La comunidad sefaradí en Uruguay recuerda la expulsión de los judíos de España hace 531 años

Con una conferencia del expresidente Luis Alberto Lacalle se iniciaron los actos del centenario de la presencia asociativo de esta colectividad en el país

comunidad sefardí de Uruguay
El expresidente Luis Alberto Lacalle recibió una placa conmemorativa.

El pasado 30 de marzo el Templo Beth Israel, una de las instituciones que integran la colectividad judeo-española de Uruguay, que celebra este año el centenario de presencia en el país, conmemoró el 531° aniversario del Edicto de Granada que decretó la expulsión de los judíos de España en 1492.

El expresidente de la república, Luis Alberto Ramón Lacalle de Herrera, padre del actual presidente Lacalle Pou, fue el orador de la ceremonia que contó con la presencia de ministros y legisladores, así como también representantes de la Embajada española, el presidente de la Federación de Instituciones Españolas del Uruguay, Jorge Torres Cantalapiedra, y el consejero del Consejo de Residentes Españoles (CRE), Miguel Pérez, entre otros.

Lacalle de Herrera es además de un conocedor de la historia judeo-española y también es ciudadano español ya que adquirió la nacionalidad española por ser hijo de Carlos Pedro Lacalle Núñez, nacido en Huelva en 1909.

comunidad sefardí de Uruguay
Un momento de la conferencia.

Los jóvenes músicos uruguayos, Piero y Horacio, amenizaron el espectáculo con su acordeón y violín, interpretando variadas músicas de América, Europa y Asia.

El presidente de la institución sefaradí, Ricardo Dalva, entregó una plaqueta al expresidente Lacalle de Herrera conteniendo la llave simbólica de la colectividad judeo-sefaradí en Uruguay.

La comunidad sefaradí llegó a Uruguay en 1907 provenientes de Turquía, donde había comenzado una intolerancia religiosa y manifestaciones de antisemitismo.

El 3 de octubre de 1932 se funda la actual Comunidad Israelita Sefardí del Uruguay que en 1933 se instala en su primer Templo en la Ciudad Vieja de Montevideo.

En 1934 se aprueba, por las autoridades uruguayas, el estatuto que da forma democrática a la toma interna de decisiones a partir de elecciones periódicas de una comisión directiva y una asamblea representativa. Estatutos que mantienen vigentes sus objetivos: “La comunidad tiene por objeto practicar, preservar y difundir el culto religioso judeo sefaradí en el Uruguay. A tales efectos agrupa y asume la representación de todos los judíos de tradición sefaradí y sus cónyuges y familiares directos judíos de cualquier origen, residentes en el Uruguay, para la satisfacción de sus necesidades de orden religioso, moral, cultural y educativo de esencia judaica, ofreciéndoles los elementos necesarios para la práctica del culto religioso y su liturgia. Organizará sus actividades en beneficio general de la colectividad y en particular de sus miembros. Entre estos atenderá especialmente a aquellos que necesiten asistencia y apoyo moral, económico y religioso”.

La integración de esta institución a la colectividad española en Uruguay es algo que desde hace una decena de años se viene realizando ya que se trata de ciudadanos españoles y descendientes de aquellos judíos expulsado de la Península Ibérica hace más de quinientos años.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.