El BNG exige a Hacienda un trato justo para los emigrantes retornados

Presentó una iniciativa en el Congreso para impedir la doble imposición y el reconocimiento automático de los certificados de discapacidad para que las pensiones recibidas de otros países europeos por este motivo sean deducibles

El diputado del BNG en el Congreso, Néstor Rego, defendió una iniciativa en el pleno de la Cámara Baja celebrado el pasado 24 de mayo para terminar con la grave injusticia que la Hacienda española comete con los emigrantes retornados y evitar la doble imposición y el tratamiento fiscal injusto que perjudica a decenas de millares de personas en el Estado español, aproximadamente el 50% residentes en Galicia. La organización nacionalista reclama introducir las modificaciones legislativas necesarias para impedir la doble imposición y permitir el reconocimiento automático de las certificaciones de discapacidad a efectos de deducciones o bonificaciones fiscales en tanto no se establezca un sistema armonizado en Europa.

En concreto, el diputado del BNG defendió que es necesario otorgar a estos contribuyentes un tratamiento equitativo, estableciendo el límite en 22.000 euros anuales cuando se perciban rentas de pensiones inferiores a esa cantidad en cómputo anual, aunque que sean de diferentes pagadores, como es el caso de los emigrantes retornados, y no en 14.000 euros.

Rego señaló que “a día de hoy a los emigrantes retornados se les exigen documentos justificativos de las retenciones realizadas en el extranjero traducidos al español, un trámite que comporta un gasto elevados que en muchas ocasiones supera el importe de la devolución solicitada y, además, en el momento de realizar la declaración ante la Hacienda española aún no se les practicó la retención por parte del órgano tributario del país extranjero. Esto supone que la persona afectada tiene que realizar posteriormente una rectificación de la autoliquidación para poder descontar el importe retenido en el extranjero, lo que implica unos trámites gravosos”, explicó el representante del BNG.

Asimismo, para el colectivo de emigrantes retornados es también preocupante lo que sucede con las pensiones de invalidez y los certificados de incapacidad. “Continúa sin existir un marco que regule de forma clara el reconocimiento de estas situaciones. Esto hace que muchas personas pensionistas que deberían disfrutar de exenciones y beneficios fiscales por su invalidez o grado de discapacidad reconocido en el extranjero, se encuentren sufriendo un trato fiscal injusto” apuntó Rego. Por ello, la organización nacionalista propone que, mientras no se realice una armonización a nivel europeo de los reconocimientos de incapacidad, se reconozcan de manera automática los certificados que acreditan la incapacidad dictados por países extranjero y que se apliquen las deducciones fiscales previstas a las pensiones que se perciban por este motivo.

El diputado nacionalista recordó que esta es una de las medidas que figuran en el Acuerdo de investidura que hasta ahora el Gobierno no ha cumplido, por lo que alerta a los partidos que conforman el Gobierno, en especial al PSOE, que el incumplimiento de los compromisos provoca decepción y desconfianza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *