El Gobierno presenta ante exiliados republicanos y sus familiares en Francia el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática

“Al exilio republicano español el Gobierno de España no lo va a olvidar”, subrayó el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez López durante el acto celebrado en la Embajada española en París

Acto celebrado en la Embajada de España en París.

El Gobierno español presentó ante un grupo de exiliados republicanos y sus familiares residentes en Francia el anteproyecto de ley de Memoria Democrática, que se llevará por segunda vez al Consejo de Ministros en las próximas semanas antes de su tramitación parlamentaria.

En un acto celebrado el pasado 25 de junio en la Embajada española en París, el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez López, dio a conocer las novedades de este anteproyecto junto al embajador, José Manuel Albares.

El texto, que tomará el relevo de la Ley de Memoria Histórica de 2007, declarará la nulidad de las condenas y sentencias de los organismos de represión del franquismo, explicó Martínez López.

Otro cambio que contempla es la lucha de las mujeres durante la Guerra Civil y el franquismo, a quienes se les reconocerá “una represión específica de género, algo que impulsará investigaciones al respecto”.

El papel del movimiento memorialista también será recogido en esta ley que prepara el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que ha servido, según el secretario de Estado, para que las instituciones impulsen políticas de memoria democrática.

Intervención de Fernando Martínez López.

“Al exilio republicano español el Gobierno de España no lo va a olvidar”, subrayó Martínez López, que se refirió a los exiliados como el “cordón umbilical entre la democracia española de los años 30 y la democracia de finales de los 70 y la actualidad”.

El secretario de Estado aseguró que recordar el exilio es “muy importante” en un momento en que están comenzando a aflorar ideas totalitarias y que están ocupando espacios de legitimidad.

“Es algo que nos obliga a difundir las lecciones de lo que fue el pasado tan horrible”, añadió Martínez López, que recordó que en la actualidad se están exhumando 114 fosas comunes en toda la geografía española.

Entre los citados al encuentro se encontraban gente del mundo de la cultura vinculada al exilio, historiadores de la dictadura y la Guerra Civil y asociaciones del exilio español en el país, como Amical de Antiguos Guerrilleros Españoles en Francia o las fundaciones Juan Negrín y Antonio Machado.

Una de las asistentes fue Sonia Soriano, hija del exiliado Antonio Soriano, fundador de la mítica Librería Española de París, que abrió su negocio en la capital francesa en 1954 y que cerró recientemente.

Sonia Soriano pidió que se reconociera el patrimonio cultural y el trabajo de todos los intelectuales que huyeron, como su padre, bibliotecario a quien el avance de las tropas franquistas le sorprendió en 1939 y tuvo que cruzar la frontera, donde acabó en un campo de refugiados francés junto a otros 16.000 exiliados.

El anteproyecto incluye el establecimiento de dos fechas conmemorativas, el 31 de octubre, cuando el Parlamento aprobó la Constitución española, y el 8 de mayo, fecha de la liberación europea del nazismo, para recordar a las víctimas de la dictadura y a los exiliados españoles.

La Fundación Manuel Azaña opinó que debería ser el 9 de febrero, cuando se aprobó la Ley de Responsabilidades Políticas al final de la Guerra Civil o el 22 del mismo mes, coincidiendo con la muerte de Antonio Machado en Colliure, además de elegir un día nacional de exiliados españoles en España y Francia.

Asimismo, esta fundación pidió que la tumba de Azaña sea inscrita en el inventario de monumentos históricos franceses y considerar Montauban, ciudad del sur de Francia donde está enterrado, como un lugar nacional de memoria del exilio español.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *