El Hogar Español de Montevideo recibió por fin la ayuda del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

El jefe de Sección de la Consejería de Trabajo, Jaime Flores, entregó el cheque al presidente del Hogar, Ángel Domínguez, el pasado 30 de diciembre

Jaime Flores entregó la ayuda a José Dominguez.
Un momento de la entrega de la ayuda.

Por fin el Hogar Español de ancianos de Montevideo recibió la ayuda del Programa de Mayores y Dependientes desarrollado por la Dirección General de Migraciones de la Secretaría de Estado de Migraciones del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Gobierno de España.

El jefe de Sección de la Consejería de Trabajo y Migraciones en Uruguay, Jaime Flores García, hizo entrega de la subvención al presidente del Hogar Español, Ángel Domínguez, el miércoles 30 de diciembre en la sede de la oficina española en la capital uruguaya.

Gracias a esta ayuda el Hogar hará frente a los pagos pendientes antes de finalizar el año, como la paga extra a los empleados, así como otros gastos que se han elevado como consecuencia de los cuidados específicos provocados por el coronavirus.

La aprobación definitiva de la ayuda fue el pasado 17 de diciembre. Cabe recordar que desde la Secretaría de Estado de Migraciones que dirige Hana Jalloul habían asegurado en un mensaje en Twitter el pasado 29 de noviembre que ya se había tramitado esa subvención y que “se recibirá en los próximos días”. Finalmente fue el 30 de diciembre, un mes después, cuando se recibió.

Además de esta buena noticia, desde el Hogar Español también han confirmado que ya no hay ningún positivo entre los residentes por lo que podrán pasar un fin de año sin coronavirus.

Sin embargo, el aumento de los contagios en Montevideo se suma a la complicada situación de que padecen las instituciones españolas. Esta vez, también se verán privadas de los ingresos que conseguían con el alquiler de sus locales para la celebración de fiestas de nochevieja.

La fiesta mayor de la colectividad

Y tampoco pudo realizarse la gran fiesta solidaria de la colectividad española de Uruguay, la romería de verano del Hogar Español, en la que se presentan los cuerpos de baile de todas las comunidades, mostrando su arte y su cultura en el hermoso jardín de la entidad. Varios miles de personas disfrutaban de este evento en el que no faltaba un gran asado con más de una tonelada de carne vacuna y pollos en la parrilla, además de las tradicionales sardinas asadas y otras especies que son servidas en un bar central que es atendido por los directivos de la institución considerada el buque insignia de la colectividad.

Escena de la romería del Hogar Español de Montevideo que toda la colectividad echará de menos este año.

Por culpa de la pandemia, que está haciendo estragos en la psicología de los ancianos allí internados y de sus familiares que hace más de medio año que no pueden tener contacto con ellos, también se ha prohibido aquella jornada del segundo domingo de diciembre donde más de un millar de romeros llegaban para comer el asado, disfrutar de los espectáculos artísticos, y hasta bailar con los más animados residentes que sin siquiera poder levantarse de sus sillas de ruedas igualmente movían su cabeza y sus brazos al son de las gaitas.

Al igual que los directivos de las entidades españolas están buscando la forma de conseguir dinero para pagar las deudas de los clubes, porque los ingresos casi han desaparecido, pero los gastos no, también los trabajadores del Hogar Español están volcando todo su cariño para que los más de cien residentes tengan unas fiestas llenas de alegría, dentro de lo que se puede.

Solidaridad con los más necesitados

Y otras entidades también están demostrando la solidaridad de la colectividad española. Por ejemplo, Villa Española está aportando comida a los más necesitados de su barrio, así como también lo hace la asociación ECICU Identidad Guanche, que colabora con el refugio de emigrantes de la Costa de Oro y con varios empresarios de la Asociación de Empresarios Gallegos del Uruguay (AEGU) que han aportado alimentos y otras ayudas a las cientos de ‘ollas populares’ que alimentan a un cuarto de millón de uruguayos y emigrantes que padecen las consecuencias de no tener trabajo.

Uno de los casos que rescatamos para poner de ejemplo es el de Gilberto Nieves, un vecino del barrio de La Teja de Montevideo que ha convertido su negocio El Rancho en una olla solidaria para alimentar a cientos de vecinos que carecen de medios.

Olla solidaria El Rancho de Gilberto Nieves.

Nieves recuerda como en las romerías del Hogar en diciembre soportaba “el calor, mal dormido” pero igual atendía “a la gente con una sonrisa, hacer un chiste, dar un beso, prestarse para una foto frente a las parrillas de cinco metros de largo cubiertas de carnes y chorizos”.

Nieves agradeció a Secundino Vildós, a quien recuerda con cariño, por “enseñarnos a amar al Hogar Español de Ancianos”. Vildós fue el presidente del Club Porto do Son, que se encuentra aún ubicado en la ladera este del Cerro de Montevideo.

Secundino falleció hace algunos años, pero dejó su enseñanza y Gilberto es uno de sus discípulos que ahora ha reconvertido su negocio en aras de brindar viandas a quienes quedaron sin trabajo y no tienen un apoyo suficiente del Gobierno uruguayo para afrontar junto a sus familias esta realidad de desocupación.

Gilberto Nieves en estas fiestas ha buscado otorgar más que un plato de comida, y así lo hizo en la Navidad y lo volverá a hacer en la cena de nochevieja contando con ello con la colaboración de vecinos y comerciantes que quieran ponerse en contacto a través del teléfono 094524282 de Uruguay.

Una forma de diseminar la solidaridad que el colectivo español ha instaurado en estas tierras americanas desde hace tres siglos cuando se fundaron las primeras sociedades de socorro mutuo en cada departamento de Uruguay, muchas de las cuales aún subsisten y otras se han convertido en mutuas de asistencia médica modélicas en la emigración española.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *