El BNG propone modificar el IRPF para evitar la doble imposición de las pensiones generadas en Alemania después de 2014

Defiende la simplificación del procedimiento que afecta a los gallegos retornados que perciben la prestación

El BNG defendió en el Parlamento gallego una proposición no de ley para que la Xunta demande del Gobierno estatal la modificación de la norma que regula el mecanismo para evitar la doble imposición internacional de las pensiones generadas en Alemania después del año 2014, percibidas por residentes en el Estado español y entre los que se encuentran un bueno número de gallegos retornados.

Se trata, en concreto, de modificar el artículo 80 de la Ley 35/2006 del IRPF en el referido a la deducción por doble imposición internacional con el objetivo de simplificar el procedimiento establecido y evitar gastos derivados del mismo, de manera que los gallegos que tienen derecho a realizar la correspondiente deducción no renuncien a ella por trabas burocráticas.

Así, el portavoz nacionalista de Economía, Mon Fernández, explicó que la norma fiscal establece criterios de tributación diferentes para los casos de las pensiones alemanas según su origen esté en un trabajo en el sector público o en el privado. Para las prestaciones generadas en este último, se establece el principio de tributación en el Estado donde el perceptor tenga su residencia efectiva, aunque existen una serie de excepciones, de acuerdo con la legislación aplicable a seguros sociales, para las pensiones generadas después del año 2014, según la cual, también podrán estar sometidas a gravamen en Alemania, con un límite de imposición sobre lo importe bruto de un 5% hasta el año 2029 y del 10% a partir del año 2030.

Será en este caso cuando la persona afectada podrá aplicar el mencionado artículo 80 del IRPF, que establece que el contribuyen podrá deducirse el importe efectivo satisfecho en el extranjero por razón de un impuesto de naturaleza idéntica o análoga, explicó Fernández, quien añadió a continuación que “los problemas surgen, como tantas veces, cuando queremos hacer efectivo este derecho, porque el procedimiento resulta bastante complejo y costoso como para que una buena parte de los gallegos con pleno derecho a realizar esta deducción decidan no aplicarla”.

Procedimiento complejo y gastos injustificados por traducciones

El diputado nacionalista explicó la problemática con un ejemplo concreto que facilita su comprensión: en este año, en el ejercicio tributario 2021, una persona perceptora de una pensión alemana que había generado su derecho en el año 2015 estará obligada a presentar declaración del IRPF por tener ingresos por rentas del trabajo superiores a 14.000 euros y no estar sujetas a retención, como es el caso de las pensiones del extranjero.

En función del calendario fiscal del Estado español debe presentar su declaración antes del día 30 de junio de 2022, incluyendo los rendimientos obtenidos aquí y la pensión del extranjero y, justo después, en el mes de julio, en función del calendario fiscal del Estado alemán y el requerimiento de la hacienda alemana, tiene que enviar por correo el formulario tributario para serle aplicado el impuesto del ejercicio de 2021. Es en el mes de noviembre cuando le será deducido por la Hacienda alemana el importe correspondiente al tributo de 2021, un 5%.

Pero es que, además, para evitar la doble imposición esta persona deberá presentar en la Agencia Tributaria española una solicitud de rectificación de la autoliquidación, mediante un escrito en el que solicite la rectificación de la declaración presentada antes del mes julio –a fin de que se le aplique la deducción por doble imposición internacional, y consecuentemente, la devolución de los ingresos indebidos– y los correspondientes justificantes de pago del impuesto en el extranjero, que deben ser traducidos todos ellos a una de las lenguas oficiales del Estado.

Es decir, la complejidad de este procedimiento hace que muchas personas “deban acudir a gestorías o asesorías para realizar los trámites correctamente”, advirtió Fernández, quien apuntó que uno de los problemas fundamentales radica en que, en el momento de realizar la declaración en el Estado español, “el contribuyente aún no realizó la tributación en la hacienda alemana y, por lo tanto, no puede justificar la realización de una deducción por doble imposición en su autoliquidación”. Es a partir de noviembre, cuando la hacienda alemana ya cobró efectivamente y emite el correspondiente justificante, cuando el contribuyente podrá solicitar la rectificación de su declaración y la devolución de la cantidad ingresada indebidamente.

Con la propuesta presentada por el BNG para la modificación del artículo 80 del IRPF, el contribuyente podría practicar la deducción en la declaración del ejercicio en que efectivamente pagó el impuesto en el extranjero y, además, evitaría los costes de traducción –que la formación nacionalista considera injustificados por tratarse de documentación oficial emitida en modelo normalizados que la Administración española debe conocer–, al eliminarse el citado deber de traducción a una de las lenguas propias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.