El emigrante gallego José Sánchez celebró en Montevideo sus 102 años

Alegró con su acordeón las fiestas de la colectividad como miembro del grupo 'Os de antes'

José Sánchez
José Sánchez, a la izquierda, con el grupo Os de antes en una romería de Española Hogar.

Hasta antes de la pandemia era uno de los integrantes del grupo folklórico gallego ‘Os de antes’ y deleitaba con su acordeón en las fiestas y romerías de la colectividad a sus paisanos. El pasado 22 de abril, José Sánchez celebró sus102 años junto a su hijo.

José nació en la aldea de A Imende en la parroquia de Noicela, situada en el municipio de Carballo de la provincia de A Coruña el 22 de abril de 1922, pero treinta años más tarde emigró a Montevideo con su esposa e hijo, donde se defendió con su oficio de carpintero, pasando luego a trabajar como panadero.

Este carballés terminó trabajando en la compañía de autobuses Cutcsa de donde se jubiló hace varias décadas, pero su peregrinar por la colectividad sería el artístico y así lo concretó.

José Sánchez
José Sánchez soplando las velas por su 102 cumpleaños.

José nos contaba que “cuando joven tocaba algo, tocaba de oído” ya en sus años mozos en la comarca de Bergantiños, donde se había casado naciendo allí su único hijo Juan, que es uno de los gaiteros más longevos y que actualmente forma parte de la banda de gaitas Irmandade del Valle Miñor y de la de la escuela Celestino Pichel de Casa de Galicia.

La música fue la motivación para que José alegrase las reuniones con paisanos y familia, pero luego de retirarse del trabajo en Cutcsa formó junto a otros paisanos comandados por el ya fallecido Ramón Baliñas un grupo folclórico gallego que bautizaron ‘Os de antes’.

Este grupo de mayores de ochenta años alegraba todos los viernes las tardes de los ancianos de Española Hogar. José, con su acordeón, acompañaba las gaitas entre las que también estaba su hijo Juan, participando también las fiestas de la colectividad. Eran la banda oficial y en las romerías de Española Hogar recorrían todo el jardín despertando la morriña y sacando a bailar a los emigrantes y sus descendientes.

El pasado 22 de abril, el festejo fue en su casa situada en el hoy llamado barrio La Blanqueada, donde su hijo celebró los 102 años de un padre que le transmitió los valores del trabajo y servicio a los demás, así como su amor por la música y especialmente por la gaita que interpreta en las fiestas y particularmente en la conmemoración en el cruceiro del cementerio central donde la Federación de Asociaciones Gallegas del Uruguay junto al Patronato da Cultura Galega recuerdan a los emigrantes gallegos que fallecieron en esta tierra de acogida donde formaron su familia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.