El Consulado de Buenos Aires solo recibió 148 votos de gallegos y 9 de vascos

En el Consulado en Córdoba, Argentina, no se entregó ningún voto, ni en urna ni por correo

Urna casi vacía en el Consulado de España en Buenos Aires.

La participación de los gallegos y vascos residentes en el exterior en las elecciones autonómicas del 12 de julio marcará un mínimo histórico, para vergüenza de quienes promovieron y diseñaron un sistema de voto enrevesado y tan limitado por los plazos y por factores externos que, en vez de favorecer la participación política de los residentes ausentes, obligación constitucional de los poderes públicos, la dificulta.

A los obstáculos normativos hay que sumar las graves dificultades provocadas por la del coronavirus en forma de limitaciones para la movilidad (que los votantes acudan a los consulados) y el transporte (tanto de la documentación para votar desde España hasta los electores que la solicitaron, como de los sufragios desde los países de residencia de los votantes hasta España).

Tal como se preveía, las cifras finales de participación de gallegos y vascos en las elecciones autonómicas del 12-J registradas en el Consulado de Buenos Aires dan cuenta de la fatal combinación que el Covid-19 y el sistema de voto rogado supusieron para minar el derecho de quienes residen en el exterior a elegir a las nuevas autoridades de Galicia y el País Vasco en igualdad de condiciones que quienes viven en España.

Más allá de que la fecha de las elecciones coincidió con la vuelta a fase 1 del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio dictado por el Gobierno argentino en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires para prevenir la transmisión del Covid-19 entre personas al prohibir su circulación (con la excepción de quienes desempeñen tareas esenciales), en esta ocasión, y con aún más claridad, quedó en evidencia que la obligación de tener que rogar el voto que rige desde 2011 lo único que impone son trabas a quienes quieren ejercer su derecho constitucional a participar en eventos electorales.

Ahora bien, a pesar de que la imposición de la cuarentena impactó lógicamente en el número de gallegos que se acercaron hasta la sede del Consulado para emitir su voto de manera presencial (para poder circular sin problemas debían tramitar vía web una autorización especial del Gobierno argentino), lo que más claramente quedó en evidencia es el fracaso del sistema de ruego, que depende del perfecto funcionamiento de las aerolíneas y los correos para el traslado de la documentación electoral desde Galicia al exterior y viceversa, algo imposible de lograr en un escenario de pandemia como el que se vive hoy.

A estas complicaciones debe sumarse una eventualidad que sumó un escollo más al derecho al voto por vía postal: por las celebraciones del Día de la Independencia Argentina, el jueves 9 y viernes 10 fueron feriados laborales, por lo que los votos que llegaron al Consulado el miércoles 8 fueron los últimos en ser contabilizados, puesto que los correos en el país austral no volvieron a funcionar hasta el lunes 13, cuando las sacas con los votos ya habían salido hacia Galicia.

Esta sucesión de trabas y dificultades tuvo una consecuencia que sólo puede calificarse como dolorosamente lógica: de los 12.359 gallegos que rogaron el voto, finalmente llegaron a la sede consular sólo 84 votos por correo, a los que hay que sumar los escasos 64 votos depositados de manera presencial en urna, de los cuales 37 fueron emitidos en el período ordinario y 27 en el extraordinario, sumando tan sólo 148 votos en total.

Hay que recordar que en la demarcación consular de Buenos Aires están inscritos el 32% de los electores gallegos, unos 150.000. Para ser claros: tan sólo el 0,09 por ciento del censo votó, y de quienes rogaron el voto sólo pudieron ejercer este derecho un 1,19 por ciento.

Respecto al número de votos efectuados por el colectivo vasco, la cifra es igual de desoladora: sobre un total de 8.193 personas registradas en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA), sólo llegaron 9 votos por correo a la sede consular, y ni un solo ciudadano vasco votó en urna, tanto en el período ordinario como en el extraordinario, por lo que finalmente pudieron votar el 0,1 por ciento de quienes rogaron.

También en Argentina, otro dato desolador se registró en el Consulado en Córdoba en el que no se recibió ningún voto por correo ni en urna. En el CERA por esta demarcación consular había un total de 5.793 inscritos y solamente habían rogado el voto tres personas, una por A Coruña, otra por Pontevedra y otra por Gipuzkoa, informa Mónica L. Jodar.

2 comentarios en “El Consulado de Buenos Aires solo recibió 148 votos de gallegos y 9 de vascos

  1. soy nieta de gallegos llego en tiempo y forma la carta al otro dia fui al correo lo hice que llwgara a la embajada de españa en Bs As y me dijeron que el nacoonalismo en Bueu gano . estoy conforme a pesar que no nos tienen en cuenta a nietos

  2. Si tengo la posibilidad de obtener mi clave telemática por Internet, porque no puedo votar desde mi propio móvil, a través de una app diseñada a tal efecto..?. El voto rogado es cuenta vieja.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *