El BNG urge que se fijen equivalencias a la invalidez reconocida en el extranjero

Néstor Rego trasladó al Congreso la situación de muchos pensionistas retornados que deberían estar disfrutando de beneficios fiscales y están sufriendo un trato injusto

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) ha denunciado en el Congreso el trato que reciben muchos pensionistas gallegos emigrantes retornados, especialmente, las que cobran una pensión por invalidez del extranjero y que siguen sin tener un marco que regule de forma clara el reconocimiento de la equivalencia de estas situaciones.

Desde el BNG indican que ya desde el año 2013, el colectivo de los emigrantes retornados, con la Coordinadora Nacional Galega a la cabeza, tuvo que movilizarse para dar respuesta a las injusticias arbitradas desde la hacienda estatal. La formación nacionalista afirma que miles de gallegos vieron como después de trabajar durante años fuera del país, cuando finalmente pueden volver a su tierra, recibían un trato fiscal injusto y eran tratados como defraudadores, soportando multas y requerimientos.

Gracias a su movilización consiguieron que muchas personas recuperaran lo perdido. Pero esto no es suficiente, como destaca el diputado del Bloque Néstor Rego, “los problemas de doble imposición y de trato injusto continúan hoy en día”.

En este sentido, resalta el BNG que es especialmente grave lo que sucede con las pensiones de invalidez que se reciben del extranjero, pues sigue sin existir un marco que regule de forma clara el reconocimiento de estas situaciones, lo que, sumado a la saturación de los órganos públicos que realizan los reconocimientos, y a los retrasos derivados de la Covid-19, hace que muchas personas pensionistas a las que se les habrían debido aplicar exenciones y beneficios fiscales por su invalidez, siguen recibiendo un trato fiscal injusto pues no se les tiene en cuenta.

El diputado Néstor Rego destacó que “el BNG ya ha denunciado reiteradamente que el actual sistema impositivo no está contribuyendo a corregir las desigualdades económicas ni a redistribuir la riqueza”. Al contrario, los nacionalistas consideran que las decisiones que se fueron tomando al respecto por parte del Gobierno español a lo largo de la última década y concretamente en el período posterior a la crisis económica y financiera de 2008, “caminaron en la dirección contraria, perjudicando gravemente a la mayoría social”. Uno de los sectores más afectados fue el de los pensionistas de Galicia y de forma especial, los emigrantes retornados, destaca el BNG en un comunicado.

En este sentido, añaden desde el Bloque, la Coordinadora Nacional Galega de Emigrantes Retornados advierte ahora de cómo se ven especialmente afectadas en los últimos años las personas que reciben una pensión de invalidez del extranjero, dado que no se reconoce automáticamente el grado de invalidez otorgado. La plataforma entiende, y el BNG comparte esa opinión, que la administración debe buscar una vía de reconocimiento y regulación que no obligue a los jubilados a acudir a la vía judicial o asumir un trato injusto, perdiendo recursos económicos que les pertenecen por derecho.

Es necesario por lo tanto  insisten desde el BNG  que el Gobierno español, en las negociaciones de los convenios de doble imposición, demande la introducción de cláusulas que permitan el reconocimiento de los certificados de invalidez de cualquiera de los estados contratantes. Del mismo modo, es necesario que defienda internacionalmente el reconocimiento de las equivalencias de los diferentes grados de discapacidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *