El Centro Galego de Barcelona mantendrá su cierre hasta el mes de septiembre

La Junta Directiva de la entidad, presidida por Carlos Mandianes, ha decidido condonar la cuota de 2020 a los socios

Nueva rotulación en la sede del Centro Galego de Barcelona.

Con el fin de maximizar las precauciones frente al coronavirus, la Junta Directiva del Centro Galego de Barcelona, presidida por Carlos Mandianes, ha decidido mantener el cierre de la entidad hasta el próximo mes de septiembre, salvo que un empeoramiento de la situación o la irrupción de nuevos brotes del virus llegada esa fecha aconseje prolongarlo por más tiempo.

La medida ha sido comunicada a todos los socios, a los que se ha informado también de la decisión de la Junta Directiva de condonarles la cuota correspondiente a 2020, dado que, debido a la pandemia, el cierre y la suspensión de las actividades del Centro en su formato tradicional va a extenderse como mínimo durante un total de 6 meses. A aquellos socios que ya hayan efectuado el pago de la cuota de este año se les reservará el mismo para cubrir la correspondiente a 2021.

Los directivos del Centro, señalan desde la entidad en una nota de prensa, han adoptado estos acuerdos siguiendo las recomendaciones de los expertos y de las autoridades locales, con el objetivo de minimizar al máximo los riesgos para sus socios durante la desescalada –dado que existe población de riesgo-, evitando todas aquellas actividades que sean prescindibles. Ello teniendo en cuenta, además, la dificultad de mantener medidas protectoras como el uso de mascarillas o la distancia de seguridad en los cursos, talleres y actos y salidas culturales que forman parte de la programación regular de la entidad. El presidente del Centro mantiene estos días las gestiones técnicas y presupuestarias destinadas a la puesta en marcha del e-Centro Galego, que permita impartir las clases tradicionales del mismo a través de una plataforma de videoconferencia.

El Centro Galego de Barcelona cerró sus instalaciones y suspendió todas sus actividades el pasado 12 de marzo como medida de precaución ante la pandemia y en consonancia con las instrucciones dadas por las autoridades sanitarias.

Nuevos rótulos

Por otro lado, tras las obras de restauración de la fachada del edificio en el que se ubica la sede del Centro Galego de Barcelona, la entidad acaba de dar un paso más en su modernización exterior y se ha hecho más visible gracias a la instalación de nuevos rótulos, tanto en el portal de entrada como en el balcón.

El Centro Galego de Barcelona se ubica en la conocida como Casa Joan Güell, edificio señorial de 1865, obra de Pere Casany, en el que residió el citado industrial, así como su hijo, Eusebi Güell, mecenas de Gaudí, mientras se realizaban las obras de su nueva residencia, el cercano Palau Güell, diseñado por el autor de la Sagrada Familia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *