RETORNAD@S

El Gobierno fomentará el asociacionismo de los retornados para reducir el impacto psicológico

El Plan de Retorno anima a dar a conocer “historias de éxito” de personas que han regresado para inspirar a los que quieren volver

Jornadas de la Federación Andaluza de Emigrantes y Retornados (FAER) celebradas en Granada en marzo de 2018.

A la espera de su puesta en marcha efectiva tras la constitución del nuevo Gobierno de España, Retornados sigue repasando todas las medidas contempladas en el Plan de Retorno a España ‘Un país para volver’, elaborado por la Secretaría de Estado de Migraciones del antiguo Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social (actualmente, en el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones). El Plan será impulsado por diez ministerios con la colaboración de las comunidades autónomas, los ayuntamientos y las propias asociaciones de emigrantes retornados.

Se trata de 50 medidas divididas en seis grandes grupos, según el objetivo al que intenten contribuir: definir proyecto profesional, planificar la vuelta e instalarse, crear espacios para la participación, crear un ambiente positivo para el retorno, acompañar psicológicamente el proceso migratorio, y facilitar la gestión colaborativa y la evaluación continua del plan.

Hasta ahora hemos visto las 41 primeras, dirigidas a definir proyecto profesional y planificar la vuelta e instalarse. Vamos a ocuparnos ahora de las tres siguientes, cada una de las cuales se corresponde con los siguientes tres grandes objetivos citados: crear espacios para la participación, crear un ambiente positivo para el retorno y acompañar psicológicamente el proceso migratorio. Para crear espacios para la participación se prevé poner en marcha una medida destinada a “facilitar el acceso al Cuerpo Europeo de Solidaridad”. Muchos emigrantes que vuelven a España -argumenta el texto del Plan- manifiestan su voluntad de seguir conectados con las realidades multiculturales a las que se han acostumbrado en los países de emigración, sumarse a iniciativas en las que otras personas como ellos comparten un objetivo común y unos valores. También tienen interés por aportar a proyectos que beneficien a la comunidad.

En este sentido, el Plan prevé facilitar el acceso de las personas que retornan al Cuerpo Europeo de Solidaridad, iniciativa de la Unión Europea cuyo objetivo es crear oportunidades para que los jóvenes trabajen o colaboren como voluntarios en proyectos -en sus propios países o en el extranjero- que beneficien a comunidades y ciudadanos de toda Europa.

En esta medida están implicados el Instituto de la Juventud (INJUVE), adscrito a partir de ahora al Ministerio de Igualdad (cuando se aprobó el Plan pertenecía al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social) y la Secretaría de Estado de Migraciones, integrada en el nuevo Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones (antes Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social).

Creación de un ambiente positivo

La siguiente medida -dentro del grupo de “creación de ambiente positivo para el retorno”, formado por ella sola- persigue “visibilizar historias de éxito”. Desde la lejanía de la emigración hay una percepción negativa como país, el sistema laboral y la administración pública, se explica en documento. Ante esta percepción, es importante mostrar aquello que sí funciona para inspirar a las personas que se plantean volver.

Para ello, la medida pretende dar a conocer “historias de éxito” de personas retornadas con proyectos profesionales de diversos sectores a través de la revista ‘Carta de España’, mostrando no solo el éxito, sino también el proceso real de adaptación, empresas que han contratado retornados y proyectos de emprendimiento de retornados, así como buenas prácticas de la administración pública.

En la medida está implicado el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones a través de la Secretaría de Estado de Migraciones.

La última de las medidas del Plan de la que nos hacemos eco hoy está orientada a ofrecer un acompañamiento psicológico al proceso migratorio.

La demanda de espacios para que emigrantes y retornados se encuentren, compartan experiencias y creen vínculos emocionales es creciente, apunta el texto del documento. En el exterior hay una larga tradición de unirse en comunidades o asociaciones, que hacen esa necesaria labor de acompañamiento, pero en España existe una carencia de estructuras formales e informales para dar soporte a las necesidades emocionales de los que vuelven a España y sufren el choque cultural inverso.

El objetivo de esta nueva medida es, por lo tanto, facilitar la creación de grupos en el que emigrantes y retornados compartan sus vivencias desde el punto de vista personal y reciban herramientas para afrontar el impacto psicológico de su proceso migratorio y/o de retorno.

La medida implica a la Secretaría de Estado de Migraciones y a las asociaciones de emigrantes y retornados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *