El Gobierno sube las pensiones, el salario mínimo y el sueldo de los funcionarios

Los dos primeros Consejos de Ministros aprueban algunas de las medidas sociales prometidas

Los miembros del nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez, momentos antes de comenzar la primera reunión del Consejo de Ministros, el 14 de enero.

El nuevo Consejo de Ministros aprobó en sus dos primeras reuniones subir las pensiones y el sueldo de los funcionarios. Además, el Ministerio de Trabajo pactó con los sindicatos y los empresarios elevar el salario mínimo interprofesional.

El 14 de enero, en su primer Consejo de Ministros, el Gobierno aprobó un real decreto por el que se revalorizan las pensiones un 0,9% en 2020. En el caso de que el IPC supere esa cifra, los pensionistas recibirán una paga única antes de abril de 2021, con la que se compensará la diferencia. La medida tiene un coste anual estimado por el Gobierno en 1.406 millones de euros y tendrá efecto desde el 1 de enero.

El 21 de enero, en su segunda reunión, el Consejo de Ministros aprobó por decreto ley la subida del 2% del salario de los empleados públicos, que se aplicará con efectos del 1 de enero. Del incremento se beneficiarán 2.578.388 trabajadores, al afectar a los empleados de las Administraciones estatal, autonómica y local, así como al sector público empresarial. En realidad, el aumento forma parte del acuerdo al que llegó el Gobierno de Mariano Rajoy con los sindicatos en marzo de 2018.

Además, el Gobierno, los representantes empresariales y de los trabajadores acordaron el 22 de enero subir el salario mínimo interprofesional (SMI) para 2020 a 950 euros al mes. Serán 50 euros más que el actual, de 900 euros. Según apuntó la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, la medida afectará a más de dos millones de trabajadores, además de los temporales, y tendrá carácter retroactivo desde el 1 de enero. El incremento equivale a la mitad de lo prometido por Podemos en la campaña electoral.

Sánchez aseguró que el incremento de las prestaciones sociales es “compatible con los compromisos de estabilidad presupuestaria”, máxime cuando el Ejecutivo pretende abrir “cuanto antes” un proceso de diálogo con la Comisión Europea para negociar de nuevo esa senda.

Por otro lado, PP y Cs, pero también otras formaciones como Compromís, denunciaron el 15 de enero que el cambio de las reuniones del Consejo de Ministros del viernes a los martes pretende “acallar” y “maniatar” al Congreso y al Senado en su función de control del Gobierno.

Ni diputados ni senadores dispondrán de margen para registrar sus preguntas al Gobierno, ya que muchas quedarían obsoletas tras el anuncio de nuevas medidas en los Consejos de Ministros y sin tiempo para reaccionar, opinaron estos partidos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.