El Instituto Cervantes, el Ramon Llull, el Etxepare y el Consello da Cultura Galega colaborarán en la promoción de las lenguas cooficiales

Firman el primer acuerdo a cuatro bandas para apoyar la diversidad lingüística y la pluralidad cultural de España tanto dentro como fuera del país

Luis García Montero, Iolanda Batallé, Rosario Álvarez e Irene Larraza.

Apoyo a la diversidad lingüística de España y respeto a su realidad pluricultural a través del diálogo y el entendimiento. Esos son los objetivos principales del primer acuerdo de colaboración que el pasado 26 de mayo firmaron el Instituto Cervantes y las instituciones que promocionan las lenguas y la cultura catalana, gallega y vasca. Lo suscribieron, a distancia y de manera digital, el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero; la directora del Institut Ramon Llull, Iolanda Batallé; la presidenta del Consello da Cultura Galega, Rosario Álvarez Blanco, y la directora del Instituto Vasco Etxepare, Irene Larraza.

Los cuatro mantuvieron un diálogo por videoconferencia, con preguntas de los medios informativos, con el que quiso transmitir “una imagen de la cultura española llena de pluralidad y orgullosa de su riqueza y su diversidad”, dijo Luis García Montero.

El acuerdo suscrito sienta las bases para una cooperación entre los cuatro organismos, porque “defender la pluralidad es defender la legitimidad de las identidades”, aseguró el responsable del Cervantes. Con una vigencia de cuatro años prorrogables, el texto –firmado en castellano, catalán, gallego y euskera– establece un marco de colaboración para promover dichas lenguas y sus culturas tanto en España como en el exterior.

Entre otras posibles actuaciones concretas, García Montero apuntó que la Feria Internacional del Libro de Fráncfort (Alemania), que en 2021 tendrá a España como país invitado, será una ocasión de oro para que participen y sean visibles las literaturas en castellano, catalán, gallego y euskera.

“Complementarias, no excluyentes”

La presidenta del Consello da Cultura Galega instó a “tender puentes de conocimiento mutuo”. No debemos, afirmó Álvarez Blanco, “concebir las lenguas como barreras ni como armas políticas de confinamiento” sino como “formas complementarias, no excluyentes, de ver el mundo”.

La directora del Etxepare afirmó que “la diversidad es una forma de entendimiento” y abogó por “trabajar por la universalización de nuestras lenguas y culturas”, llevando a cabo una activa labor de transmisión para divulgarlas.

la responsable del Ramon Llull, Iolanda Batallé, defendió la colaboración porque “somos compañeros de camino, juntos llegamos más lejos y caminar por el mundo en solitario no tiene sentido”. Agregó que el respeto a la diferencia debe implicar que las lenguas “no solo dialoguen, sino que se quieran”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *