El cuarto decreto de sequía de la Junta incluye otros 200 millones de euros en ayudas y obras urgentes

Juanma Moreno reclama implicación al Gobierno central para que el agua sea un asunto de Estado

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, anunció el 18 de enero que el día 29 se aprobaba el cuarto decreto de sequía con una inversión de 200 millones de euros, de los cuales más de 50 irán destinados a ayudas directas al sector agroalimentario, y que incluye la puesta en marcha de obras con carácter inmediato en las zonas con una situación más extrema, el refuerzo de las desaladoras con ampliaciones de éstas o con infraestructuras portátiles, o trabajos de recuperación en puertos y presas para el aprovechamiento de agua, entre las medidas más destacadas.

Moreno, que presidió en el Palacio de San Telmo una nueva reunión del Comité de Expertos frente a la sequía, recordó que este nuevo decreto se suma a los otros tres ya puestos en marcha, con más de 300 millones, de los cuales los dos primeros superan ya el 85% de ejecución, y que ya han ayudado a aprovechar 252 hm3 más en Andalucía, tanto para población como para los sectores agrícola e industrial. “Este trabajo de previsión nos ha permitido que en muchas zonas de Andalucía se pueda regar, y en otras muchas también incluso consumir”, destacó.

Este nuevo decreto, según explicó Moreno, obedece a la actuación global que viene desarrollando desde hace años su Gobierno, que acumula 500 millones de euros en medidas y ayudas con estos cuatro decretos, y que busca preparar a la Comunidad, cuyos embalses están actualmente al 20%, para el peor escenario de sequía.

Además de los 200 millones de inversión, 50 de ellos para ayudas al sector agroalimentario, que lleva aparejada, este nuevo decreto incluye otras muchas medidas vinculadas a infraestructuras y dotaciones hidráulicas, a acometer con carácter inmediato en las zonas de la Comunidad donde la falta de agua sea ya extrema y con un periodo de ejecución corto.

“Medio millón de andaluces que ya tienen restricciones. Y otros siete millones y medio ya sufren de alguna forma los condicionantes. Es el momento de despertar. Tenemos que reaccionar e invertir. Por eso hago un llamamiento a los ciudadanos para que traten el agua como un bien escaso y extremen la prudencia en su uso. Si no lo hacemos, grandes capitales como Córdoba, Málaga o Sevilla sufrirán restricciones si esta primavera no llueve lo suficiente”, insistió.

Junto al esfuerzo desplegado por el Ejecutivo andaluz, Moreno reclamó ayuda y cooperación al Gobierno central -al que exigió implicación para que el agua sea un asunto de Estado- y al resto de administraciones. “Pido al conjunto de autoridades que centren sus objetivos en buscar soluciones al déficit hídrico que sufrimos. El Gobierno andaluz trabajará con cualquier administración, sea del origen político que sea, para garantizar el agua. Las obras en materia de agua se han convertido en las más importantes para Andalucía”, explicó.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.