El Consejo de Residentes Españoles de Montevideo se va a los barrios

Inició en Curva de Maroñas un recorrido por las barriadas de la capital uruguaya para informar a los españoles y descendientes sobre temas de su interés

El presidente del CRE, Jorge Torres, interviene en un momento del encuentro.

Comenzó un recorrido del Consejo de Residentes Españoles (CRE) en Montevideo, en esta oportunidad en la zona suburbana de la capital uruguaya, el barrio Curva de Maroñas, donde un centenar de emigrantes y descendientes escucharon e interrogaron a los diez consejeros.

El CRE de Montevideo que preside Jorge Torres, continúa con su tarea de acercamiento con los 70.000 españoles que están radicados en Uruguay, muchos de los cuales están pasando por necesidades básicas tanto ellos como su familia, y en general tienen poco conocimiento de los derechos que les asiste en la diáspora.

Así es como se vienen encontrando a emigrantes y descendientes viviendo en casas precarias o con deficiente mantenimiento, y cuyos ingresos son escasos o nulos. Varios casos han sido encaminados a través de la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, para ampararles en programas de ayudas y, mientras el trámite se consolida, un auxilio de emergencia es entregado por el Consulado.

Vista de los asistentes.

En estos recorridos, algunos consejeros hallaron que muchos españoles viven en los barrios más alejados de la capital uruguaya y lejos de los clubes españoles de esta ciudad, por lo que su relación con la colectividad es nula.

Así fue como surgió la idea de que el CRE se reuniera con los emigrantes y sus descendientes en los propios barrios. La gestión del consejero Miguel Pérez, según aclara el presidente del CRE, Jorge Torres, fue fundamental para concretar el primero de estos encuentros en la ocasión en el barrio Curva de Maroñas, más precisamente en el intercambiador de buses José Belloni en una coqueta sala de espectáculos que lleva el nombre del músico popular uruguayo Jorge Lazaroff.

Un centenar de emigrantes y descendientes de distintas generaciones, desde pequeños hasta abuelos, sorprendió a la decena de consejeros que el último miércoles de septiembre pasadas las siete de la tarde comenzaron un diálogo con ellos.

El auditorio formado por españoles de todas las generaciones.

Torres, que como la mayoría de los consejeros se sorprendió porque “esperaba menos gente, el lugar más inhóspito, y fue todo lo contrario, una sala hermosísima de 160 butacas, y casi 110 fueron ocupadas”.

La reunión duró más de dos horas “y la gente estaba muy atenta, con avidez de conocer sus derechos, participando varios de los diez consejeros que asistieron” en un diálogo de ida y vuelta con interés en la adquisición de nacionalidad española, planes para uruguayos y españoles para ir a España, becas de estudio”.

Muchas interrogantes que se pudieron responder e indicar soluciones a los problemas planteados, inclusive la consejera Adriana Fernández que es funcionaria de la Delegación de la Xunta de Galicia, informó sobre esta oficina para ayudar a los originarios de Galicia y sus descendientes.

Los asistentes plantearon sus dudas y consultas.

Según se informó a España Exterior, se está organizando otra reunión, pero esta vez en el barrio del Reducto, otra zona donde se afincaron españoles a principio de este siglo y aún persisten familias en el mismo.

También el CRE está organizando un viaje al interior del país, en este caso a Tacuarembó a más de 400 kilómetros de Montevideo, donde la colectividad se agrupa en el Centro Español de Tacuarembó que no tiene sede propia y que seguramente en el mes de noviembre juntará a todos los emigrantes y descendientes del departamento más grande del Uruguay.

UN comentario en “El Consejo de Residentes Españoles de Montevideo se va a los barrios

  1. Excelente idea que tuvo amplia repercusión que demuestra el interés de la ciudadanía residente en Uruguay en conocer sus derechos. Bien por el CRE y esta iniciativa que pide repetirse con frecencia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.