El académico Fernando Serrano habló sobre Lázaro Cárdenas y el exilio español

Conferencia virtual en el marco del ciclo organizado por la Academia Mexicana de la Historia sobre el que fue presidente del país

Conferencia de Fernando Serrano.

“En México (este capítulo) sigue siendo historia viva”, aseguró el reconocido académico Fernando Serrano Migallón, en la conferencia ‘Lázaro Cárdenas y el exilio español’ que forma parte del ciclo organizado por la Academia Mexicana de la Historia para rememorar a este presidente mexicano que gobernó México de 1934 a 1940, en una época complicada para el mundo y que abrió las puertas del país a miles de refugiados españoles.

El evento que se llevó a cabo el pasado 10 de septiembre a través de una plataforma digital y que está dirigido por el historiador y académico mexicano Javier Garcíadiego, quien de 2005 a 2015 fue presidente de El Colegio de México y desde 2018 preside la Academia Mexicana de la Historia, despertó gran interés entre el público asistente.

Así, dentro de este ciclo de conferencias, que trata acerca de diferentes aspectos del gobierno de Cárdenas, Fernando Serrano Migallón analizó la relación del presidente con el exilio español, destacando la actuación de Isidro Fabela, diplomático de gran relevancia y representante de México ante la Liga de las Naciones en la década de los treinta.

“Entre México y la República española surgió un amor a primera vista”, señaló el historiador, especificando que México fue uno de los primeros países en reconocer al nuevo gobierno republicano, estrechando pronto relaciones con el mismo. Coincidiendo esto con la política social, que caracterizó al gobierno de Cárdenas, que además de varias reformas internas en el país como la expropiación petrolera, envió una carta a Francia indicando la intención de México de recibir a los españoles refugiados allí por la Guerra Civil.

En esas primeras oleadas de españoles que llegaron, explicó Serrano Migallón, venían muchos intelectuales, pero la “mayoría pertenecía a la clase campesina, obrera, popular”. Los exiliados pasaron por tres etapas aquí: Una primera, de 1939 a 1945, de adaptación a una tierra nueva que tenía un paisaje, un habla y una comida diferentes a lo que conocían. La segunda, de 1945 a1952, un período de esperanza, en donde los españoles confiaban en que el gobierno de Franco caería pronto y podrían regresar a su país. Y la tercera, que abarca de 1950 a 1973, de reconocimiento, en donde la mayoría de ellos aceptó que el exilio sería para siempre. Durante todo este tiempo, según el académico, México mantuvo relaciones con el gobierno republicano en el exilio, principalmente por razones de “comunión ideológica”.

Serrano Migallón, estudioso del tema, destacó cuatro aspectos importantes que el exilio español dejó en México, aparte del legado cultural en diversos ámbitos, ampliamente reconocido: la aportación de una concepción diferente acerca de los españoles; la existencia de una “moral laica” de gran importancia; la fragilidad de las “instituciones democráticas” (que provocaron su salida de España); y la muestra indudable del “profundo amor que tenían aquellos hombres y mujeres a México, el cual supieron transmitir a sus hijos y nietos”.

Así, tras una serie de preguntas y respuestas sobre el tema, concluyó la segunda conferencia de este interesante ciclo, que continuará con el análisis del papel de Lázaro Cárdenas durante la Segunda Guerra Mundial y su vida tras dejar la presidencia.

UN comentario en “El académico Fernando Serrano habló sobre Lázaro Cárdenas y el exilio español

  1. Ya quedamos pocos exiliados españoles en México, solo algunos Niños de la Guerra, ya formados en México. Con el corazón en la mano digo. «Gracias México por tu generosidad, al habernos recibido en los momentos de desgracia». Lo poco que he podido aportar al desarrollo de este gran Pais, lo he hecho siempre pensando en restituir algo de lo mucho que he recibido. Mi esposo y yo hemos tenido tres hijos de bien y un nieto mexicanos. Gracias nuevamente. Dra. Gloria Rodríguez Fernández de Álvarez-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *