El Cervantes abrirá una extensión en Salónica para promover el legado sefardí

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, asistió a la firma del convenio con la Comunidad Israelita de Salónica por el que se crea dicha extensión

La ministra de Exteriores, Arancha González Laya, y el presidente de la Comunidad Israelita de Salónica, David Saltiel, firmaron el convenio.
Arancha González Laya visitó la sede del Instituto Cervantes en Atenas.

El Instituto Cervantes de Atenas (Grecia) abrirá una extensión en la ciudad de Salónica en la que impartirá desde septiembre cursos de español a la comunidad sefardí y ofrecerá actividades culturales y académicas para revalorizar y difundir el legado sefardí en la segunda ciudad de aquel país.

Este es el objetivo principal del convenio que firmaron el 28 de julio en la capital griega la directora del Cervantes de Atenas, Cristina Conde de Beroldingen, y el presidente de la Comunidad Israelita de Salónica, David Saltiel, que recientemente adquirió la nacionalidad española por su ascendencia sefardí originaria de España. Como testigo de honor, ejerció la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya. En la firma estuvieron también presentes el embajador español, Enrique Viguera, y el director de Relaciones Internacionales del Instituto Cervantes, Rafael Soriano.

El acuerdo, suscrito en el Instituto Cervantes de Atenas, facilitará que los niños y jóvenes de la comunidad sefardí de Salónica se reencuentren con su patrimonio histórico e idioma de origen, el judeoespañol, a través del tronco común de la lengua española.

Salónica, capital de la región de Macedonia Central, cuenta con más de un millón de habitantes en su área metropolitana. Durante varios siglos, la comunidad sefardí fue mayoritaria y su influencia cultural y económica se dejó sentir en todo el mundo sefardí. La localidad, también llamada Tesalónica, fue casi aniquilada en la Segunda Guerra Mundial. De los 46.000 judíos deportados a los campos de exterminio solo sobrevivieron 1.500.

Hoy viven en la ciudad portuaria unos 1.200 judíos, principalmente sefardíes, que constituyen una comunidad con un relevante papel en los ámbitos económico, social y cultural.

Revitalizar la cultura sefardí

Sin embargo, el uso de la lengua judeoespañola ha ido decreciendo en los últimos años, hasta quedar hoy prácticamente reducido al ámbito familiar.

El Cervantes de Atenas quiere revertir esta situación y promover el reencuentro de los sefardíes con su patrimonio cultural y lingüístico. Para ello, la nueva extensión de Salónica ofrecerá desde septiembre actividades presenciales y en línea para la comunidad sefardí, en que también podrán participar otros ciudadanos de Salónica.

Se organizarán cursos de español, así como talleres de cultura y lengua sefardí (impartidos por expertos en judeoespañol) en colaboración con dicha comunidad. La Biblioteca Juan Carlos Onetti del Instituto Cervantes de Atenas creará una sección de Historia, Cultura y Literatura sefardí en Grecia.

El estudio, recuperación y difusión del legado sefardí de Salónica es una de las tareas prioritarias del Instituto Cervantes de Atenas y la Embajada de España. Para ello ha apoyado con cursos de español en línea (AVE Global) la Cátedra de estudios sefardíes de la Universidad Aristóteles de Salónica.

El español, incluido en la enseñanza secundaria griega

La creación de la extensión en Salónica coincide con el reciente anuncio de la ministra de Educación y Religiones de Grecia, Niki Karameos, de introducir la enseñanza del español en la última fase de la educación secundaria reglada superior, tras las gestiones desarrolladas por los embajadores hispanohablantes acreditados en Grecia con el apoyo y asesoramiento del Cervantes ateniense.

Supone un primer paso importante para la reincorporación de la lengua española en el currículo de la enseñanza secundaria, desde la desaparición en Grecia del programa piloto de español en 2011.

Visita de la ministra a la remodelada sede del Cervantes de Atenas

Tras la firma del acuerdo, la ministra visitó las dependencias del Instituto en Skoufá 31, cuyas obras han permitido devolver el esplendor a un inmueble histórico que, primero como Instituto Cultural Reina Sofía (1975) –Sección Cultural de la Embajada de España- y después como Instituto Cervantes, ha desempeñado un papel relevante en la vida cultural de la ciudad durante 46 años.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *