RETORNAD@S

El Gobierno amplía a 5.000 el número de visados de búsqueda de empleo para hijos o nietos de españoles

El proyecto piloto iniciado el año pasado en Argentina se extenderá en 2020 a otros países aún no determinados

El entonces secretario general de Inmigración e Emigración, Agustín Torres (en el centro), en la Embajada de España en Buenos Aires en octubre de 2019, con motivo de la celebración de la Fiesta Nacional, donde destacó el éxito de Visar.
El entonces director general de Migraciones, José Alarcón, presenta Visar a la colectividad en Argentina en marzo de 2019.

El Gobierno ha evaluado positivamente la primera edición del programa Visar, desarrollado durante la segunda mitad de 2019 y por el que se habilitaron 1.500 visados de búsqueda de empleo (de los que se otorgaron finalmente unos 700) a otros tantos hijos o nietos de españoles afincados en Argentina, hasta el punto de decidir repetirlo en 2020, ampliando el cupo a 5.000 y extendiendo la selección a descendientes de españoles residentes en otros países, además de introducir mejoras en el procedimiento para acelerarlo y facilitar la tramitación de la autorización de residencia y trabajo una vez obtenido un empleo.

Todas estas novedades aparecen recogidas en el capítulo VII de la orden 1277/2019, de Gestión Colectiva de Contrataciones en Origen (GECCO) para 2020, aprobada el 23 de diciembre del año pasado por el antiguo Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social (actualmente, Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones) y publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 31 de diciembre. La orden sustituye y da continuidad a la 1426/2018, de 26 de diciembre, por la que se regulaba la gestión colectiva de contrataciones en origen para 2019.

Según la nueva orden, la cifra de 5.000 visados para 2020 es provisional y la Dirección General de Migraciones podrá modificarla. Respecto a los países a los que se va a extender el pograma, la orden no los especifica, limitándose a decir que serán determinados por “la Dirección General de Migraciones, previa consulta a la Dirección General de Españoles en el Exterior y Asuntos Consulares”.

El programa piloto Visar se inscribe en una normativa aplicable a la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, y su Reglamento, aprobado por Real Decreto 557/2011, de 20 de abril, que establecen la posibilidad de otorgar autorizaciones de residencia y trabajo a extranjeros que no se hallen ni residan en España. En concreto, el artículo 176 del Reglamento prevé la posibilidad de la aprobación de un número de visados de búsqueda de empleo, dirigido a los hijos y nietos de español de origen, que, de acuerdo con lo dispuesto por el artículo 40 de la Ley Orgánica 4/2000, se encuentran exentos de la valoración de la situación nacional de empleo.

La normativa estaba vigente, pero no se actualizaba desde 2012, hasta que en 2018 el Gobierno publicó en el BOE la orden ministerial 1426/2018, de 26 de diciembre, por la que se regulaba la gestión colectiva de contrataciones en origen para 2019, previendo una oferta de 1.500 visados de búsqueda de empleo dirigidos a hijos o nietos de españoles.

Lazos con España y crisis económica

Con el fin de desarrollar este proyecto de manera ordenada, regular y segura, la Secretaría de Estado de Migraciones decidió elegir Argentina como país piloto para su puesta en marcha. Se escogió esta nación por los estrechos lazos que la unen con España y por la gran cantidad de hijos y nietos de españoles que residen allí. Además, porque la grave crisis económica por la que atraviesa Argentina –como ya pasó con la de diciembre de 2001­– está provocando el éxodo de muchos argentinos, siendo España uno de sus destinos principales.

El programa comenzó el 1 de abril –cuando se abrió plazo el para inscribirse, que se cerró el 31 de mayo– y finalizó a principios de este año, cuando se realizó la valoración final del número de trabajadores que obtuvieron empleo. Se formalizaron 3.064 solicitudes, sobre las que se seleccionaron 1.038 personas y de ellos se concedieron finalmente alrededor de 700 visados de búsqueda de empleo para hijos y nietos de españoles.

Para poder participar en la selección, los candidatos debían (y deberán) cumplir una serie de requisitos personales, educativos y laborales, fijados por la Secretaría de Estado de Migraciones. Igualmente, una vez aceptada la solicitud, se valoraron (y se valorarán) los méritos de los aspirantes, de acuerdo con el baremo establecido, teniendo en cuenta la experiencia laboral, la formación académica y la situación familiar.

Tanto el año pasado como este, los candidatos deben tener entre 18 y 45 años de edad y, según las órdenes ministeriales que regulan el programa, los visados “no contemplarán restricción alguna en cuanto a su ámbito geográfico ni sector de actividad u ocupación”, aunque se primará a los candidatos con cualificación y/o experiencia, especialmente en los sectores de la tecnología, la informática, el marketing o las finanzas, con el fin de ocupar empleos de alta cualificación profesional.

Según el actual Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, la gran mayoría de personas que han encontrado trabajo al amparo de la primera edición de Visar lo han hecho en puestos que se corresponden con su formación y perfil profesional. Los perfiles seleccionados están resultando muy interesantes para el sector empresarial español, máxime teniendo en cuenta la dificultad para encontrar profesionales en estos sectores económicos, señala el departamento.

A los candidatos se les exige, además, hacerse cargo del costo del pasaje aéreo, disponer de medios económicos para sustentar la estancia en España durante esos tres meses y contratar un seguro médico de viaje, así como correr con otros gastos derivados de tasas o costes de la obtención de documentos, apostillas, certificados y el propio visado.

Los seleccionados en 2019 (este año será igual) recibieron un visado de tres meses para residir legalmente en España mientras encontraban trabajo. El plazo comenzaba a contar desde su entrada en nuestro país. Si una una vez transcurrido, el beneficiario no había formalizado un contrato de trabajo, debía regresar por sus propios medios a Argentina.

El procedimiento tenía (y tiene) la ventaja de que podían iniciar el proceso de búsqueda de empleo desde la misma Argentina, antes de desplazarse a nuestro país, a través de los medios telemáticos puestos a su disposición por el el Servicio Público de Empleo y tras serles asignado automáticamente un número de identificación de extranjero (NIE). En efecto, algunos de los beneficiarios del programa encontraron trabajo antes de venir a España, lo que les facilitó mucho todo el proceso.

Inscripción en el Servicio de Empleo

Una vez en España, el seleccionado puede inscribirse presencialmente en las oficinas de empleo de los Servicios Públicos de Empleo, para lo que deberá identificarse mediante la presentación de su NIE y, además, deberá disponer de la correspondiente autorización administrativa para trabajar, que en su caso es el visado para búsqueda de empleo dirigido a hijos y nietos de españoles de origen. Este visado le permitirá inscribirse en cualquier ámbito territorial de España y para cualquier ocupación o profesión.

Una vez que haya firmado el contrato es necesario que el empleador solicite la autorización de residencia temporal y trabajo por cuenta ajena para la contratación de trabajadores titulares de un visado de búsqueda de empleo dirigido a hijos o nietos de español de origen.
Los contratos de trabajo deberán tener una duración de un año continuado, salvo que se trate de un contrato de trabajadores altamente cualificados o investigadores de acuerdo con la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, en cuyo caso no se exige duración mínima del contrato.

Se trata de una autorización inicial de residencia y trabajo por cuenta ajena por un año, renovable, o bien de una autorización inicial de residencia y trabajo para profesionales altamente cualificados e investigadores de dos años, renovables.

Una vez obtenida la autorización y haya sido dado de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social, tendrá un plazo de un mes para solicitar, personalmente, la tarjeta física de Identidad de Extranjero. La debe solicitar en la Oficina de Extranjería o comisaría de Policía de la provincia donde se haya tramitado la autorización.

Los participantes en el programa Visar deben tener en cuenta que, si la relación laboral se va a desarrollar en Cataluña, el trámite para solicitar la autorización de residencia y trabajo tiene algunas especificidades. La Administración donde deberán presentar la solicitud es la Generalitat de Cataluña, a través del procedimiento AUT01. Algunos participantes en la primera edición desconocían esto y tuvieron algunas dificultades por ello, superadas felizmente con la ayuda de la Administración.

El principal atractivo para estos descendientes de españoles es que, una vez que tengan trabajo y cumplan un año de residencia ininterrumpida en España, podrán solicitar la nacionalidad española y reagrupar a su familia. La condición de hijo o nieto de español de origen se acreditará en España al finalizar el procedimiento en la Oficina de Extranjería, sin necesidad de tener que retornar a su país de origen para realizar ningún trámite. Además, una vez que tengan la nacionalidad, podrán, como cualquier español, moverse libremente, sin necesidad de ningún permiso, por toda la Unión Europea.

La mayoría de los interesados en el programa ven esta disposición como una gran oportunidad, pues muchos vieron cómo sus padres y hermanos adquirieron la nacionalidad española al amparo de la Ley 52/2007, de Memoria histórica, mientras que ellos no pudieron por no reunir todos los requisitos, como ser menores de 25 años. Esta ley permitía optar a la nacionalidad española a las personas cuyo padre o madre hubiese sido originariamente español, aunque no hubiese nacido en España; a los nietos de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio; y a las personas que ya optaron a la nacionalidad española derivativa porque su padre o madre hubiera sido originariamente español y nacido en España.

Ordenación de los flujos

Uno de los aspectos principales de este programa es el de ordenar los procesos migratorios, fomentando una migración regular, legal, abierta y visible, que genere un movimiento circular migratorio razonado. Muchas personas que ingresan a España con visa de turista consiguen trabajos irregulares, puesto que no están habilitados a obtener con ese visado la autorización de trabajo y residencia, ya que esos permisos solo pueden aplicarse con anterioridad en el país de origen.

Para el Ministerio, este proyecto piloto de visados de búsqueda de empleo, en línea con los compromisos internacionales, ha permitido impulsar una fórmula para la ordenación de los flujos migratorios en la que la Administración favorece y facilita el encuentro entre oferta y demanda de trabajo internacional.

Además, confirma que la articulación de vías de migración legal contribuye, desde una dimensión externa, a una mejor relación de cooperación con terceros países, abriendo vías de diálogo. Y, desde una dimensión interna, satisface las necesidades del mercado de trabajo nacional, y que se traduzca en un factor de equilibrio económico y un soporte esencial para el mantenimiento del sistema de pensiones en España.

UN comentario en “El Gobierno amplía a 5.000 el número de visados de búsqueda de empleo para hijos o nietos de españoles

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *