los Cobos como una injerencia del poder político en una actuación policial bajo batuta judicial.

Responsable del dispositivo policial con motivo del referéndum ilegal del 1-O en Cataluña

El coronel Diego Pérez de los Cobos juró en abril de 2018 su cargo como jefe de la comandancia madrileña en sustitución de Santiago Caballero, que dejó este puesto tras ascender a general.

Pero quizás su relevancia mediática se deba a que coordinó el dispositivo policial con motivo del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 en Cataluña, ya que en ese momento era el director del Gabinete de Coordinación y Estudios dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad.

Pérez de los Cobos fue un testigo esencial en el juicio del ‘procés’ en el Tribunal Supremo, donde criticó duramente la actuación de los Mossos d’Esquadra durante el 1-0 y que calificó de “insuficiente, inadecuada e ineficaz”, “una estafa”.

El ahora cesado también compareció en el juicio contra el mayor Josep Lluís Trapero y la cúpula de los Mossos en la Audiencia Nacional -suspendido temporalmente por la pandemia del coronavirus, donde aseguró que Trapero estaba alienado con los convocantes de la consulta ilegal del 1-O.

No es el primer mando del instituto armado al que destituye Marlaska por falta de confianza.

El 2 de agosto de 2018, a propuesta de la entonces secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, y del que era director del instituto armado, Félix Azón, cesó al coronel de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil Manuel Sánchez Corbí. La razón fue la filtración de una comunicación interna en la que Corbí informaba de que se había agotado la caja de fondos reservados correspondientes a la unidad, algo que Marlaska no toleró, pese a que su relación venía de años por sus respectivos papeles en la lucha contra ETA.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *