El Centro Gallego de Montevideo celebró de forma virtual la noche de San Juan

Hubo actuaciones musicales y la tradicional queimada preparada por Walter Echenique / Las entidades continuarán las actividades on line

Echenique preparando la queimada.

Cuando se avizora la autorización del Gobierno uruguayo para que comiencen las fiestas en lugares cerrados en poco más de un mes con determinados protocolos para evitar los contagios del coronavirus que ha matado a más de cinco mil uruguayos, las instituciones españolas que atraviesan una profunda crisis, algunas continúan sus actividades de forma virtual, en tanto otras siguen cerradas a cal y canto, peligrando su continuidad.

Era común en la noche de San Juan, en la plaza Varela de Montevideo ver a centenares de curiosos disfrutar de la gran hoguera y puestos gastronómicos que organizaba el Casal Catalá.

También el Centro Gallego, entre otros, organizaba su fiesta en el polideportivo de Carrasco con la hoguera y un festival que culminaba con la tradicional queimada, muy apreciada porque aquí en estas latitudes estamos en un crudo invierno.

Un momento de la celebración virtual.

Sin embargo, el coronavirus que tiene a Uruguay como uno de los países con mayor número de contagios y muertos en relación a su población, llevó a que tanto el año pasado como este, el Gobierno suspendiera las fiestas y aglomeraciones de todo tipo, por lo que las hogueras no ardieron, pero el Centro Gallego de Montevideo hizo quemar la morriña de más de un centenar de españoles que se conectaron en una conferencia por internet.

Allí, fue el actual directivo de Casa de Galicia, otrora también del Centro Gallego y su locutor oficial en todos los eventos de este, Walter Echenique, quién enriqueció con sus anécdotas y tradiciones sobre la queimada.

Pero previamente, tras la bienvenida dada por el presidente del Centro Gallego, Julio Ríos, hubo dos interpretaciones que llenaron de magia las pantallas de los asistentes, cuando la dulce interpretación de Negra Sombra por Macarena Echenique acompañada por los integrantes de la orquesta nacional del Sodre, Magdalena Britos, Nikole Cedeno, Ignacio Fernández Chávez y Lucía Echevarría; y el Breixo a cargo del gaitero Carlos González junto al arpa de Ana Clara Radicce y los teclados de Matías Lorenzo, dejaron un sabor que luego fue condimentado con las anécdotas de Echenique.

Interpretación de ‘Negra Sombra’.

Moderó el encuentro la secretaria del Centro Gallego, Beatriz Doldán, pero casi fue innecesario porque el hilo conductor del “bruxo” devenido en mero narrador, cautivó e hizo viajar por las llamas a todos los asistentes, entre los que no solamente había socios del Centro Gallego sino también de otras instituciones.

Faltó solamente el azúcar, el limón, los granos de café, cáscaras de naranja, limón y manzana, en cada uno de los hogares que seguían la transmisión, porque seguramente con el frío que hacía esa noche en Montevideo, el orujo o grapa estaría servida.

Pero Echenique sostuvo que la responsabilidad era del “bruxo queimador” que le dará el toque justo al brebaje, detallando que “cuando las llamas azules, que son las que le dan la belleza a la queimada, se junten con las llamas blancas de la parte de abajo y formen la bandera de Galicia”.

Pero para que nadie quedara con ganas, el relator se puso a hacer la queimada en la soledad de la cantina del Centro Gallego, donde recitó el conjuro que pide a “las fuerzas del aire, tierra, mar y luz, si es verdad que tienes más poder que la humana gente, haced aquí y ahora que los espíritus de los amigos que están fuera participen con todos nosotros de esta queimada”.

Finalmente dio su opinión particular acerca de la gran dimensión que ha adquirido la queimada, especialmente “en los emigrantes que la trajeron a estas tierras para sentir esa conexión con su madre tierra con los sabores, olores y pequeños recuerdos, que parece que están en Galicia igual que cuando asamos sardinas o comiendo un pulpo a feira. Somos practicantes de la religión gallega, evangelizando con nuestra creencia a los que no son gallegos, mostrando cómo estamos amarrados a Galicia y a la que nunca nos vamos a poder desarraigar, porque los hijos y nietos de emigrantes somos los que guardamos ese tesoro tan grande que nos dejaron nuestros ancestros: los valores y el amor por “a terra” de ellos”.

La virtualidad sigue

Mientras tanto, los encuentros virtuales de la colectividad española en Montevideo continuarán el próximo martes 29 de junio a las 19 horas cuando a través de la plataforma Zoom la profesora Alicia Torres analice “la figura contradictoria de Emilia Pardo Bazán” en una reunión que organiza el Patronato da Cultura Galega identificada con el 83984452335 y con el código de acceso 863143.

En tanto, la Asociación Comunidad Valenciana continúa desarrollando el taller literario de la institución que dicta Sandra Dotta, y para participar en él hay que comunicarse con el Whatsapp 094442892.

Por último, el Centro Gallego de Montevideo continua también con las clases de gimnasia por Zoom, en tanto el Gobierno uruguayo no autorice la actividad deportiva presencial.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *