El Centro Gallego de México celebra su primera romería del 2020

Cientos de personas se dieron cita en la sede deportiva de la entidad

Vista de los asistentes.
Un momento del acto.
Un grupo de socias del Centro Gallego de México.

Cientos de familias gallegas residentes en Ciudad de México, se reunieron el pasado domingo dos de febrero, en las instalaciones deportivas del Centro Gallego de México, para celebrar la primera romería del año con una comida en la que el protagonista fue el pulpo a feira, platillo típico de la región, que no puede faltar.

Los socios del Centro Gallego de México, uno de las asociaciones españolas más antiguas de México, fueron recibidos por su presidente, Alfonso Martínez Lorenzo, un emigrante orensano, de Avión, que llegó a México con cuatro años de edad, y que desde mayo del año pasado asumió la presidencia del centro, en sustitución de Florencio Gulias, con quien comparte una gran amistad.

Así, tras el grato sabor del reencuentro, las familias gallegas compartieron un rico menú compuesto por pulpo, churrasco, chorizos, patatas fritas y postres. Tras lo cual, todos se animaron a probar fortuna en un divertido juego de bingo que se extendió a lo largo de una tarde muy al estilo gallego, llena de buena energía.

Hay que recordar que la gallega es la comunidad española más numerosa en México, y una de las más dinámicas y participativas en las actividades del país. Esto se refleja claramente en el gran incremento de empresas gallegas, tanto que en la actualidad Galicia es la quinta provincia española proveedora de México, a través de las más de 500 empresas que hoy exportan a México, tanto en el sector industrial, tecnológico, alimentación y bebidas así como de bienes de consumo.

La historia del centro

Se empezó a escribir hace 108 años, exactamente el 24 de septiembre de 1911, por iniciativa de tres emigrantes gallegos, Andrés de la Fuente, Adolfo Blanco y Rogelio Domínguez. En un principio, la idea original fue fundar una masa coral, para lo cual rentaron un local en donde tuvo lugar la primera actividad oficial del Orfeón Gallego de México: los ensayos preliminares del naciente coro.

Un año después, el Orfeón participó por primera vez en una actividad oficial de la colonia española en México. Unos años después se formó la primera comisión de festejos que organizó la fiesta más importante de la colectividad: la fiesta de Santiago Apóstol.

Poco después, el Orfeón Gallego cambió de nombre por el de Centro Gallego de México. Pero todavía tuvieron que pasar por varias sedes antes de llegar a la actual, una mansión de tipo francés (1935-1940), ubicada en la calle de Colima, en la colonia Roma.

En 1957, nació la revista ‘Anduriña’ que desde entonces recoge imágenes y hechos de la vida social, cultural y deportiva de la comunidad gallega en México.

En 1980, inició la construcción de las nuevas instalaciones deportivas, ubicadas al sur de la capital mexicana, en donde los gallegos que viven en este país, se reúnen para realizar diversas actividades al aire libre, y convivir en familia y con amigos, recordando siempre la “tierra querida, con morriña”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *