El Gobierno ultima el indulto a los políticos catalanes condenados por el proceso soberanista

Frente al rechazo generalizado de la oposición, de dirigentes del PSOE y de la mayoría de la población

El Gobierno defiende la concesión del indulto a los políticos catalanes en prisión tras la condena por la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 y la posterior declaración de independencia suspendida a los pocos minutos por ellos mismos. De hecho, el ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, aseguró que podría estar lista este mismo mes de junio.

Y todo ello a pesar del dictamen contrario del Tribunal Supremo que consideró inaceptable esa opción, por lo que el indulto ya no podrá ser total y será parcial. El Supremo argumenta que no ha existido “la más mínima prueba o el más débil indicio de arrepentimiento” y que las penas son proporcionadas. Sin embargo, el Gobierno se ratificó en sus intenciones y defendió su potestad para la medida de gracia. El presidente Pedro Sánchez -que mantuvo una reunión telefónica con el titular de la Generalitat, Pere Aragonés, para preparar la mesa bilateral de negociación- afirmó que “hay un tiempo para el castigo y un tiempo para la concordia”.

Las reacciones contrarias a los indultos llegaron de la oposición al Gobierno -PP, Vox y Ciudadanos secundaron una protesta en Madrid el próximo día 13- que acusó a Sánchez de perseguir el único objetivo de mantenerse en el poder al contentar a sus socios de legislatura independentistas; de voces internas del PSOE como los exdirigentes Felipe González o Alfonso Guerra o barones regionales como García Page o Fernández Vara y de la gran mayoría de los españoles según varias encuestas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *