Doble derrumbe en el puente de O Castro en la autovía A-6 que conecta con León

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, reclamó a la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, que se aborde con la máxima prioridad y atención

Rueda y la ministra Raquel Sánchez con el puente afectado al fondo.

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, calificó el pasado 17 de junio el derrumbamiento del tramo de la autovía A-6 como un problema de índole nacional y reclamó a la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, que sea abordado con la máxima prioridad y con el máximo nivel de atención. Después de agradecer a la ministra que se desplazara a la zona para comprobar en primera persona el estado del viaducto, el presidente de la Xunta aprovechó el encuentro para explicarle el impacto que el colapso de este tramo está teniendo en la economía gallega.

A este respecto, le indicó que el corte supone que la mitad norte de Galicia, sus empresas y sus puertos se queden sin una vía fundamental para el transporte de mercancías. Sobre este punto, destacó “las enormes dificultades” que están padeciendo las empresas para transportar sus productos y que hacen “inviables” sus negocios. A lo largo de su intervención, el titular de la Xunta insistió también en que la sociedad gallega merece contar con información fiable, completa y en tiempo real sobre las causas y consecuencias de esta catástrofe. Debe saber, dijo, “lo antes posible” los motivos del colapso, los plazos que contempla el Gobierno central para la reconstrucción y las alternativas que se darán a las empresas, que es lo más urgente. De este modo, pidió el mismo nivel de dedicación para solucionar lo acontecido en el tramo entre Galicia y el Bierzo que si hubiera ocurrido en otro punto de España.

En ese sentido, cabe recordar la propuesta formulada un día antes por la Xunta de conformar un grupo de trabajo para analizar la situación y disponer de un canal de comunicación fluida.

Un tramo de unos 50 metros del puente de O Castro, entre la localidad leonesa de El Castro y el municipio lucense de Pedrafita do Cebreiro, se derrumbó el pasado 7 de junio, sin que hubiera que lamentar desgracias personales. El desprendimiento se produjo entre dos pilares del referido viaducto que desde hace casi un año está siendo objeto de trabajos de reparación, si bien el otro viaducto provisto de dos carriles en dirección Madrid continúa abierto al tráfico. Posteriormente, el día 16, el puente de O Castro de la A-6, entre Galicia y León, sufrió un nuevo derrumbe de la estructura que tampoco provocó víctimas y del que aún es pronto para conocer las causas, según aseguraron las autoridades.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *