El Centro Balear del Uruguay realiza una donación a la escuela pública ‘Islas Baleares’ de Montevideo

Entregaron gorros y camperas polares a los alumnos que disfrutaron de una merienda por cortesía de la empresa Sebamar, propiedad de un hijo de emigrantes gallegos

Centro Balear de Montevideo
Los alumnos con sus camperas y sus gorros junto a los directivos del Centro Balear de Montevideo, la cónsul y los responsables de la escuela.

La escuela pública número 317 de Montevideo recibió una donación de camperas y gorros para sus alumnos por parte del Centro Balear del Uruguay, cuyos directivos fueron acompañados por la cónsul general María Victoria Scola.

La escuela número 317 está ubicada en el barrio de Malvín Norte y a ella acuden niños de contexto económico y social crítico, recibiendo, además de alimentación, clases de apoyo.

Desde la designación de esta escuela con el nombre ‘Islas Baleares’, los socios del Centro Balear de Montevideo realizan periódicamente donaciones de distinto tipo para los escolares y para el centro educativo.

Centro Balear de Montevideo
Responsables de la escuela con directivos del Centro Balear de Montevideo y la cónsul María Victoria Scola.

En esta oportunidad, los alumnos de quinto grado fueron equipados con camperas polares con el logo del Centro Balear y los escolares de primer grado recibieron también gorros con el logo como premiación por los dibujos alusivos a las Islas que realizaron.

También maestras y autoridades de la escuela pública fueron equipadas con camperas y gorros obsequiado por los socios del Centro Balear.

En el acto participó, además del presidente del Balear, Gerardo Cladera, el tesorero Archibaldo Rivas, la secretaria, Susana Adrover, y la vocal, Cristina Sandro, la cónsul general María Victoria Scola junto a la directora del centro educativo, Mónica Olivera, la secretaria Rita Domingo y maestras.

Centro Balear de Montevideo
La cónsul María Victoria Scola dirigió unas palabras a los alumnos.

Tras la entrega de las prendas, los niños disfrutaron de una merienda donada por la empresa Sebamar, propiedad de un hijo de emigrantes de Gondomar que comenzaron junto a su cuñado en 1984 con un quiosco de venta de golosinas y actualmente se convirtieron en los que proveen de algún producto desde golosinas hasta afeitadoras, a la quinta parte de la población uruguaya con 16.000 puntos de ventas en todo el país.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.