Crónica de un accidentado viaje del Imserso

Un grupo de emigrantes mayores residentes en Bélgica viajaron a Benalmádena donde se vieron afectados por la crisis del coronavirus

El grupo en el hotel de Benalmádena antes de salir hacia Málaga.

El día 6 de marzo pasado todo el mundo estaba al corriente que el coronavirus se había detectado en varias ciudades españolas, entre ellas Málaga, y a pesar de ello, el Imserso dejó viajar desde Bélgica a un grupo de treinta jubilados, en concreto a Benalmádena, a escasos kilómetros de Málaga, con los consiguientes riesgos que esto suponía para la salud de estas personas. Muchos de entre nosotros intentamos, día si, día no, ponernos en contacto con Mundo Senior -empresa encargada de la gestión del viaje- para recabar información sobre si en estas circunstancias deberíamos viajar a Málaga, pero por muchas intentonas realizadas sin ningún resultado -pues en ningún momento nos descolgaban el teléfono- y como en caso de anular el viaje por nuestra cuenta nos arriesgábamos a perder el dinero, nos personamos en el aeropuerto de Bruselas donde nos embarcaron dirección a Málaga para luego, en autobús, conducirnos a Benalmádena.

Los primeros días pasaron sin pena ni gloria aconsejándonos no coger autobuses, ya que ello suponía un gran riesgo de contagio del maldito virus que se había adueñado ya de media España. Esto supuso que no nos quedaba otra que quedarnos confinados todo el día en el hotel, pues en los alrededores no había ni tiendas ni nada digno de mención, dando unos pequeños paseos por los alrededores, quedándonos prácticamente solos en las dependencias ya que a otros grupos de España los enviaban a sus domicilios. El sábado día 14 nos comunican que el lunes 16 iban a cerrar el hotel y que nos trasladan a otro, más cercano al foco de la infección el hotel Tritón, bastante más bonito y acogedor, por lo menos algo positivo dentro de todo lo malo que estábamos pasando, con la incertidumbre de poder volver a nuestros domicilios en Bélgica, país donde la mayoría de nosotros residimos desde hace más de 50 años.

Tras esperar toda la mañana para que nos dieran la habitación y después de comer, por fin nos entregan la llave con una nota donde nos comunican que al día siguiente, martes 17, debemos de estar preparados en la recepción del hotel a las 5.45 porque un autobús nos llevaría a la Estación María Zambrano, de Málaga, donde la policía nos hace esperar más de media hora en la calle hasta que nos dejan entrar para en el AVE conducirnos hasta Madrid, gran foco de infección del coronavirus, y de allí en otro autobús hasta el aeropuerto.

En la entrada de la Estación María Zambrano de Málaga.

En la Estación de Atocha de Madrid, la mayoría del grupo llegamos desconcertados pues nadie de  Imserso Mundo Senior nos está esperando y tras subidas y bajadas de escaleras mecánicas una pareja, ya mayor, tropieza con las maletas cayendo ambos rodando por las escaleras, siendo la señora quien sale más malparada del batacazo con el consabido susto que los dos se dieron. Varias empleadas de la estación, muy solícitas, preguntan si hay que llamar a la ambulancia, pero la señora dice que no, que ella lo único que desea es volver cuanto antes a Bélgica, aunque fuera arrastrándose, donde se sentirá más segura.

Desde Atocha otro autobús nos lleva al Aeropuerto Adolfo Suárez donde, después de casi cinco horas de espera, despegamos rumbo a Bruselas y por fin a nuestros domicilios que nunca deberíamos de haber abandonado para realizar un viaje que las autoridades españolas, tanto de Bruselas como de España, nunca deberían de haber permitido dada la gravedad de la situación ya reinante tanto en Bélgica como en España.

Esperando para coger el tren que los llevaría a Madrid.

Doce horas duraría el calvario desde Benalmádena a Bruselas y esto paras personas mayores de 70 años, la mayoría de entre nosotros. Por ello creemos tener derecho a la devolución completa del importe del viaje o, como mínimo, una parte del mismo ya que nada hemos disfrutado del mismo. ¿A quién hay que señalar con el dedo por esta gran falta cometida? ¿A las autoridades españolas en Bruselas o a los de  Imserso Mundo Senior?, que nunca se comportaron debidamente con nosotros, pues a la responsable de nuestro grupo en España no había manera de contactar con seriedad.

6 comentarios en “Crónica de un accidentado viaje del Imserso

  1. Los viajes siempre estuvieron bien organizados. Pero este año por los recortes y los nuevos requisitos quedandose el 50% de los emigrantes sin poder viajar. Es la marimorena.

  2. Siento mucho lo que leo de este grupo de Bélgica. Tengo que decir, que nosotros hemos viajado tambien un grupo de mayores de Suiza, del 2 al 16 de marzo, o sea, solo un par de dias antes. En nuestro caso, fuimos a Isla Canela, en Huelva y todo ha salido perfecto. Solo estuvimos el último día sin salir del hotel y el viaje de vuelta, sin ningún tipo de cambio. Volamos directamente a y desde Sevilla. Lo que sí nos sento mal es que, para el viaje de vuelta nos dieran un picnic misesable, mejor que no nos hubiesen dado ninguno, porque en el avión suiza daban algo y, ademas, por el horario, no hubiese sido necesario. Salimos bién desayunados del hotel a las 9.00 y a las 13.10 teniamos el vuelo. Bueno, el picnic se trataba de una naranja, botella de agua y un bocadillo de pan muy blanquito con solo una rodaja fina de tortilla de patata, seca, sin más. Digo rodaja, porque estaba cortada así, del lado de la tortilla, nunca lo habia visto. O sea que de una tortilla normal pudieron sacar muuuucho bocadillos. Ni a niños pequeños se les dá algo así. No se si alguien lo aprovecharía, mi marido y yo, seguro que no. Me dio la impresión que estábamos en la época de cuando se pasaba hambre. Y esto seguro que no es culpa del imserso ni del gobierno de turno, si no de alguien con muy poco sentido común. Lo siento.

  3. Debéis de reclamar a mundo senior plus ( que no es imserso ) ya que mundosenior plus es un programa paralelo a Imserso y perteneciente al grupo globalia . Es un programa mas caro que imserso. Exponer el problema y a ver que contestan , seguro que algo tienene que reebolsaros . Espero haber ayudado en algo . Escribe un agente de viajes y hermano de uno de los componentes del grupo . Un saludo .

  4. Acabo de leer el articulo y mi primera impresion es que no participamos al mismo viaje.Para empezar, como bien dice el señor Bernardino, todos eramos mayores y por lo tanto todos sabiamos lo que estaba pasando y , en plena conciencia, decidimos hacer el viaje.
    Los primeros dias en Benalmadena fueron magnificos : un hotel estupendo, un tiempo esplendido y no hablo de la comida por variada buena y bien presentada.
    Nadie, que yo sepa,nos comento de no coger algun autobus , siendo presente yo misma a la reunion que Mundo Señor organizo a la llegada para prononer las posibles escursiones .
    Personalmente, visite el parque de las Palomas, me subi a un barco para ver los delfines ( con el dia que tuvimos ellos tambien nos vinieron a visitar numerosos ).
    En los alrededores del hotel habia una tienda Dia donde comprabamos agua y todo lo que nos apetecia,una farmacia solo cruzar la carretera y y un gran almacen alli al lado.
    Me pasee dos dias seguidos con el autobus turistico con una tarjeta 48 h .
    Por todo eso no tengo la impresion que hicimos el mismo viaje.
    Lo que si fue es que nos cambiaron de hotel pero no fue ninguna sorpresa pues preguntabamos a menudo a la recepcion del hotel y al monitor y nos iban informando explicandonos que posiblemente iba a pasar ya que no llegaban mas gente a ese hotel.
    Tambien nos iban comentando que hacian todo lo posible para buscarnos un vuelo de vuelta que no era nada facil.
    Entiendo que todo fue precipitado ,que nos hicieron madrugar y que llegamos cansados y estresados pero quiero darle todas las gracias a Mundo Senior por conseguir que volvieramos a nuestras casas antes de que nos confinaran lejos de nuestras familias.

    1. Mi respuesta al comentario hecho por la señora Milagros con relacion al artículo por mi escrito, sobre el viaje accidentado con el Imserso a Benalmadena el pasado dia 6 de marzo, he de decir, en primer lugar, que efectivamente todos eramos mayores de 70 años, algunos rayando los ochenta, y que según su opinión no participamos al mismo viaje y que todos sabiamos lo que haciamos y en plena conciencia decidimos hacer el viaje. Efectivamente tiene usted muchísima razon al dar su opinion, pero lo que no sabe es que tres semanas antes estuvimos llamando al número de mundo senior para informarnos si podiamos hacer el viaje o quedarnos en casa. Pero en vista de que nunca nos descolgaban el teléfono y sin saber que hacer decidimos presentarnos en el aeropuerto de Bruselas por si habia algún responsable que nos diera alguna explicación y que no tuvieramos que hacer un viaje que nunca deberiamos de haber realizado. Visto que nadie nos dijo nada, no nos quedó otra que realizar el viaje a Benálmadena pues de lo contrario perderiamos los 451 euro que el viaje costaba por persona. Estoy de acuerdo con usted en que el hotel era muy bueno pero lo de las comidas es cuestión de gustos. Yo por mi parte la puedo decir que como mucho mejor en casa. el tiempo no estab tan mal y aunque usted diga que nadie nos dijo nada sobre los autobuses, si la diré que en recepcion nos aconsejaron usar guantes en caso de ir en autobus. No somo miedosos, pero si prudentes y por ello las pocas veces que ibamos en autobus lo haciamos con guantes. Me alegro mucho por usted y sus amigas que lo pasaran bien y que disfrutaran de los pocos dias que tuvimos antes del confinamiento. Sí, habia un Dia y un Super Coor donde habia de todo según dice aunque solo fuera alimentacion, artículos de limpieza e higiene, pero eso era todo, cosas que no necesitabamos, otra clase de productos no habia, como por ejemplo ropa y otros artículos que tanto gustan a las señoras, habia una farmacia y un bar y eso era todo en los alrededores del hotel. lo que podiamo hacer era dar cortos paseos por la playa y el paseo marítimo. Nosotros también estábamos presentes durante la reunion informativa que nos dió la zafata de Mundo Senior, que por cierto no dejaba de toser durante todo el rato. La informacion era la misma de todos los años y ¿cómo no?, vender el máximo de excursiones para ganarse su comisión, cosa lógica. Después llegó el confinamiento pasando tres dias sin poder salir del hotel pues, hasta la verja que daba a la playa la cerraron y lo único que quedaba era bajar a la cefeteria a jugar a las cartas como ustedes hacian, para eso me quedo en casa y no hago tantos kilómetros que no deberiamos de haber hecho; despues el traslado del hotel y el viaje de vuelta con los incidentes que todos conocimos. Como verá, aunque usted opine lo contrario, hicimos el mismo viaje, pero me da la impresion que usted no ha viajado mucho con el Imserso hasta la fecha y por ello se conforma con poco. Si he escrito el reporaje que a usted no ha gustado, ha sido con la idea de defender nuestros derechos, derechos que tenemos porque como ya decia nunca nos deberia de haber dejado hacer, ya que antes del 6 de mrarzo ya se habian dado muchos casos de contagios en la zona donde nosotros fuimos, y por ello creo que tenemos derecho a que nos devuelvan nuestro dinero o por lo menos una parte del mismo. Eso sí, lo único que hicieron bien fué el conseguirnos un viaje de vuelta a Bélgica ya que era su obligacion.
      Solo me resta darle las gracias a usted por lo bien se comportó con mi esposa después del accidente sufrido en la estación de Atocha y esperando coincidir en algún otro momento con usted señora Milagros reciba un fuerte abrazo de:
      Angel Bernardino.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *